Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Burbuja Inmobiliaria’ Category

 Botín

Por lo que he podido ver y escuchar hoy en las noticias parece que ha muerto un verdadero patriota. Sí, Emilio Botín. Un patriota con 2.000 millones evadidos en Suiza. Es el típico patriota español con dinero en Andorra, Suiza o cualquier otro acogedor paraíso fiscal. Ha muerto un referente de la marca España. Un referente como Julio Iglesias que, mientras nos decía cómo debíamos salir adelante, cobraba en negro del gobierno de Eduardo Zaplana, o como Calatrava que no perdía oportunidad para endosar por sus obras millonarios sobrecostes a las administraciones públicas.

A Emilio Botín hoy no paran de cantarle loas y hacerle panegíricos. Hombre hecho a sí mismo… eso sí, con el empujoncito de una familia de bien, el dinero de todos los españoles y unas enormes influencias políticas. Todos son muy patriotas. Aman a España, a Cataluña… Todos están al servicio de su grandiosa abstracción. Todos aman una ilusión, una construcción ideal de su mente, el continente, pero no el contenido, porque las personas y sus realidad son meros objetos que en el peor de los casos pueden sufrir las consecuencias de las desmedidas ambiciones de estos padres de la patria. Y sí tienen que vender a la amada y nunca suficientemente loada Patria para hacerse un hueco que de otro modo no podrían hacerse en el tablero global, pues lo hacen.

He escuchado que entre sus escasos, incluso, único error no vio venir la crisis, pero tuvo los arrestos y la poca decencia de echar toda la culpa sin duda a los políticos y a las cajas. Sí a esos políticos que venían a rendirle pleitesía, que no daban un paso al frente sin preguntarle – como hizo De Guindos antes de iniciar el rescate bancario o Zapatero antes de despedirse indultando a su correligionario en el Santander – y que hoy le alaban y lloran.

Es curioso que ni el banquero “pata negra” viera venir la crisis, cuando la burbuja era monstruosa y únicamente fueran los funcionarios del Banco de España los que avisaran del peligro que se avecinaba con la sobrevaloración inmobiliaria. Pero, en 2003, De Guindos y Emilio Botín nos dijeron que estuviéramos tranquilos “no existe burbuja inmobiliaria”, lo que pasa es que hemos “malinterpretado” los datos de los inspectores.

A Botín le pasó lo que a sus amigos banqueros globales que tuvieron que ser rescatados porque tampoco la vieron venir: Union Bank of Switzerland (UBS), Leaseplan, NIBC, Aegon, SNS, Bayern LB, Dexia, Fortis ABN Amro, Hypo Real Estate, ING National Group, JSC Parex Banka, KBC, Landesbank Baden-Württemberg, Lloyds TSB, Northern Rock Bradford & Bingley, Roskilde Bank, Royal Bank of Scotland, Landes-Hypothekenbank Steiermark, Commerzbank, Natixis. BNP Paribas, Deutsche Bank, Barclays, etc. Sí, bancos, no cajas. Sí, privados, no públicos. Dirigidos por magos de las finanzas. Rescatados con billones de dólares y euros por los bancos centrales y los estados.

Parece ser que Zapatero – tanto criticarlo cuando fue un visionario – tenía razón y España estaba en posesión del mejor sistema financiero del mundo. En el mundo quiebran y son rescatados infinidad de bancos, pero en España, sólo dan problemas las cajas dirigidas por codiciosos e ineptos políticos. Tendríamos que haber invitado a Bernanke a España para que aprendiera cómo se gestiona un sistema financiero. Mientras él se disponía a rescatar a 12 de los 13 mayores bancos de EEUU porque estaban en riesgo de inminente quiebra, en España los bancos no daban ni un problema. Todos sanísimos. No se habían indigestado de ladrillos. Los bancos participantes también en la burbuja parecen haberse conducido de forma responsable y son absolutamente solventes.

Nada se dice de que el Banco Santander y el resto del sistema financiero subsiste artificialmente gracias a las ayudas y garantías públicas, la asimetría en el tratamiento dado a bancos y cajas, las enormes inyecciones de liquidez del BCE y la especulación con la deuda pública. Nada dicen que son bancos quebrados, insolventes, que viven sobre una enorme burbuja a punto de estallar que traerá peores consecuencias que la anterior y que todos deberemos pagar vía socialización de sus errores. El Deutsche Bank o el Santander son bombas de relojería ¿qué pasaría si se valoraran sus activos a precio real (de mercado)? En lugar de sostener artificialmente el precio de la vivienda.

