Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Alemania’ Category

 “Somos la última oportunidad de Europa

El objetivo sois vosotros, los españoles. Vosotros sois las víctimas de esta mentira. Ya sabe usted lo que está pasando en Grecia: éste es un país que está sufriendo salvajemente, que está pasando una crisis humanitaria bestial. Y los siguientes seréis vosotros… Esta crisis es exactamente igual en España, en Grecia, en Irlanda… es el resultado de una mal diseño de la Eurozona.

Yanis Varoufakis, nuevo ministro de Finanzas de Grecia por Syriza.

El futuro ministro de Finanzas de Grecia no es extremista

Peter Spence, corresponsal económico de The Telegraph.

Tsipras

Ante la victoria de Syriza imagino que todos nos hacemos las mismas preguntas ¿Qué va a suceder ahora? ¿Alemania y sus socios cumplirán sus amenazas? ¿Abandonará Grecia el euro o será expulsada? Es difícil saber qué va a ocurrir. Los hechos se analizan mejor una vez que han ocurrido que haciendo previsiones sobre qué podría ocurrir en el futuro. En torno a Syriza hay informaciones muy diversas según el tono ideológico de quien las vierta. También hay gente muy centrada y con opiniones muy ecuánimes independientemente de la ideología que profesen. Yo para intentar enterarme un poco mejor de la situación que podría acontecer he decidido ir directamente a la fuente principal: Syriza. En concreto a una serie de entrevistas – al alcance de todos – realizadas en las últimas semanas al que será el próximo ministro de Finanzas del gobierno griego y máximo responsable de la futura negociación con la Unión Europea, Yanis Varoufakis.

Este profesor de economía de la universidad de Atenas, antiguo asesor del PASOK de Papandreu – que abandonó por su oposición a las decisiones económicas encaminadas a la austeridad tomadas por éste y que hemos visto como han llevado a este partido a su práctica desaparición del espectro político griego – ha sido desde el principio muy crítico con las decisiones políticas europeas y las salvajes medidas económicas tomadas contra Grecia.  Ni en Syriza ni aún menos en su nuevo ministro de Finanzas hay algún atisbo de populismo o radicalismo como muchos medios de comunicación nos cuentan, a no ser que consideremos que someter a las personas a castigos inhumanos como ha decidido la “muy austera” Europa por sus supuestas malas decisiones políticas y económicas sea una marca de raciocinio y espíritu centrado.

En cambio, como dice Varoufakis, posiblemente ellos sean la última esperanza de Europa dado la dinámica de descomposición y el rápido ascenso de la extrema derecha xenófoba, en muchos casos fascista y neonazi, que está sufriendo la Unión Europea. Es la denuncia de esta peligrosa espiral del odio lo que Yanis Varoufakis lleva años clamando en el desierto.  La única salvación para que Europa no caiga en un rápido colapso político y social es aplicar la política de generosidad propugnada por Yanis Varoufakis ya no sólo por una cuestión de humanidad y justicia sino de simple pragmatismo. No es sólo la Unión Europea quien está en riesgo de fractura sino que son las mismas naciones europeas las que se encuentran en un rápido proceso de polarización y radicalización social dentro de sus fronteras.

Si la Unión Europea (el núcleo de norte y centro Europa) sigue empeñada en sus políticas sociopáticas de austeridad y hace fracasar el gobierno de Syriza como en 1930 fracasó el gobierno alemán del canciller socialista Hermann Muller, el próximo o los próximos gobiernos de Grecia serán formados por los nacionalistas revanchistas y los neonazis de Amanecer Dorado. Esto es extensible al resto de Europa donde estos movimientos tienen también hace tiempo mucha fuerza. No sabemos ni la velocidad ni el momento de su ascenso al poder, pero por el camino que traza esta opción política y económica elegida por la Unión Europea de Merkel será inevitable. El fanatismo y la estulticia de Berlín y Bruselas – y sus palmeros – ha demostrado no tener límites, esperemos que por el bien de todos nos sorprendan.

Es cierto que son épocas diferentes y la historia no se repite siempre dos veces igual, pero hay discursos que son preocupantemente parecidos y que nos han llevado a auténticas barbaries. El discurso moral que justifica la austeridad es uno de ellos. Otro es que una nueva Gran Guerra europea no es posible. Eso también se dijo en el pasado y fue el tiempo el que se encargó a un alto precio de desmentirlo. Asimismo, detrás del discurso moral que da coartada al merecido castigo que suponen las políticas de austeridad (una supuesta responsabilidad y laboriosidad alemana – nuestras queridas y fabuladas hormiguitas teutonas – contra unos países del sur manirrotos y despilfarradores) no hay más que cinismo e hipocresía, que intenta ocultar las responsabilidades de Alemania y sus socios en la crisis:

