Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15/05/12

1.   Los salarios se redujeron un 7% entre 1994 y 2006, los años de mayor crecimiento económico, crédito fácil y burbuja inmobiliaria. En 2011, los salarios han descendido otro 2% más. En el año 2012, con la subida del IRPF y la congelación salarial; los salarios, irremisiblemente, volverán a bajar.

 … Con la llegada del euro, los precios de los productos básicos subieron el triple que los salarios medios de los trabajadores españoles. La cesta de la compra se aceleró un 48% y el salario medio, sólo, creció un 14%.

 2.     Sólo en 4 años, que transcurrieron entre 2002 y 2005 – la mayor parte, todavía, bajo gobiernos de José María Aznar -, la renta del 20% más pobre de las familias españolas cayó un 23,6%.

 … Sin embargo, en el otro extremo, la renta del 10% más rico de la población española creció en términos superiores a un 15%.

 3.     En el año 2002,  cuando comenzaba a bullir con fuerza la locura inmobiliaria, la deuda hipotecaria se comía el 40% de los ingresos del 42,5% de las casas españolas.

 … En 2005, en pleno auge de la burbuja inmobiliaria, estas familias dedicaban el 70,9% de su renta a cumplimentar las cuotas hipotecarias. Casualmente, más del doble de lo que se supone razonable para que te concedan una hipoteca. 

… Sin embargo, desde los diferentes gobiernos (Aznar y Zapatero), ministerios, bancos, cajas, patronal, grandes empresas, la mayoría de ‘expertos’, etc. se invitaba a comprar a precios exorbitantes y se negaba la existencia de una posible burbuja.

  … No parece que una población que tenga que endeudarse a 30 o 40 años por un bien básico – que, posiblemente, no pueda pagar –, como es la vivienda, viva por encima de sus posibilidades.

 4.   En el año 2010, en plena crisis, con el paro disparado, las grandes empresas del IBEX-35 – altamente endeudadas – anunciaron unos beneficios superiores a los 51.000 millones. Estas ganancias suponían un 25% más que el año anterior a pesar de la crítica situación que vivía la economía española. 

 … Al contrario, ese mismo año, los salarios de los trabajadores españoles, volvieron a retroceder en términos reales un 2%. 

5.  El problema del déficit público español se encuentra en los escasos ingresos que obtiene el Estado español – y, no el exceso de gasto público, muy por debajo de la media europea – dado que toda la presión fiscal recae en los trabajadores. Éstos tributan de media un 74% de lo que lo hacen sus homólogos suecos.

  … En cambio, las rentas más altas españoles tributan alrededor de un 20% de lo que lo hacen su homólogos en Suecia. Por tanto, es el alto fraude fiscal, la desigualdad fiscal y los enormes privilegios de las élites económicas, lo que lastra las cuentas españolas. 

  … Si España se dotara de un sistema impositivo similar al que disponen los suecos, que redistribuyera la riqueza y la inversión, se podrían recaudar 200.000 millones de euros y crear alrededor de 5.000.000 millones de empleos

 6.   … Que el problema de España es la desigualdad en la posesión de la riqueza se ve claramente cuando escasamente 20 familias poseían en 2006 el 20% de la capitalización del IBEX-35. 

 … A eso podemos añadirle que en manos de 1.400 personas (equivalentes al 0,0035% de la población de España) mantienen bajo su control unos recursos que ascienden al 80,5% del PIB.

 7.    En 2011 las personas en riesgo de exclusión social o pobreza se han situado en 11,5 millones de españoles, el 25% de la población. El hambre y la desnutrición ya es una realidad que crece rápidamente entre los niños españoles

 … cuando vivíamos por encima de nuestras posibilidades la tasa de pobreza se mantuvo estable en torno a un 19% de la población.

 Ante este panorama, haya ‘crecimiento’ o crisis,  la receta es, siempre, más de lo mismo: más bajadas de salarios, más empleos precarios, más impuestos a los trabajadores, más desempleo, más ‘liberalización’ con la consiguiente destrucción del tejido productivo, más ayudas a los bancos para que paguen el salario de sus directivos y salven las inversiones ruinosas de sus inversores, más crédito a la especulación financiera, más privatizaciones de servicios básicos para engordar los beneficios de grandes inversores, más empobrecimiento por la pérdida del salario indirecto que conlleva el repago por el uso de esos servicios privatizados: sanidad, educación, transportes…, más fraude fiscal, más recortes en derechos sociales y laborales, más división y fragmentación de los trabajadores, más represión policial, más desigualdad, más concentración de la riqueza y los medios de comunicación en manos de una minoría, más desinformación, más manipulación, más ocio y más fútbol… 

Anuncios

Read Full Post »