Emilio Botín tuvo problemillas con la justicia, pero demostrando que todos somos iguales ante la ley se inventaron un doctrina ad hoc – específica para la especial categoría de nuestro héroe – para que no tuviera que sufrir mayores quebraderos de cabeza con la Ley. Esos políticos tan culpables de la crisis fueron los que con un telefonazo le salvaron de una condena. Por suerte para nosotros, su hija, más que posible sucesora en la presidencia del Santander, ya ha tenido sus devaneos con la justicia de los que ha salido limpia.

Como otras insignes dinastías españolas, la Pujol o la Borbón, ha tenido la suerte de recibir cuantiosas herencias familiares suizas que han sabido multiplicar como avezados financistas. Nuestra lista de sinvergüenzas es tan enorme como ilustre…

DEP

Anuncios

Read Full Post »

Imagen

“… De acuerdo a los autores del nuevo documento de trabajo presentado por el FMI  (Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff), esta crisis supera todas las crisis anteriores, con una deuda que ha batido todos los récord históricos y que tiene atrapada a toda la economía mundial.

La receta es la aplicación de una represión financiera sin precedentes, y una oleada de medidas de fuerza para reducir la deuda. Estas medidas serían una mezcla de:

Importantes recortes en la deuda soberana al estilo de los años 30.

Masivas confiscaciones en los depósitos y ahorros privados.

Controles de capital.

Generación de inflación para licuar la deuda con más rapidez e

Impulsar el crecimiento.

Todo indica que el fantasma deflacionario que recorre Europa está para quedarse.

Se requiere aplicar en los países avanzados políticas que sólo se habían visto en el Tercer Mundo.

Muchos aún se aferran a la ilusión de que los países ricos pueden salir de la crisis con programas de austeridad y recortes públicos. Pero la realidad está requiriendo acciones más implacables: la solución al tema de la deuda pasa por acciones brutales, decididas y enérgicas, señala este informe elaborado por los mismos autores que en 2010 presentaron el documento clave para la aplicación los planes de austeridad.

El principal defecto de la política europea ha sido pensar que los impagos (default) sólo se veían en países como Argentina;

Pues bien, la corrupción de los mercados financieros europeos provocó una caída en el ranking de todos los países europeos por tanto el 2014 será el año de los grandes impagos europeos y de la quiebra de esos grandes elefantes que han crecido a la sombra de las castas políticas.

Solo Alemania se ha beneficiado, pero la banca alemana sigue siendo la más apalancada del mundo, mientras los planes de austeridad solo han dilatado los problemas…

Esta crisis demuestra que los años gloriosos del capitalismo fueron un fraude. Todo el llamado crecimiento fue vía deuda y no hubo un crecimiento real que garantizara el futuro. La ilusión se ha diluido y solo queda el auténtico cáncer de la crisis. Una crisis que se sigue expandiendo y dando cuenta que aún quedan muchos días difíciles por venir”.

 

Marco Antonio Moreno. Magister en Economía, editor en El Blog Salmón y Jaque al Neoliberalismo.

Read Full Post »

Image

Tal vez habría que concluir que hoy en día solo se puede estudiar el capitalismo financiero desde la criminología. Taibbi reconstruye crímenes de proporciones históricas, casi inimaginables, por los que nadie ha asumido responsabilidades ni ha rendido cuenta alguna

Pablo Bustinduy, prólogo a la edición española de Cleptopía de Matt Taibbi.

La capacidad de sus ciudadanos de desconcentrarse a toda velocidad y de distraerse con cualquier cosa, desde el baloncesto al debate sobre la inmigración, es parte de lo que hace a los Estados Unidos un lugar tan propicio para este tipo de crimen financiero. Tenemos votantes que no prestan ninguna atención, unos medios que ignoran asuntos clave o que los malinterpretan adrede, y un sistema de regulación fácilmente manipulable por los grupos de presión y los donativos electorales. Y tenemos un imperio de riqueza acumulada a la espera de ser asaltado. Sumas todo eso y lo que aparece es un paraíso para ladrones: una cleptopía.

[…]

* Nadie va a la cárcel. Este es el mantra de la era de la crisis financiera, una era que vio prácticamente a cada uno de los principales bancos y compañías financieras de Wall Street envueltas en obscenos escándalos criminales que empobrecieron a millones de personas y colectivamente destruyeron cientos de miles de millones, de hecho, billones de dólares de la riqueza mundial – y nadie fue a la cárcel.