Primero, la deficiente construcción del euro que hacía inevitable la crisis europea. Una construcción que provocaba desequilibrios no corregidos por no ser una zona monetaria óptima: el superávit alemán y su periferia no era otra cosa que el déficit del sur. El crecimiento germano no era otra cosa que el gasto público y privado de esos países meridionales. Segundo, el billonario rescate al irresponsable sistema financiero alemán, inundado de hipotecas basuras y otros malos préstamos. Sí, los bancos alemanes son bancos… PI(i)GS (sólo esto ya debería desmontar el hipócrita discurso de la responsabilidad alemana: bancos quebrados e inundados del dinero de todos los contribuyentes europeos con la connivencia de la clase política alemana, pero bueno…). Tercero, la crisis griega no es una crisis de gasto público. Si como se dice la crisis griega se debiera al despilfarro y la deuda pública no habría explotado en 2008 sino que lo hubiera hecho mucho antes de entrar en el euro. Curiosamente, la crisis griega es una crisis de DEUDA EXTERNA. Sí, no deja de ser gracioso tener una crisis de deuda externa en tu propia moneda, pero son las cosas chuscas del euro: te endeudas en la moneda de Alemania y su banco central. Por tanto, el euro estaba construido deficientemente con vistas – cortas, pero vistas – a no tener socios ni colegas dentro de Europa sino a tener países que obedecieran y si fuera necesario se humillaran.

Varoufakis

Y ahora vayamos a lo importante ¿Qué piensa el nuevo ministro de Finanzas griego sobre una serie de importantes asuntos que pronto estarán en la primera página de la agenda europea y la suya propia?

POR QUÉ ESTÁ EN POLÍTICA
«Cuando el líder de un partido político a punto de gobernar te ofrece la oportunidad de poner en práctica políticas que has venido defendiendo desde hace años es pura cobardía eludir el reto. ¿Voy a tener éxito? Solo lo sabré si lo intento… No hay garantías de éxito.

… Cuando la gente buena no logra vencer a las fuerzas malignas éstas siempre regresan de manera triunfal. ¡Así que más nos vale tener éxito!».

 

EL EURO

«Grecia no quiere abandonar el euro ni amenazar con hacerlo. No deberíamos haber entrado en el euro, esto está muy claro, pero una vez dentro sería desastroso salir voluntariamente… Esto no significa que debamos agachar la cabeza y hacer lo que nos dicen por temor a ser expulsados. No, debemos vetar políticas inhumanas dentro del euro, exigir la reestructuración de la deuda dentro del euro y nunca darles la oportunidad de afirmar que decidimos abandonar el euro de manera voluntaria. Si ellos quieren que nos vayamos, deben echarnos sin nuestra ayuda. Al hacerlo, eso sí, tirarán abajo sus propias casas.

la crisis emigró de los mercados de bonos a la economía real y tomó la forma de una deflación viciosa que hace insostenibles a países como Italia… La zona euro se encuentra en un estado muy avanzado de descomposición y a menos que hagamos algo rápidamente, puede ser demasiado tarde».
«Si Berlín llega a la conclusión de que quiere ‘salirse’ del euro, saldrá por sí mismo antes de darle luz verde a Atenas para que lo abandone».

LA CRISIS

«Esta crisis es exactamente igual en España, en Grecia, en Irlanda… es el resultado de una mal diseño de la Eurozona. Grecia colapsó primero, pero si no hubiéramos sido nosotros habrían sido España o Irlanda y el efecto dominó se habría repetido igual. Cuando en 2010 nos declaráramos en bancarrota nos dieron el préstamo más grande de la historia a condición de que redujéramos nuestros ingresos. No es necesario ser economista para entender que eso no funcionaría: si uno está en bancarrota significa que sus ingresos no son suficientes para pagar sus deudas, y si para tratar de solucionarlo se le da un préstamo que lo que hace es aumentar su deuda y a condición encima de reducir aún más los ingresos es imposible. Un niño de ocho años entiende que es un acto criminal».

RESCATE, AUSTERIDAD Y EUROPA

«Fue un ejercicio de cinismo y antieuropeísmo absoluto, para tomar las pérdidas de los bancos y hacerlas recaer sobre los ciudadanos europeos, para salvar los bancos a expensas de los contribuyentes. Y el cinismo llegó al grado de hacer pasar eso como un acto de solidaridad. Pero en Grecia vamos a tratar de formar un Gobierno que diga basta. No por nosotros, sino por Europa. Porque los únicos que se benefician de todo esto que está ocurriendo son los neonazis griegos y el Frente Nacional de Le Pen. Somos la última oportunidad de Europa».

