Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22/05/12

Imagen

Como todas las reformas que se vienen llevando a cabo, la reforma educativa, también, se está realizando tras el velo de la mentira y la manipulación. El ministro de Educación, Jose Ignacio Wert, mintiópara justificar los recortes en universidades. Dijo que en España hay una desproporción entre los resultados universitarios y la inversión en ellos“. No sabemos cómo ha realizado el cálculo, pero, sí sabemos que se produce un despilfarro de dinero – aunque no en el sentido que dice el ministro – cuando nuestros diplomados y licenciados tienen que emigrar a otros países para encontrar las oportunidades que aquí se les niegan. Cada licenciado nos cuesta entre 30.000 y 70.000 euros y son otros países los que reciben los beneficios de sus conocimientos pagados por todos los españoles.

Imagen

El ministro, también, mintió al poner como ejemplo el sistema universitario de California, que según él “tiene 10 universidades para 38 millones de habitantes”, mientras España “tiene 70 universidades y 236 campus”.Pero, en realidad, California tiene 130 universidades para 38 millones de habitantes. Y, España tiene 50 menos para 45 millones. Las universidades son muy importantes para el desarrollo de las regiones y su cercanía posibilita que muchos jóvenes puedan estudiar. Jóvenes que si se les imponen mayores barreras geográficas no podrán hacerlo. Muy pocas familias pueden permitirse mantener a un estudiante a cientos de kilómetros de casa durante cuatro años o más. El problema no es que haya muchos universitarios o universidades sino el modelo económico español – carcomido por la especulación y la corrupción – basado en  sectores de bajo nivel tecnológico que utiliza mano de obra precaria y barata. El ministro, también, esconde que España es uno de los países que menos dinero dedica a educaciónuniversitaria, secundaria, primaria e infantil. La educación española, objetivamente, está sub-financiada y la inversión educativa se encuentra a la cola de Europa…

Imagen

Este ministro, haciendo uso de una actitud deshonesta y cínica recurre a la mentira y a la tergiversación constantes para justificar la voladura de la igualdad de oportunidades. El ministro justifica la enorme reducción de becas – España ya se encontraba a la cola de Europa – que éstas se den a los alumnos con ‘mejores calificaciones’ y la brutal subida de tasas universitarias – 66% e, incluso, mucho más – para esconder su verdadero objetivo: que sólo estudien los hijos de las clases privilegiadas en universidades privadas e inaccesibles a la mayoría. Obvia que el modelo de financiación privada de la educación universitaria convierte a los estudiantes en esclavos sobre endeudados de los bancos. Más negocio para la usura bancaria, mayor desigualdad social. Con menores salarios; sin becas; mayores tasas; mayores impuestos; subidas de la luz, agua y transporte; y el ‘repago’ de los servicios públicos, sanidad y educación; el nivel adquisitivo de la mayoría no para de disminuir: la educación superior se convertirá en un lujo inaccesible.

Imagen

El ministro no dice que con los recortes en educación – más de 7.500 millones en 2 años y el despido de entre 60.000 y 115.000 profesores necesarios – y el descenso del nivel de vida de la mayoría de la población, la distancia entre el rendimiento educativo de los hijos de las clases acomodadas y los de las clases trabajadoras aumentarádesproporcionadamente. Obvia interesadamente que el nivel de renta y la situación familiar es un indicador clave a la hora de dilucidar el rendimiento escolar. No dice que las calificaciones en la educación privada están viciadas y son fácilmente manipulables porque los profesores están sometidos a las presiones de la dirección y los padres que les pagan.

Asimismo, el ministro niega la financiación a la educación infantil y rebaja – retrocediendo décadas de avances educativos – este tramo educativo a cuidados y conciliación, un aparcamiento para niños, ignorando que hay cientos de estudios científicos que consideran estos años – 0 a 3 años – como los más importantes para el desarrollo educativo, social, cognitivo y emocional de un niño. Igualmente, rebaja la valía profesional e importancia de la función de las educadoras infantiles. Niega una importante ayuda a las mujeres, que ven de nuevo negado su acceso al mercado de trabajo porque se reduce la oportunidad de conciliar la vida laboral y familiar.Este obstáculo a la conciliación de la vida laboral y familiar imposibilita que España pueda crear millones de puestos de trabajo como hacen los países del norte de Europa. La negativa a crear una educación infantil, verdaderamente, pública rebaja brutalmente el poder adquisitivo de las familias – una escuela infantil cuesta entre 100 y 500 euros – que ven mermado nuevamente su nivel de vida.

Imagen

El ministro Wert desecha todo estudio científico serio porque como ha dicho no cree que España pierda mucho con la ‘fuga de cerebros’ ante la caída de la inversión en ciencia e innovación. Después de habernos contado en campaña electoral el cuento de la suprema importancia de la educación, la juventud y la innovación científica, se abandona a los jóvenes – con una tasa de paro del 50% – y se les invita a emigrar a Laponia o Londres, a lavar platos y poner cafés. Con la FP abandonada estos jóvenes no tendrán la oportunidad de trabajar ni estudiar. Son una generación pérdida. No obstante, podemos seguir jugando al ladrillo y al negocio de las grandes constructoras.España apuesta a ser la sala de juegos y diversión de Europa. Una ‘China’ europea con bajos salarios, precariedad y explotación laboral. El ministro esconde un profundo desprecio a la inteligencia y a las personas. Pero, también, sabe que los ciudadanos educados y bien informados son un peligro: no quieren ser esclavos felices o miedosos, no quieren considerarse seres inferiores, sometidos y agradecidos a ellos…

Anuncios

Read Full Post »