Nadie, es decir, excepto Bernie Madoff, una extravagante celebridad y patológico estafador, cuyas víctimas pasaron por ser otras personas ricas y famosas. El resto de ellos, todos ellos, se libraron.

Matt Taibbi, es periodista de RollingStone y autor del libro Cleptopía.

Image

 

Read Full Post »

El poder corrompe. Igual que un gobierno puede corromperse cuando detenta el poder absoluto, los mercados también pueden corromperse cuando los investimos con ese mismo poder ilimitado. Estamos viendo los efectos de ese poder hoy en día. El empobrecimiento y miseria de millones de personas y su eventual esclavitud

Mahatir Mohamed, primer ministro de Malasia, 1981–2003.

 Imagen

El FMI no es una entidad neutral. El FMI tiene unos intereses muy concretos. Es una institución que representa los intereses de Wall Street y las corporaciones estadounidenses. El FMI no se equivoca. Nunca se equivoca. Cuando escribe en un informe que las reformas estructurales a lo mejor han ido más allá de lo necesario. Es simplemente una muestra de cinismo o un lapsus de honestidad. El FMI nunca comete la equivocación de elevar los salarios, aumentar el gasto social, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores o aumentar el poder adquisitivo de la población. Ese es un tipo de “equivocación” que nunca va a cometer.

No podemos creer que licenciados y doctorados en Harvard, Yale, la London School of Economics, Cambridge, Berkeley y muchas otras de las mejores instituciones académicas globales puedan equivocarse repetidamente ¿Por qué iban a continuar tomando las mismas medidas que han causado tanto dolor y miseria a tantos pueblos? Siempre las mismas medidas con los mismos lamentables resultados. Es fácil. Su función es saquear países y eso lo hacen a conciencia y meticulosamente. No tenemos que tener miedo a utilizar la palabra “saqueo”, pues eso es lo hacen estas instituciones internacionales: *OMC, FMI, UE, BM, etc. Pueden ser dogmáticos y crueles, pero no son tontos y saben muy bien lo que hacen y a quién benefician siempre.

La crisis que ha vivido España no es nada característico ni idiosincrático de este país. Está dentro de la dinámica de la economía internacional. No es la corrupción ni la incompetencia política – por mucho que sí existan objetivamente – el principal causante de la crisis. El principal problema ha sido la corrupción del sistema financiero global. Hoy totalmente quebrado. De esta crisis de la deuda privada española podemos encontrar repetidos antecedentes en el pasado cercano. Por ejemplo, en la crisis sufrida por los países del Sudeste Asiático a finales de los 90.

Tras más de tres décadas de crecimiento económico y reducción de las desigualdades y la pobreza, altas tasas de ahorro, políticas industriales, gasto público en educación y ciencia; a principios de los años 90 estos países fueron fuertemente presionados por los Estados Unidos para abrir sus mercados financieros. Por ejemplo, se obligó a Tailandia a quitar las limitaciones que tenían los bancos para dar créditos inmobiliarios. Y Corea aceptó a regañadientes que sus bancos y empresas pudieran endeudarse en moneda extranjera Con la liberalización de sus mercados financieros llegó un enorme flujo de dinero occidental – europeo y, sobre todo, estadounidense – a las economías asiáticas –. Este dinero dedicado principalmente a la especulación creó una gigantesca burbuja inmobiliaria en esta región.

¿Burbuja inmobiliaria con dinero especulativo europeo y estadounidense? Me suena bastante familiar… Fue una época de enormes beneficios, de congratulaciones de los financieros internacionales porque sus medidas traían grandes cantidades de capital, acababan con las ineficiencias económicas de los controles y las regulaciones sobre éstos y, acarreaban un rápido crecimiento económico. Sin embargo, como siempre ocurre “contra todo pronóstico” la burbuja inmobiliaria explotó dejando miles de edificios de oficinas y apartamentos vacíos. La enorme orgía especulativa creada por los bancos estadounidenses y los mercados internacionales acabó como acaban todas: reventando y, como siempre ocurre, se llevó por delante el mercado financiero local ¿A qué parece una experiencia muy cercana?