«Por suerte, en la UE existen instituciones que nos permiten maniobrar. Pero sobre todo lo que haremos será lanzar propuestas pro europeas en dirección contraria de las políticas actuales y que lleguen a los votantes. Los políticos que tenemos van tan a lo suyo que si ven que su electorado cambia, ellos también cambiarán. Y en última instancia podremos hacerlo porque tenemos poder. Si uno tiene una deuda con un banco de 10.000 euros no tiene ningún poder, pero si debe 320.000 millones sí que tiene poder».

EL FUTURO INMEDIATO

«No queremos una confrontación, ni hacer las cosas unilateralmente, queremos actuar en colaboración con nuestro socios europeos. Lo primero que haremos será tomarnos tiempo: nos están presionando con que después de las elecciones disponemos de siete días para firmar todo. No vamos a firmar nada deprisa y corriendo. Pediremos dos semanas, algo bastante razonable. Después llevaremos nuestras propuestas al Eurogrupo, al Ecofin y al Consejo Europeo, y nuestras propuestas incluirán en primer lugar encarar inmediatamente la crisis humanitaria. No podemos permitir que haya gente durmiendo en la calle, gente que se va a dormir con hambre. El dinero que hay que destinar a eso es minúsculo en comparación con los miles de millones que estamos destinando al BCE. Y luego haremos propuestas específicas para reducir la deuda griega minimizando los daños a nuestros socios europeos. Europa está pagando enormes sumas por nuestra deuda, el trabajador medio alemán hace bien en estar enfadado por todo el dinero que le toca pagar. Cada pocos meses necesitamos dinero fresco de Europa para sostener una deuda que es insostenible, así que haremos propuestas para reducir esta deuda de manera que Grecia pueda respirar de nuevo y a la vez aliviar el peso de esa deuda en el ciudadano medio europeo… Hay mecanismos financieros públicos muy creativos para resolver este problema que permitirían al señor Schäuble acudir al Parlamento alemán sin necesidad de pedir que se condone parte de la deuda griega».

LA DEUDA

«Un gobierno liderado por SYRIZA no tocará a los acreedores privados. Después de todo, tienen menos del 20% de nuestra deuda. No tiene sentido abrir un frente en contra de ellos con todas las consecuencias jurídicas que eso acarrearía. El hecho de que la mayor parte de la deuda esté en manos del sector oficial significa que, si existe la voluntad política, el acuerdo de reestructuración puede ser alcanzado en una sola jornada».

«A nuestros socios europeos les debemos 280.000 millones de euros. Pues bien: emitiremos nuevos bonos por esa cifra, con exactamente el mismo calendario de pagos que ahora mismo habíamos acordado pero ligado al crecimiento del PIB nominal, no al real. El Fondo Monetario Internacional, el BCE, aseguran que nuestro PIB nominal crecerá un 7% al año en los próximos 20 años. Si es así, devolveremos el dinero que nos han dejado. Pero si el PIB nominal crece entre el 5 y el 7%, pagaremos un tercio del dinero que nos hemos comprometido a pagar. Y si está por debajo del 5% no pagaremos nada ese año. En 2038 esos bonos expiran, y lo que hayamos podido pagar lo habremos pagado y lo que no, no. Se trata de condicionar el pago de la deuda a la marcha de la economía real. Y también haremos reformas, porque Grecia necesita muchas reformas. Pero no haremos las reformas que nos manden en una lista desde Washington o Fráncfort, y que básicamente consisten en destruir el empleo, en crear una nueva forma de esclavitud en Grecia a base de flexibilizar el trabajo para tener gente que trabaja por casi nada».

EXPULSADOS DEL EURO

«Si hicieran eso significaría que tiene un muy pobre concepto de la democracia… Si el estado de Texas, donde llevo viviendo los últimos tres años, tuviera -como de hecho tiene- una postura diferente respecto a lo que el Banco Central de Estados Unidos debe hacer, a nadie en Washington se le ocurriría expulsarlo de Estados Unidos. El que se nos pase por la cabeza algo así ya indica el nivel de perversidad que domina en Europa. Somos un partido de izquierda radical, pero nuestras propuesta son razonables. Si Europa no quiere mantener una conversación racional con nosotros y se empeñan en seguir negando el desastre, allá ellos: que destruyan Europa como ya han contribuido a destruirla dos veces en los últimos cien años. Pero no será ya nuestra responsabilidad.

