Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2013

A partir de este año que entra quiero empezar una nueva sección en el blog en la que iré publicando fragmentos de libros y artículos que voy leyendo. Mi intención es publicarlos con bastante frecuencia y haceros participes de mis lecturas. Dada la mayor frecuencia no serán superiores a tres párrafos para no saturaros, pero os dejaré la fuente por si queréis profundizar en el tema y el autor. Así podréis tener una mayor diversidad de opiniones y temas y, no os aburriré sólo con la mía 🙂 Espero que os gusten.

Por último, daros las gracias por vuestra atención y desearos un feliz y próspero año 2014. Os deseo lo mejor. Pasarlo bien hoy, mañana 🙂 y el resto del año 😉

UNAS FUERZAS SOCIALES MÁS PROFUNDAS…

Por encima de un cierto nivel de renta, la búsqueda del beneficio por el beneficio nos expulsa fuera del universo de la racionalidad de los agentes. Un Director General angustiado por el hecho de no ganar más que 200.000 euros al mes no es un ser racional sino un enfermo, cuyo comportamiento merece una interpretación psicosociológica más que económica.

Hoy en día no nos encontramos ante una transformación económica que optimice la asignación de recursos humanos, sino ante una fiebre social desigualitaria, que se expresa por una salvaje diferencia en el reparto de rentas.

Pero una vez más, la economía no representa más que la superficie de las cosas, un reflejo, el lugar de expresión de las fuerzas sociales más profundas. Es la aceptación teórica, subjetiva, de la desigualdad lo que ha permitido el crecimiento de todas las desigualdades prácticas, objetivas

La ilusión económica” Emmanuel Todd. 

Read Full Post »

SER CONSECUENTES

 “Aquel que no esté dispuesto a trabajar no comerá

Stephen Fincher, congresista por Tennessee, socio de una empresa agraria y receptor de millones de dólares en subvenciones agrícolas.

EuroCarga

Ten cuidado con lo que deseas…

Ante el lamentable hecho ocurrido el sábado en Alcalá de Guadaira donde tres miembros de una familia con escasos recursos económicos han muerto por una intoxicación alimentaria – aunque todavía faltan por conocerse los análisis toxicológicos y el foco de la intoxicación – se están multiplicando las muestras de indignación.

Bien, no debemos olvidar, que muchas de estas personas que hoy se indignan y se lamentan son los mismos que continúan apoyando el fondo de las medidas de ajustes y recortes sociales impuestas por el gobierno. Los mismos que ayer decían que a los trabajadores de la limpieza hay que rebajarles el sueldo un 60% porque no son productivos o que a los pensionistas hay que recortarles la pensión porque, tampoco, son “productivos”. Que los derechos sociales son insostenibles, que están por encima de nuestras posibilidades.

DerechosSociales

Son personas que no están de acuerdo en la forma de actuar del gobierno, claman contra la corrupción política – no, en cambio, contra la económica, sobre esa ponen un tupido velo –, pero que sí están de acuerdo con el conjunto de las medidas austeridad. La ideología económica que les guía es común.  Son los mismos que apoyan los salarios de miseria en pos de la competitividad, el despido de empleados públicos para rebajar el gasto público – en cambio, olvidan selectivamente que son las privatizaciones y las externalizaciones los principales responsables de la malversación de los fondos públicos – y, son los mismos que apoyan los recortes en las pensiones – nada, en cambio, dicen del fraude fiscal, los privilegios, el papel de las corporaciones y las desigualdades de ingresos –. Todas las medidas contraproducentes, ideológicas y asimétricas de austeridad y recortes son necesarias e inevitables para salir de la crisis.

Pues bien, hay que ser coherentes con lo que se pide. Hay que asumir que estas políticas tienen un coste y unas consecuencias. Ahora ya no vale rasgarse las vestiduras. Estas medidas hunden la economía, nos conducen a la deflación, a más estancamiento y desempleo. Esas medidas – que no son sólo del gobierno, sino que son las del FMI, Berlín, la Unión Europea, que son las mismas que se enseñan en muchas universidades y escuelas de negocios  – condenan hoy a más de un tercio de la población a la miseria. Esas medidas llevarán a casi la mitad de la población española a la precariedad y la pobreza. Asume lo que pides y se coherente. Se responsable.

Cuando dices que quien no sea productivo o útil, o sea un gasto insostenible debe ser “recortado” tienes que asumir las consecuencias. Quien no sea productivo debe morir. Está sobrando. Es inevitable.

Read Full Post »

PERFILANDO AL DEFRAUDADOR

 “El pensamiento moderno consiguió emancipar por primera vez lo político y lo económico de las antiguas reglas morales, no sólo mediante la relajación más o menos instrumental y transitoria de estas reglas, sino a base de identificar con el bien el poder y la riqueza y con la virtud el afán de acrecentarlos”.

José Manuel Naredo, economista y estadístico.

 

“Confirmo que no me gusta el ideal de vida que defienden aquellos que creen que el estado normal de los seres humanos es una lucha incesante por avanzar y que aplastar, dar codazos y pisar los talones al que va delante, característicos del tipo de sociedad actual, constituyen el género de vida más deseable para la especie humana. […] No veo que haya motivo para congratularse de que personas que son ya más ricas de lo que nadie necesita ser, hayan doblado sus medios de consumir cosas que producen poco o ningún placer, excepto como representativas de riqueza”.

John Stuart Mill, economista y político británico, 1848.