El estallido de la burbuja especulativa – porque el dinero que llegó durante esos años sólo fue a especular – provocó el pánico. Los banqueros se pusieron, podríamos decir, nerviosos, aunque no es seguro porque sabían que a su rescate acudiría el FMI y el Tesoro estadounidense. Qué, faltaría más, acudieron. Pero surgió un problema. Los países del Sudeste Asiático no querían la ayuda del FMI. Conocían como funcionaban las medidas del FMI y quienes iban a pagar las consecuencias del rescate financiero. Pero, un poquito de extorsión por aquí y por allá, alguna llamada de teléfono a horas intempestivas – ¿A qué os suena? – y todo arreglado. Corea y Tailandia cogieron los préstamos del FMI.

La Indonesia de Suharto puso más reparos, poniendo como decía Robert Rubin – el entonces secretario del Tesoro – en peligro “la confianza” de “los mercados internacionales y los inversores domésticos” al no aplicar las reformas (estructurales) y, no combatir “la corrupción” ¿A qué os suena? Pero, Suharto acabó aceptando el préstamo y los recortes sociales y, Suharto acabó cayendo, porque los préstamos y las reformas del FMI no estabilizaron el Sudeste Asiático sino que lo condenaron al caos, porque el dinero no fue a estabilizar estos países sino directamente a rescatar a los bancos e inversores estadounidenses – y a las grandes fortunas nacionales – que rápidamente sacaron los dólares del FMI, avalados, respectivamente, por los pueblos de Corea, Tailandia e Indonesia, que luego pagarían el desastre de las apuestas inmobiliarias de estos bancos. Y, las reformas hundieron la economía en una profunda crisis.

Por tanto, asistimos a como el dinero del FMI tomado por estos países va directamente a los bancos estadounidenses que han especulado, que sacan rápidamente ese dinero del país hundiendo la economía, convirtiendo el dinero de su rescate en deuda pública y, luego esta deuda tendría que ser pagada por los trabajadores con recortes sociales, nuevos impuestos y la privatización de bienes públicos ¿A qué resulta familiar? El paro se multiplicó por 10 en Indonesia, llegando al 15%; por cuatro en Corea y por tres en Tailandia. En países donde no existía un seguro por desempleo las consecuencias eran gravísimas. El PIB se hundió. Las medicinas dejaron de estar al alcance de la población, al igual que la educación. Además el FMI retiró los subsidios a la alimentación y la energía provocando una gran carestía. Y todo ello para rescatar a unos bancos corruptos, para que éstos, luego volvieran a un país plagado de gangas.

Según Robert Rubin y los financieros internacionales la crisis se debió a la corrupción intrínseca de estos países y a sus malas instituciones ¿no resulta esto bastante familiar? Dicho esto por una persona que venía de Goldman Sachs y que, más tarde, posibilitó la fusión ilegal de Citicorp y Travellers Group, creando posteriormente una ley ad hoc – que derogaba la ley Glass–Steagall – para legalizarla y, que junto con Larry Summers y Alan Greenspan desreguló el mercado de derivados, no deja de ser “curioso” ¿Cómo te quedas cuando te llama corrupto un tipo que le facilita saltarse la ley a una institución bancaria para luego acabar en esa misma institución cobrando 126 millones de dólares?

Entonces, tenemos a países que llevaban tres décadas de crecimiento, superávit económico y una importante reducción de la pobreza, que de repente, tenían que ser reformados de arriba abajo porque los bancos estadounidenses estaban al borde de la quiebra por sus malas apuestas inmobiliarias ¿Cómo va a reformar tu país otro tipo, Larry Summers, que tras desregular el mercado de derivados con el apoyo de Alan Greenspan se levanta más tarde 20 millones de dólares de un fondo de inversión dedicado a esos menesteres? ¿Puede haber mayor corrupción y cinismo que la de estos banqueros que a cambio de cientos de millones hunden a millones de seres humanos en la miseria y la desesperación? Es difícil.

No todo les salió tan bien como esperaban. El FMI resbaló en Malasia. El presidente Mohamed aguantó la extorsión y no se plegó al matón de los mercados, cesó a su ministro de Hacienda partidario del FMI – una figura, Anwar Ibrahim, ampliamente ensalzada por la prensa estadounidense – y tomó las medidas más repudiadas por el FMI, los mercados y la ideología del “libre mercado”. Primero, Malasia tenía a sus bancos estrictamente regulados y protegidos, no les había permitido endeudarse fuertemente con los mercados internacionales. Cuando la crisis estalló con más virulencia, Malasia bajó los tipos de interés y ordenó que toda su moneda – el ringgit – que se encontrara fuera del país volviera inmediatamente. Además, prohibió durante un año la salida de las inversiones extranjeras a corto plazo. Malasia practicó el control de capitales mediante un impuesto a la salida de los mismos.