 

LAS PRIVATIZACIONES

«El programa de privatización ha fracasado de modo espectacular. Hay, desde luego, algunos activos que se han entregado a particulares sospechosos (por ejemplo, la lotería nacional y el sitio de Hellenikon) y a los que el nuevo gobierno debería echar otro vistazo, al menos en lo que se refiere a su legalidad, pues la renacionalización será imposible debido a la falta de liquidez del Estado. Dicho esto, las mayores privatizaciones tuvieron lugar, no entre 2010 y 2014 sino entre 2000 y 2009, implicando bancos, el monopolio de telecomunicaciones del Estado, etc. Respecto a los servicios públicos, el problema no es que los privatizaran. El problema es que los desmantelaron o los estrangularon con la austeridad y unos recortes espantosos».

Read Full Post »

El movimiento de Hitler era el único de la derecha que ofrecía una visión idealista de una sociedad nueva en una Alemania renacida. […] Se le daba mejor que a ningún otro partido […], a medida que la crisis se acentuaba, atraer a una panoplia de grupos de interés, principalmente de las clases medias, mediante las suborganizaciones que creó, desde el “Aparato Agrario” […], hasta organizaciones destinadas a abordar los problemas específicos de obreros, funcionarios, médicos, farmacéuticos, maestros, profesores universitarios, estudiantes,…, pequeños comerciantes… [e] incorporarlos a una invocación al interés supremo de la nación.

Ian Kershaw, Hitler 1889-1936.

Si volviese a brillar el sol una vez más sobre la economía alemana, los votos de Hitler se fundirían como la nieve.

Helmuth Gerlach, 1930.

 

El «bonapartismo» – es decir, el interclasismo demagógico, seductor, casi irresistible, respecto a las masas menos politizadas y al mismo tiempo sólidamente fijado en una relación de mutuo apoyo con las clases propietarias … es, el nacimiento desde el seno mismo de la Revolución, de la llamada «tercera vía» entre la democracia y la reacción, es decir, el bonapartismo, que no es más que la misma «segunda vía» (la reacción) con formas modernas y seudorevolucionarias. Su continuación en el siglo XX fue el fascismo… Este modelo era el «cesarismo».

Luciano Canfora, La democracia. Historia de una ideología.

 

No hay mayor estupidez que banalizar un fenómeno político tan crucial como el fascismo convirtiéndolo en un indescifrable significante apto para el insulto. Como demostraron historiadores y politólogos, el fascismo fue un proyecto político autoritario de clase para tiempos de excepción

Pablo Iglesias Turrión.

Las viejas élites dirigentes, privadas de otros recursos, se sentían tentadas a recurrir a los radicales extremistas, como lo hicieron los liberales italianos con los fascistas de Mussolini en 1920-1922.

Eric Hobsbawm, Historia del siglo XX

Adolf Hitler & Paul Von Hindenburg in Potsdam

Adolf Hitler llegó al poder en un momento histórico concreto. A su progreso y subida al poder en un tiempo record colaboraron diferentes causas e intereses. Pudo ser frenado y no lo fue. Su movimiento podría haber sido siempre el partido marginal que había sido siempre. Pero, detrás de su ascenso había un odio visceral a un régimen democrático, el de Weimar, que nunca fue deseado por la oligarquía y que siempre estuvo contra las cuerdas como muchas de las esporádicas democracias que nacieron tras la Primera Guerra Mundial. Tan pronto como en 1930 el Reichstag pasó a ser secundario, tras la dimisión del canciller socialdemócrata Hermann Muller en marzo, el presidente alemán empezó a gobernar por decreto y dieron a su fin los gobiernos parlamentarios. En los seis de meses anteriores a la victoria de Hitler hubo únicamente 3 sesiones parlamentarias. La democracia alemana estaba herida de muerte.

Los mayores caladeros de voto del partido NAZI fueron:

  1. Las capas medias de la sociedad, predominantes en el partido, que anteriormente votaban a los partidos liberal-conservadores.
  2. Los jóvenes y las masas despolitizadas, aterradas por la inestabilidad social y económica, desencantados con el sistema político y que, anteriormente, en su mayoría no votaban. Muchos cayeron hipnotizados bajo la ilusión del discurso demagógico e interclasista de Hitler basado en la unidad espiritual del pueblo alemán.

Los partidos que aguantaron mejor el embate NAZI fueron:

  1. Los partidos socialista y comunista. A pesar de eso el SPD no pudo captar a la gran bolsa de electorado absentista que, finalmente apoyó al NSDAP. Posiblemente por haber tenido responsabilidades de gobierno durante la accidentada república de Weimar y encontrarse alejados ideológicamente del movimiento obrero. En cambio, los parados se decantaron en su mayoría por el partido comunista (KPD).
  2. El partido católico, el Zentrum. A pesar de haber gestionado nefastamente la situación económica y haberse acercado peligrosamente al NSDAP y al autoritarismo.
  3. Pequeños partidos regionalistas o particularistas irrelevantes a nivel nacional.