Image 

La consultora KPMG ha hecho un estudio basado en cientos de casos para detallar el perfil del defraudador corporativo a nivel global. Los resultados nos dicen que el defraudador suele ser una persona respetada en su ámbito laboral y social, que ocupa puestos de responsabilidad en su empresa, habitualmente, de dirección o gerencia, llevando en ella más de 10 años.  De edad comprendida entre los 36 y 55 años, trabaja en el área financiera. En el desarrollo de sus actividades delictivas actúa en compañía de otra persona y suele tener un poder excesivo dentro de su área. Está persona puede aparentar que trabaja y se esfuerza más que nadie porque renuncia a tomar vacaciones, principalmente, para cubrir sus acciones ilícitas.

Image

¿Qué mueve a estas personas a realizar estos fraudes? Sobre todo, la avaricia, el beneficio económico y la codicia. Llevan un nivel de vida ostentoso, difícil de mantener, adictos al lujo, los viajes, los coches, las fiestas o las compras. Una forma de vivir y actuar característicos de personas que no gustan atenerse a normas ni a reglas porque les invade una nada extraña sensación de superioridad sobre los demás. Y claro, alguien que se siente superior a los demás muchas veces también siente que su trabajo está mal remunerado y sus esfuerzos merecen un mayor premio pecuniario. Esta es otra de las principales razones que mueven al defraudador. Nunca todo será suficiente para algunos egos…

Image 

La consultora resalta que los fraudes están aumentando en número y cantidad del monto defraudado. A nivel global alcanzan los 2,6 billones de euros anuales. El 5% del PIB mundial. En España la cifra alcanza los 50.000 millones de euros, siendo los sectores más afectados: infraestructuras, telecomunicaciones, finanzas y energía… No debemos engañarnos. Estos fraudes sólo son la punta de iceberg. Nunca se suele coger a los ‘peces gordos’ sino que sólo caen en las redes los que tienen un poder limitado y subalterno. El despilfarro de dinero y su malversación, realmente, son mayores, pues solo se coge el delito obsceno y alevoso que no sirve a los intereses de la empresa. Asimismo, aquí no aparece el fraude más cuantioso. El hecho en nombre de la empresa, por y para ella. El estallido de las últimas crisis económicas han puesto de relieve estos numerosos fraudes, que el número de castigados por ellos haya sido irrisorio y nunca afecte a la cúpula directiva, es una muestra esclarecedora de la impunidad que caracteriza al mundo corporativo. El sistema premia el fraude y el engaño; oculta, difumina y normaliza el delito.

Image

El informe de la consultora concluye, entre otras recomendaciones, que se debe crear una sólida ética profesional, pero ¿qué clase de ética se puede crear en empresas que han hecho del soborno, las comisiones, el cobro de subvenciones y el ‘apaño’ de concursos públicos, la explotación laboral, el desmantelamiento de los derechos laborales, la destrucción del medio ambiente, el fraude fiscal, el fraude de ley, los contratos con costes inflados, los sobreprecios en sus facturas y servicios, las clausulas abusivas, la estafa y la fullería, el abuso de poder, el monopolio, la competencia desleal, los comportamientos voraces en todos los ámbitos y el no tener ningún tipo de límite, su forma principal de reproducción y crecimiento? Cuando te han enseñado que no existen límites en la búsqueda del beneficio económico y que éste está por encima de cualquier cosa ¿por qué te vas a auto limitar?  Y más, cuando los frenos morales van a ser un impedimento a tu progreso profesional. Si ves que tu empresa o tus jefes se mueven de esta forma ¿por qué no vas a reproducir esos mismos comportamientos que son premiados y están absolutamente normalizados?

Image

El perfil del defraudador, simplemente, describe perfectamente la acción de un tipo de filosofía y pensamiento socio–económico dominante en los actuales usos políticos y empresariales, ensalzando el dinero y el enriquecimiento individual como el fin último y más valioso. Una economía deshumanizada que justifica todas sus iniquidades bajo el paraguas pseudocientífico de una supuesta eficiencia económica, que, sospechosamente, siempre favorece a la misma opulenta minoría. El genio, el reconocimiento y el éxito de una persona son proporcionales a su fortuna. Y habrá poderosas campañas publicitarias y, fervorosos panegíricos mediáticos, que nos recuerden la benignidad del multimillonario visionario.

Image

El informe saca a luz sólo una parte de las prácticas habituales dentro de las empresas, que se pueden hacer extensibles a otros ámbitos de la vida social y política. Es lo normal cuando el fin principal es el medro, el egoísmo y la ambición personal. Cuando todo se puede comprar y se compra. Prácticas – despilfarro y discrecionalidad – que se ocultan mediante potentes campañas de lavado de cara y obras de caridad, fraudes contables – ellos lo llaman creatividad – y una total opacidad y falta de transparencia. La responsabilidad social corporativa es puro maquillaje, y la autorregulación de quien es incapaz de regularse y limitarse es una utopía. La coartada para el crimen perfecto. Los medios saben muy bien donde poner el foco informativo según convenga a los intereses de sus dueños. 

Image

Podemos concluir que vivimos, parafraseando a John K. Galbraith, en la economía del fraude inocente. Esta es la verdad de nuestro tiempo: el dominio de “un sistema corporativo basado en un poder ilimitado para el autoenriquecimiento” donde “la creencia en una economía de mercado en la que el consumidor es soberano es uno de los mayores fraudes de nuestra época”. 

Read Full Post »