Con estas medidas Malasia salió en un espacio muy breve de tiempo de la crisis, un año. Evitó el ataque de los especuladores a su moneda y a su mercado financiero. Protegió a sus empresas que no sufrieron los tipos de interés leoninos recomendados por el FMI, evitando las quiebras masivas que se produjeron en Tailandia, Corea o Indonesia, que exacerbaron la crisis económica. Y protegió a sus trabajadores no aplicando recortes y reformas sociales que hubieran hundido a éstos en la miseria a cambio de recibir un préstamo del FMI para rescatar a los bancos extranjeros.

Malasia se enfrentó a la “buena” economía y a la corrupción de los mercados financieros y sus instituciones. Esta crisis tiene enormes paralelismos con la española y también, enormes enseñanzas para nosotros. Aquí por orden de la Unión Europea y del FMI, los banqueros internacionales y las grandes fortunas siguen siendo rescatados de sus malas apuestas a costa de todos nosotros. Sus intereses no son los nuestros. Malasia fue un mal alumno, no hizo los deberes y cometió todos los pecados habidos y por haber contra la ortodoxia de los mercados. No hay nada como de vez en cuando desobedecer, ser un mal alumno y no hacer los deberes.

* Organización Mundial de Comercio (OMC), Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM), Unión Europea (UE).

Read Full Post »

Imagen

¡Sálvese quien pueda! Esta parece ser la máxima entre todos los valedores y miembros del Partido Popular. Con el partido en caída libre en las encuestas de intención de voto lastrado por la mentira, el enchufismo y unas reformas desacreditadas que castigan a la sociedad española en general, empiezan a producirse movimientos de importancia para lograr suceder al actual presidente del gobierno que parece haber sido simplemente un mero “ninot” en la primera ronda de “reformas estructurales”, estando ya amortizado. Es aquí donde aparecen Esperanza Aguirre y, por ahora, su fiel escudero Pedro J. Ramírez, maniobrando para descabalgar al actual presidente del gobierno cuando se encuentra en una posición de absoluta debilidad.

Imagen

La publicación por parte de El Mundo de los supuestos pagos de sobresueldos en dinero negro de Bárcenas y los anteriores tesoreros a las distintas cúpulas del Partido Popular desde hace más de 20 años ha dado un vuelco espectacular a lo que en principio podía ser una “simple” financiación ilegal más de partidos. No sabemos hasta qué punto ha sido una voladura controlada en una lucha por el poder dentro de las distintas facciones de la derecha española, puesto que, ha salpicado, incluso, a otro fiel lacayo de Esperanza Aguirre, Federico Jiménez Losantos, el líder mediático de la extrema, pero “muy honrada”, derecha española. Una vez abierta la caja de los truenos no sabemos hasta donde los dos grandes medios de comunicación escrita irán dando cuerda al asunto. La venta de periódicos debe aumentarse al máximo, pero sin poner en peligro el actual sistema político oligárquico.

Imagen

La cuestión es que Mariano Rajoy está quemado. Ha cumplido su función, pero la situación de España es gravísima y ya no tiene credibilidad para seguir con las reformas que se van a implementar. Por supuesto, las reformas deben continuar – al ritmo de “Show must go on” – y el próximo presidente de España inevitablemente vendrá impuesto desde la Unión Europea o con su visto bueno. Un político o un tecnócrata, pero ambos serviles a los poderes financieros. Un próximo presidente que seguirá con las reformas impuestas desde Europa ¿Quién puede ser cuando desde Cospedal a Acebes, Rato, Mayor Oreja, Trillo, Arenas o Álvarez Cascos – que se presentó con un nuevo engendro político como alternativa al bipartidismo tras perder el poder en el suyo propio – están manchados de arriba abajo o cuando el gobierno al completo está quemado o cuando los líderes autonómicos están desahuciados o cuando el principal partido de la oposición va a la deriva dando más pena que miedo? En un país como éste, donde algunos políticos opinan que las urnas borran las faltas y los delitos propios, todo es posible.