 Resultados electorales de los partidos liberales en Weimar

El ascenso del partido NAZI fue fulgurante y sorprendente. Un ascenso impensable sin la crisis económica de 1929 y su posterior gestión. Su desastrosa e ideológica gestión. El desempleo oficial creció de 1,6 millones a finales de 1929 a 6,12 millones a primeros de 1932. Pero el «paro invisible», no contabilizado en los registros oficiales, podría ascender a cerca de 8,5 millones de alemanes. Si añadimos las personas que dependían de estos trabajadores, la cifra de personas afectadas por esta situación podría situarse en los 23 millones. La prestación por desempleo sólo cubría a 900.000 de estas personas. Además se redujeron las ayudas a los pensionistas entre otras medidas de austeridad económica.

No es posible que Hitler se hubiera mantenido en el poder – incluso, que hubiera llegado a al mismo – si no hubiera sido por el apoyo de los Junkers (los grandes terratenientes y la nobleza), los industriales y el ejército, cuyos intereses clásicos confluían en gran medida con el proyecto de Hitler: eliminación de los sindicatos y partidos obreros, mayores beneficios económicos, propiedad privada, rearme e imperialismo.

PrimerGobiernoHitler

En un primer momento, 1932-33, los líderes de los partidos liberal-conservadores, el Zentrum católico y la oligarquía dominante pensaron, que sin perder el poder, podrían usarle como el instrumento que transformara la democracia de Weimar en un estado autoritario más dúctil a sus intereses, pero hicieron un cálculo erróneo. En su descargo,  tenemos que tener en cuenta que en su mejor momento el NSDAP sólo recibió el 37% de los votos totales. No fue apoyado por una inmensa mayoría de los ciudadanos: un 63% no apostó por él. Y, tres meses después, tras su estratégico apoyo al paro obrero, cayó hasta el 33%. A pesar de esto formó su primer gobierno de coalición que sólo contó con dos ministros nazis. En cuestión de meses todo se vino abajo para los partidos liberal-conservadores.

La ideas que movían a los votantes y miembros del partido NAZI eran el conservadurismo, el pangermanismo, la solidaridad social” dentro de la «comunidad étnica» germánica, el ultranacionalismo, el sentimiento de humillación nacional, un odio elemental y visceral a la república de Weimar, el antisemitismo y una infinidad de prejuicios.

Pero, sobre todo, había un idea predominante entre sus votantes y era el odio al socialismo y el marxismo. En la últimas elecciones democráticas alemanas antes de la llegada de Hitler al gobierno en partido NAZI perdió 2 millones de votos, que fueron recuperados principalmente por los partidos burgueses liberal-conservadores. Esta derrota se debió al apoyo del NSDAP a la huelga de transportistas en Berlín. Era una estrategia costosa, pero que había que asumir según Goebbels: «Estamos en una posición nada envidiable […]. Muchos círculos burgueses se han asustado por nuestra participación en la huelga, pero esto no es definitivo. Se puede recuperar más tarde muy fácilmente a esos círculos, pero si hubiésemos perdido una vez a los obreros, los habríamos perdido para siempre». Evidentemente, tenía razón, pues una vez alcanzado el poder y barridos los movimientos obreros esos apoyos fueron fácilmente recuperados.

HitlerMussolini

Asimismo, el ascenso al poder de Mussolini en Italia una década antes guarda enormes similitudes con el de Hitler. Benito Mussolini era el líder de un pírrico movimiento con sólo 35 diputados obtenidos en una coalición formada por conservadores y liberales – el Bloque Nacional – en la elecciones de mayo de 1921 (hasta finales de ese año no crearía su propio partido, el PNF). Aún con este pequeño peso político y social es llamado a formar gobierno por Víctor Manuel III a finales de 1922. En las elecciones de abril de 1924 arrasa presentándose en coalición – la Lista Nacional – con los conservadores y la práctica mayoría de los liberales. Esta victoria electoral es conseguida tras año y medio de violencia sistemática y terrorismo de las escuadras de acción fascista apoyadas por las fuerzas del orden. Según la impresión del político y periodista italiano Giacinto Serrati: vivimos jornadas de angustia, nuestros asuntos y nuestra vida misma no valen un céntimo”. Asimismo, la aprobación de la ansiada ley ultra mayoritaria, Ley Acerbo, un deseo de los fascistas y los liberales, que con la llegada del sufragio universal y la representación proporcional perdieron su fuerza electoral y ya no les bastaba el sistema clientelar de compra de votos y el fraude electoral para ganar las elecciones; unido al fraude electoral, el apoyo financiero de los sectores de la alta burguesía italiana y la gran prensa a su servicio fueron indispensables.

