Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7/06/12

Imagen

Como dijimos ayer, el martes fue un día grande para la falacia neoliberal. Por la noche, le tocó el turno a Mario Vargas Llosa, que dio en TVE una lección magistral de lo que es la democracia neoliberal. La democracia de las élites. Una democracia de formas elegantes, vestida de un ‘marketing’ esplendido, pero, de fondo terrible. La democracia que subyuga a los pueblos americanos. Que mantiene en condiciones de pobreza a la mitad de su población. Una democracia que conviene a unas oligarquías racistas y corruptas, que acuden al golpe de Estado y a la desestabilización de los gobiernos cuando las urnas no les sonríen.

El premio Nobel obvió hablar de las condiciones en las que viven sus conciudadanos. De la desigualdad, los latifundios, la esclavitud, la pobreza, la violencia, el hambre endémica, el racismo… Utilizó las mejores coletillas del discurso de las élites financieras y políticas: no hay alternativas, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, las nacionalizaciones son malas e ineficientes, hay que aplicar las reformas estructurales necesarias para salir de la crisis ¿en qué se basa para decir esto? En nada. Los datos no le apoyan, por eso no da datos. Su modelo – el neoliberalismo estadounidense – ha llevado a este país a un evidente declive en comparación con economías más sociales como las nórdicas…

Imagen

Las cacareadas ‘reformas estructurales’ que obrarán el milagro de la salida de la crisis vienen llevándose a cabo desde hace 40 años. No son nada nuevo. Con la llegada al poder de Ronald Reagan y Margaret Thatcher empezaron a ponerse en práctica de nuevo las políticas que hundieron al mundo en la depresión de 1929. Desde entonces las desigualdades y la pobreza se han disparado. Los beneficios del esfuerzo y el trabajo de todos, únicamente, han ido a parar a los más ricos, que poseen toda la propiedad y el poder…

Imagen

La productividad y la riqueza han crecido, pero todo se ha quedado en las clases dominantes. No ha ocurrido el ridículo ‘goteo caritativo’ a las clases trabajadoras…

Imagen

Las desigualdades, hoy, alcanzan las desorbitadas dimensiones de 1929. La crisis tiene las mismas causas que entonces. Desigualdad extrema, especulación financiera y endeudamiento masivo, bien para especular con bienes básicos, bien para obtener bienes básicos que han alcanzado precios excesivos debido a la especulación. Todas estas nefastas políticas se subsanaron con miles y miles de huelgas durante la época de los 30, la instauración de la seguridad social estadounidense y subidas impositivas – hasta del 94% – que permitieron al gobierno invertir productivamente el dinero ocioso de los multimillonarios. Dinero ocioso que produjo la crisis. Estas reformas impositivas se revirtieron, a partir, de la llegada al poder de Ronald Reagan. Desde entonces, sufrimos una crisis financiera tras otra debido a la especulación del dinero improductivo de los multimillonarios…

Imagen

Las políticas de destrucción y sometimiento de los sindicatos; bajadas masivas de salarios y empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores; deslocalización de empresas a países con una mano de obra semiesclava o explotada; bajadas de impuestos a los ricos – que hace que un multimillonario pague un 17% de impuestos, igual que un trabajador – Ha provocado una destrucción del tejido productivo, una sociedad ansiosa y miedosa, la destrucción de barrios enteros, la desestructuración de familias, etc. Todo el dinero ha ido a parar a los mercados financieros que no son, sino los bancos y las grandes fortunas que están concentrando toda la riqueza y el poder. Las 500 mayores multinacionales poseen el 52% de la riqueza mundial, pero dan empleo solo al 8% de los trabajadores. Creando una burbuja especulativa de dinero ocioso apostado contra la vida de las personas de un tamaño 26 veces mayor que la riqueza mundial. Los bancos crean dinero de la nada para especular con los alimentos, pero niegan el crédito para sanidad, ciencia, educación o empleo. Y, ahora, quieren que salvemos sus inversiones ruinosas y sus deudas indevolvibles…

Imagen

Las ‘reformas estructurales’ y el sacrificio de los trabajadores – que han vivido por encima de sus posibilidades – suponen esto: una brutal disparidad en las ganancias. Unos trabajan y otros se enriquecen. Solo una pequeña parte es favorecida. El resto ven caer su nivel de vida y sus condiciones laborales. Vamos retrocediendo, inexorablemente, decenios. Derechos ganados con mucha lucha y sangre se pierden…

Imagen

Fue Margareth Thatcher quien dijó: “creemos en la lucha de clases y venceremos”. Lo están haciendo. Su victoria – la del reaccionario neoliberalismo – ha permitido, que las desigualdades estén volviendo a los añorados años del capitalismo salvaje: el S.XIX… La herencia que dejó Margaret Thatcher fue: destrucción de los sindicatos, un 24% de pobreza – una tasa 15 puntos superior que a su llegada 11 años antes –. Hoy, el Reino Unido soporta que el 50% de la riqueza nacional la acapare el 1% de la población más rica; en 1979, este 1% más rico solo poseía el 6% de los ingresos nacionales.

Imagen

Anuncios

Read Full Post »