Imagen

Y en esto, tras el primer golpe de Pedro J. Ramírez a la actual cúpula del PP, no tardó en postularse Esperanza Aguirre como la honrada política que pedía que se llegara hasta el final y se tomaran las responsabilidades políticas pertinentes. Sí, Esperanza Aguirre, quien fuera ministra de Aznar, concejala del ayuntamiento de Madrid, miembro de la ejecutiva del partido, presidenta de la Comunidad de Madrid. Sí, Esperanza Aguirre, quien viera su gobierno madrileño salpicado por la Gurtel, las tramas de espionaje, la financiación ilegal mediante fundaciones – caso Fundescam – quien haya dejado como presidente de la comunidad a Ignacio González embarrado, también, en tramas de espionaje; de corrupción, como la concesión del campo de golf del Canal a su hermano y a su cuñado, entre otras; y que ha mentido y ocultado reiteradamente el oscuro origen y obtención de su ático de Marbella. Pues, quien actúa y se mueve de esta manera en la vida pública da ejemplo de conducta y se reivindica como adalid de la honradez y la transparencia en la política.

Pues así, se está presentando Esperanza Aguirre en cualquier lugar que quieran oírla. La condesa, que vive en un palacio, se exhibe llana, campechana, cercana, incluso, en algunos casos, “verdulera”; pero ante todo, muy honrada, sabiendo que lo que el “Pueblo” quiere es transparencia y honestidad. Transparencia es para Aguirre que su gobierno no rindiera cuentas en la Asamblea de Madrid de 4 de cada 10 euros de los presupuestos regionales. La mujer que colocó a su hijo como asesor del ministerio de Economía, a su hermana como asesora de la alcaldesa de Madrid, a su primo en Bankia, a otro primo en el Canal de Isabel II, que se jactó de haber colocado a todos los colaboradores de su amigo Rodrigo Rato en organismos públicos y, más tarde, a él mismo como presidente de Caja Madrid, se permite con todo su descaro dar lecciones de honradez.  Ella que ha gobernado para su clase social a la que ha regalado prebendas sinfín bajadas de impuestos por valor de decenas de miles de millones de euros – y ha desmantelado los servicios públicos provocando una subida continuada de precios y tasas en tales servicios en pos de la privatización y el lucro de una minoría a la que ella pertenece y en favor de la cual ha gobernado. En detrimento de la renta y el nivel de vida de las familias madrileñas.

Imagen

La condesa de Murillo y grande de España – debe ser por eso por lo que cree que España es suya es ese tipo de “liberal” que bebe del más rancio nacionalcatolicismo convirtiendo la educación madrileña en una educación religiosa y adoctrinadora donde se regala suelo público a grandes centros concertados de sectas católicas y se favorece la segregación, mientras maltrata y criminaliza a los profesores y a los centros públicos a los que se debe. Esas políticas de apoyo a la enseñanza concertada – del que el 69% del total nacional es religiosa – hacen que los madrileños tengan que pagar un 69% más cara su educación o que en Madrid capital, prácticamente, sea imposible acceder a la educación pública o que la enseñanza concertada sea en un 88% católica. Por mucha propaganda y maquillaje que se haga los indicadores educativos muestran que Madrid durante su mandato ha retrocedido en calidad educativa.

Imagen

Es ese tipo de liberal de excelsa cultura – que confundió a José Saramago con Sara Mago, una pintora – que se sienta a conversar con otro intimo liberal suyo, Federico Jiménez Losantos – éste que, en cambio, bebe del fanatismo más primitivo que lo mismo le da seguir a Mao que a Franco – y, mientras, los dos se jactan de los parabienes de la iniciativa privada y cargan contra lo público, se reparten comisiones ilegales y negocian como será el futuro de la privatizada Telemadrid. Una cadena, anteriormente referente para los madrileños, que con ella ha vivido los años del más terrible oscurantismo donde la más burda propaganda daba cabida a sueldos de cientos de miles de euros de directivos y tertulianos amigos que maldecían lo público y vivían de su erario. Esto hizo que el ente público se hundiera en audiencia e ingresos saqueado por estos advenedizos. Y, ahora, espera caer en manos – como lo hicieron las licencias de la TDT – de los miembros de la extrema derecha, los empresarios amigos o los compañeros de partido, que vienen a ser lo mismo.