Como en Alemania el instrumento para mantener el orden social quitó el poder político a liberales y conservadores. El insigne liberal italiano Benedetto Croce justificó la connivencia con los fascistas en la necesidad transitoria de restaurar el orden”. Según sus palabras del 9 de julio de 1924, el fascismo: no puede y no debe ser más que un puente a la restauración de un estricto régimen liberal. Luego desde su cómoda posición en el Senado fascista se convertiría en uno de sus mayores críticos, no sin antes haberlo apoyado e ir en una breve coalición de gobierno con él y, votado a favor de Mussolini una moción de confianza el 24 de junio de 1924, como un gesto de prudente y patriótico”, tras el asesinato del ardiente crítico y luchador antifascista Giacomo Matteotti. Luego, tras la persecución de comunistas y socialistas, incluso, democratacristianos, vendría la ilegalización de todos los partidos políticos y el reparto de cargos de prestigio a los notables liberal-consevadores.

A modo de conclusión podemos finalizar con las palabras que dedica Ian Kershaw en su excelente biografía sobre Hitler (Hitler 1889–1936) y el ascenso del Tercer Reich a la caída de la “odiada” república de Weimar:

«La democracia se entregó sin lucha. Fue así sobre todo en el caso del hundimiento de la gran coalición en 1930. Volvió a serlo en la falta de resistencia al golpe de [Von] Papen [Zentrum] contra Prusia en julio de 1932… revelaron lo endebles que eran las bases en que se apoyaba la democracia… había grupos poderosos que nunca habían llegado a aceptarla y estaban buscando por entonces echarla abajo. Durante la Depresión, la democracia fue, más que entregada, deliberadamente socavada por grupos elitistas que perseguían sus propios fines. No se trataba de residuos preindustriales, sino (y pese a lo reaccionario de sus objetivos políticos) de grupos de presión modernos que trabajaban para promover sus intereses encubiertos en un sistema autoritario. Influyeron más en el drama final los intereses agrarios y el ejército que los empresariales y financieros en la preparación de la toma del poder por Hitler. …] Pero los intereses empresariales y financieros, también miopes y egoístas, habían contribuido significativamente a socavar la democracia, que fue el preludio necesario del triunfo de Hitler.

[…] La clase obrera estaba acobardada y destrozada por la Depresión, con sus organizaciones debilitadas e impotentes. Pero los grupos dirigentes no tenían el apoyo masivo necesario para ampliar al máximo su supremacía y acabar con el poder de las organizaciones obreras. Introdujeron a Hitler para que les hiciese ese trabajo. El que pudiera hacer más que eso,… y ampliar inmensamente su propio poder y a costa de ellos mismos,… se considero que era algo sumamente improbable. La infravaloración de Hitler y de su movimiento… continúa siendo un elemento principal de las intrigas que le situaron en el cargo de canciller».

Read Full Post »

Imagen

“… De acuerdo a los autores del nuevo documento de trabajo presentado por el FMI  (Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff), esta crisis supera todas las crisis anteriores, con una deuda que ha batido todos los récord históricos y que tiene atrapada a toda la economía mundial.

La receta es la aplicación de una represión financiera sin precedentes, y una oleada de medidas de fuerza para reducir la deuda. Estas medidas serían una mezcla de:

Importantes recortes en la deuda soberana al estilo de los años 30.

Masivas confiscaciones en los depósitos y ahorros privados.

Controles de capital.

Generación de inflación para licuar la deuda con más rapidez e

Impulsar el crecimiento.

Todo indica que el fantasma deflacionario que recorre Europa está para quedarse.

Se requiere aplicar en los países avanzados políticas que sólo se habían visto en el Tercer Mundo.

Muchos aún se aferran a la ilusión de que los países ricos pueden salir de la crisis con programas de austeridad y recortes públicos. Pero la realidad está requiriendo acciones más implacables: la solución al tema de la deuda pasa por acciones brutales, decididas y enérgicas, señala este informe elaborado por los mismos autores que en 2010 presentaron el documento clave para la aplicación los planes de austeridad.

El principal defecto de la política europea ha sido pensar que los impagos (default) sólo se veían en países como Argentina;

Pues bien, la corrupción de los mercados financieros europeos provocó una caída en el ranking de todos los países europeos por tanto el 2014 será el año de los grandes impagos europeos y de la quiebra de esos grandes elefantes que han crecido a la sombra de las castas políticas.

Solo Alemania se ha beneficiado, pero la banca alemana sigue siendo la más apalancada del mundo, mientras los planes de austeridad solo han dilatado los problemas…

Esta crisis demuestra que los años gloriosos del capitalismo fueron un fraude. Todo el llamado crecimiento fue vía deuda y no hubo un crecimiento real que garantizara el futuro. La ilusión se ha diluido y solo queda el auténtico cáncer de la crisis. Una crisis que se sigue expandiendo y dando cuenta que aún quedan muchos días difíciles por venir”.

 

Marco Antonio Moreno. Magister en Economía, editor en El Blog Salmón y Jaque al Neoliberalismo.

Read Full Post »

 “El *holocausto nació y fue ejecutado en nuestra moderna sociedad racional, en un alto estadio de nuestra civilización y en la cima del logro cultural humano, y por eso es un problema de nuestra sociedad, civilización y cultura”.

“[El holocausto] se produjo en medio del ensordecedor silencio de gente que creía ser decente y ética, y que sin embargo no entendía por qué las víctimas, que mucho tiempo antes habían dejado de ser consideradas miembros de la familia humana, eran merecedoras de su empatía moral y su compasión”.

Zigmunt Bauman, sociólogo polaco.

Imagen

El domingo estuve viendo la película El Pianista (Roman Polanski, 2002). No la había visto antes. Mientras veía la película estuve haciendo una pequeña búsqueda de información histórica acerca del gueto de Varsovia y el alzamiento.  Los crímenes nazis son de todos conocidos. La violencia que puede ejercer el ser humano sobre otros de su misma especie nunca podrá dejar de sorprendernos y no podrá ser equiparable a cualquier otra especie animal.

Imagen

Esto nos debería llevar a descartar los análisis y opiniones etnocéntricas, nacionalistas o localistas llenas de prejuicios y estereotipadas. La violencia y las masacres son algo inherente a toda raza, imperio o nación que haya existido sobre la faz de la tierra. Como ha escrito Zigmunt Bauman: “Para lo que significa la modernidad, el genocidio no es una anomalía ni una disfunción”. Los nazis no inventaron el genocidio, ni fueron los primeros, ni han sido los últimos en perpetrar uno. Si hay algo particular en su genocidio es la meticulosidad industrial y de fábrica que lo caracteriza.

Imagen

Sus fundamentos tampoco eran nuevos. El odio racial o religioso, la superioridad de unas razas o personas sobre otras, el darwinismo social, la eugenesia o eliminación de los seres más débiles o poco útiles de la sociedad, la búsqueda de un chivo expiatorio al que cargar los problemas sociales y económicos, los reiterados pogromos contra minoría étnicas y religiosas, las invasiones militares y las políticas expansionistas propias del imperialismo, la explotación colonial, las guerras de conquista y exterminio. Nada nuevo. Nada que haya perdido vigencia. Nada que no formara parte y práctica de los siglos más recientes de Occidente. Nada que no fuera respetable y razonable entre finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

Imagen

Pero volviendo al tema que nos ha traído aquí. La destrucción de Varsovia y la consiguiente deuda moral y económica contraída. Una meticulosa destrucción que se dio tras sofocar y reprimir brutalmente el alzamiento de la ciudad contra las tropas invasoras alemanas en agosto de 1944. La posterior venganza de Hitler fue terrible tanto en víctimas humanas como materiales. La ciudad fue arrasada. Absolutamente devastada. Cada edificio destruido, uno a uno, con explosivos y lanzallamas. La idea – nueva locura – era crear un lago sobre las ruinas de Varsovia.

Imagen

Esta sistemática destrucción tenía toda la idea simbólica de borrar de la faz de la tierra lo que antes había sido el orgullo de Polonia. No solo bastaba con exterminar a su población sino también cualquier vestigio de su antiguo esplendor. Se prestó especial atención en la destrucción de la cultura y la historia polaca: los monumentos y los archivos nacionales fueron barridos. La historia de una nación o de un pueblo está en su memoria y está tenía que ser destruida.

Imagen

Las pérdidas materiales podemos resumirlas así: el 94% de los edificios históricos fueron demolidos piedra a piedra. Entre ellos, 25 iglesias, 923 edificios, la Biblioteca Nacional y otras 13 bibliotecas más, 81 escuelas primarias, 64 escuelas secundarias y las dos universidades; A principios de 1945, ya había sido devastado el 85% de la ciudad, alrededor de 10.455 edificios. Obras de arte y ciencia, libros históricos, arquitectura y escultura, la historia de Varsovia quedó absolutamente arrasada.

Imagen

La práctica totalidad de los ciudadanos sobrevientes de Varsovia habían perdido sus propiedades. El ayuntamiento de Varsovia hizo, en 2004, un cálculo de las pérdidas acumuladas por tamaña destrucción de propiedades municipales y privadas situándolas en unos 45.000 millones de dólares de ese año. En 2005, la cantidad ascendía ya a 54.600 millones de dólares. El valor de lo que se perdió en términos humanos y materiales es incalculable. Todavía hoy la ciudad de Varsovia reclama a Alemania una indemnización nunca pagada, unos daños materiales y morales nunca subsanados.