Imagen

Pues esta es la regeneración democrática que viene de quienes llevan viviendo de la política casi tres décadas. Los derrotados por Rajoy, ahora, se rebelan. Álvarez Cascos y Aguirre se visten de honestidad y honradez cuando formaban parte de la cúpula del partido en los años de la Gurtel o de Bárcenas. Porque la Gurtel vivía en Madrid. Porque los modos de Bárcenas son los de Aguirre. Hasta 7 cargos políticos madrileños tuvieron que marcharse o fueron salpicados por la Gurtel. Fue esta trama la que destapó el caso Bárcenas. Esos modos y acciones llevaron a Esperanza Aguirre a financiarse ilegalmente mediante Fundescam. Subvenciones millonarias a cambio de favores o contratos públicos. Subvenciones millonarias ha recibido para privatizar la sanidad a manos de las constructoras o construir unas autopistas de peaje que han ido a la quiebra. Subvenciones millonarias a cambio de malversar fondos públicos.

Imagen

Arturo Fernández y Díaz Ferrán son el prototipo de los empresarios que prosperan. Amigos de los políticos a los que financian para que luego éstos les den negocios y contratos públicos. O mejor créditos millonarios mediante Caja Madrid, que funcionaba como su caja particular. Almas caritativas que desean la pérdida absoluta de los derechos de los trabajadores. Esos mismos empresarios que como Florentino Pérez – antiguo político de UCD y reconocido franquistareciben créditos ventajosos, recalificaciones de terrenos o sobreprecios a cargo de las arcas públicas. Esos son los empresarios – dueños de OHL, Unión Fenosa, ACS, FCC, Ploder, Sacyr, Hispánica y, muchos más que no salen – que al albur de la burbuja inmobiliaria se enriquecieron y, ahora, quieren quedarse con los hospitales, las carreteras, todos los servicios públicos, etc. Porque el problema de la deuda es privado. Han gastado miles de millones en favorecerse y repartirse prebendas.  

Imagen

Agarrada al ladrillo ha estado Esperanza Aguirre desde que ganara las elecciones en 2003, después de comprar a dos políticos corruptos del PSOE por medio de dos constructores que se paseaban habitualmente por la sede del partido en la calle Génova, hasta su marcha adornada con un nuevo pelotazo urbanístico: EuroVegas. Así es Esperanza Aguirre, no se deja amedrentar ni arrebatar lo que cree que es suyo por derecho natural. Ya lo probó el “hijo puta” en sus propias carnes cuando le arrebató Caja Madrid para luego quebrarla en la orgía del “pladur”. Esa Caja Madrid donde su amigo Gerardo Díaz Ferrán podía otorgarse un crédito para comprar un Ferrari, mientras sus empresas ya estaban quebradas. Al calor del ladrillo y las recalificaciones pegó un pelotazo con el AVE a Guadalajara por valor de 48 millones de euros, otro en Villanueva de la Cañada de 2,1 millones por medio de un tío suyo y otro más familiar en Tres Cantos por 8 millones. Se mancharon por ella sus compañeros de partido, pero a ella no le cayó ni una mota en esta trayectoria de corruptelas e impunidad. 

Imagen

Read Full Post »

Imagen

“El que tenga deudas, que las pague. Que no se hubiera endeudado”

Ante estas últimas declaraciones de la ex ministra de vivienda – María Antonia Trujillo – no se puede expresar nada más que indignación. Lo que sentimos y pensamos mejor no lo diremos. Esta señora que, mientras, fue ministra de vivienda invitó a todos los ciudadanos a comprar viviendas, a endeudarse, aun sabiendo que éstas estaban enormemente sobrevaloradas – inflados sus precios artificialmente, conscientemente, por banqueros y agentes del mercado inmobiliario – como el propio Miguel Sebastián o Miguel Ángel Fernández Ordoñez advirtieron en 2002 y 2003. Como su propio partido sabía, pero que todos olvidaron rápidamente, cuando llegaron al gobierno.

Imagen

Esta señora actuó de forma que condenó a cientos de miles de personas a endeudarse de por vida o a perder sus ahorros en la mayor estafa perpetrada en la reciente historia de España. Contribuyó por acción y omisión a que estas personas compraran bienes a crédito que no valían ni una cuarta parte de su precio. No actuó como una ministra del gobierno de España – como una servidora pública – sino como una sierva de los banqueros que permitió el fraude de las tasadoras e inmobiliarias. Ante la complicidad de todos los gobiernos vemos como con sus acciones en connivencia con los poderes financieros y empresariales han abocado a la quiebra a las cajas, los bancos, las empresas, las familias e, incluso, al Estado español.