Imagen

Sin embargo, la deuda alemana fue en gran parte condonada en el año 1953. Como bien ha analizado Eric Touissant, los acuerdos de Londres de 1953 suponían para Alemania unas condiciones muy ventajosas en el pago de su deuda y su reconstrucción: 

Alemania veía reducida su deuda un 62,6%, situándose en 3.450 millones de dólares [el 25% de su PIB entonces];

Se posponía el abono de las indemnizaciones y las deudas de guerra contraídas con los países y regiones invadidas, agredidas o anexionadas y sus poblaciones;

Alemania podía suspender el pago de la deuda y renegociar las condiciones si se presentaba algún cambio significativo en la situación económica propia;  

El pago de la deuda tenía que ser compatible con un alto crecimiento y una mejora de las condiciones de vida de la población;

Reembolsaría la deuda en su propia moneda – muy devaluada – con la ventaja de que su banco central emitía la misma [hoy Grecia se encuentra a expensas del BCE que puede estrangularla económicamente y no tiene posibilidades de emitir su propia moneda para pagar la deuda];

Los países condonantes permitían a Alemania sustituir importaciones por producción propia y elevar las exportaciones para mantener una balanza comercial positiva [se fomentaba la reindustrialización alemana y el control gubernamental de la economía];

Alemania no tendría que dedicar más que una vigésima parte – un 5% –  de sus ingresos por exportaciones al pago de la deuda [hoy Grecia dedica entre el 25 y 30% de sus exportaciones al pago de la deuda];

La deuda alemana quedaba bajo la jurisdicción de los tribunales alemanes que podían rechazar las sentencias de las instancias de otros países;

Alemania gozó de un tipo de interés excepcionalmente reducido de entre el 0% y el 5% [en este caso Grecia también goza de un tipo de interés relativamente bajo, el 2,2%, aunque no tan bajo como podría ser si el BCE quisiera… El problema es que con las políticas de austeridad que ahondan la depresión económica la deuda no se reducirá sustancialmente e, incluso, seguirá creciendo;

Por último, Alemania recibiría cuantiosas donaciones por valor de 1.373 millones de dólares dentro del Plan Marshall [es como si Grecia recibiera el 40% del importe de su deuda actual en inversiones para reindustrializar el país: 127.000 millones de euros].

No es este el trato que Alemania ha dispensado a sus vecinos. En la guerra franco prusiana del S.XIX, una Francia ocupada y derrotada tuvo que pagar a la Alemania imperial unas reparaciones de guerra formidables para la época: 1.000 millones de francos oro. Y lo hizo. Una Alemania derrotada en la I Guerra Mundial pagó cantidades irrisorias en reparaciones de guerra. Se negó a pagar postergándolo indefinidamente. Tras la II Guerra Mundial se le condonó gran parte de la deuda y pagó en cómodos plazos en una moneda devaluada. No es el mismo trato dado a unos y a otros. No es el mismo trato que Alemania da a los ciudadanos del sur de Europa – constantemente criminalizados e injuriados – asolados por unas políticas de austeridad y el peso de una deuda contraída de forma fraudulenta por la especulación financiera de las oligarquías financieras, que les condenan a la miseria, la crisis y la revuelta social.

Imagen

¿Es la deuda algo sagrado como algunos nos cuentan? En absoluto. La deuda es una cuestión de poder. Si eres débil pagas. Si eres fuerte eliges quien paga por ti. En este asunto simplemente reina la asimetría y la injusticia más absolutas. No existe ningún tipo de justicia internacional. Únicamente, la coacción del fuerte sobre el débil. **Alemania no está investida de ningún tipo de superioridad moral para reclamar una deuda formada a raíz de la corrupción del sistema financiero internacional. Una corrupción tanto del sistema financiero alemán como del estadounidense, el griego o el español. Los países débiles pagan. Los ciudadanos corrientes pagan o son desahuciadas. Ellos no serán rescatados. Banqueros y plutócratas ven como sus deudas son asumidas por los ciudadanos corrientes. ¿Cómo puede investirse con algún tipo de superioridad moral quien ampara la mayor corrupción internacional?

Solo nos queda el consuelo de que nos estamos sacrificando por un bien superior: ¿el fin de la crisis? No. El bienestar de los más ricos.

 Imagen

* El holocausto conllevo el asesinato sistemático y premeditado de 20 millones de seres humanos. De los cuales 6 millones eran judíos.

**Alemania como representación de la élite político – financiera que gobierna el país. No como la totalidad del país y sus ciudadanos.

Read Full Post »