Ante la desgracia que viven millones de personas condenadas al paro, a la pobreza, a la precariedad, nos encontramos ante una psicópata más. Se jacta de ser una persona responsable cuando no actuó contra la estafa inmobiliaria. Si no quiso, malo. Si no pudo, debió dimitir. Con su actitud nos muestra a un ser infantil, caprichoso, ignorante y dañino, que no se conmueve ante los más de 400.000 desahucios y los miles de suicidios que ha producido la crisis. Unos suicidios y desahucios que podrían haberse evitado si no hubieran convertido un bien necesario en un objeto más de especulación.

Imagen

A la ministra nunca se le habrá pasado por la cabeza por qué se endeudó la gente. Ella no se preocupó de evitarlo. Todo lo contrario, se fomentaron los mitos inmobiliarios y los comportamientos fraudulentos. Durante su gestión el precio de la vivienda alcanzó su techo. Un joven hubiera necesitado un 132% más de sueldo para acceder a una hipoteca que no hubiera superado el 30% de sus ingresos. Porcentaje que se estima como máximo para que la hipoteca sea viable. En Madrid, Baleares o el País Vasco, se hubiera necesitado un subida de más de un 180%. El esfuerzo que tenía que hacer un joven para acceder a una vivienda representaba el 70% de sus ingresos. En Madrid, Baleares o el País Vasco más de un 86%. La opción del alquiler no era más barata, aunque sí, evitaba la esclavitud de la deuda y la usura.

Para disculpar su gestión dijo hace tiempo en una entrevista que: “En los dos lustros anteriores no hay inocentes. Desde el ciudadano al político, todos culpables. Pasando por el resto de operadores del mercado”. Perdona, pero, quien estafa es el culpable. El que engaña es el culpable. El engañado es la víctima… Totalmente, irresponsable como ministra, lo es más como tertuliana. La ministra olvida que las responsabilidades no son las mismas. La responsabilidad de un ministro es máxima. Una ministra que desde su posición tendría que haber luchado contra la asimetría de la información y la propaganda; contra el engaño de una máxima sin ninguna base empírica ni científica: “La vivienda siempre sube…”.

Imagen

También, opina: “(la deducción por vivienda) En un momento como el actual no debería desaparecer. Es más, creo que de forma temporal habría que desgravar la segunda, tercera y sucesivas viviendas”. Frases como esta explican su gestión como ministra de Vivienda. Estos ‘socialistas de boquilla’ que no tienen ni la menor sensibilidad social pretenden desgravar la vivienda especulativa, cuando hay millones de personas sin acceso a una vivienda y un parque de casi 6 millones de viviendas vacías. Pero, así son, los grandes prohombres de nuestra democracia: la vivienda para los multimillonarios rusos o chinos – que nuestro país albergue a lo mejor de la mafia mundial viene de antiguo –, para los especuladores que puedan pagar millones, blanquear dinero, etc. Pero no, para las personas. La Constitución parece ser un papelucho para una profesora esta materia y, las personas, unos números inanimados para una servidora del pueblo; que hubieran sido más listos, por lo menos tan listos como ella, que presume de no tener deudas.

Toda su vida estudiando las leyes para olvidar la más importante: Art. 47, Constitución española, “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdocon el interés general para impedir la especulación”. La verdad es que sí, han promovido las condiciones, pero para la especulación y el enriquecimiento de los especuladores.

La frase más célebre de la ministra, que parece apócrifa, pues ella la niega, es: “Son unos irresponsables aquellos que piensan que en España existe una burbuja inmobiliaria augurando un brusco descenso en el precio de la vivienda” (24 de junio de 2004). Sin palabras, estaba negando la burbuja más grande de la historia mundial, debería estar ya en la cárcel por estafa como muchos otros que perpetraron el pillaje inmobiliario. Lo máximo que realizó en su labor de ministra fueron propuestas que no llegaron a traducirse en medidas claras y menos en lo que debía haber sido su labor fundamental, facilitar el acceso a una vivienda digna, sin convertirse en un esclavo de los bancos, a todos los ciudadanos. 

Imagen

La lista de auténticos sinvergüenzas es amplia. En ella podemos encontrar a,  prácticamente, todos los banqueros, políticos, grandes constructoras e inmobiliarias, tasadoras, asociaciones propagandísticas como ASPRIMA, la Asociación Hipotecaria española (AHE), la patronal bancaria (AEB) y un largo etcétera. Los grandes medios de comunicación, también, fueron cómplices de la estafa. Han dado un amplio eco – lo siguen haciendo –  a los supuestos ‘expertos’ y han ayudado a crear los grandes mitos que nos condenan. Mientras, ésta se estaba produciendo muy pocos dieron voz a los muchos que estaban avisando de ella y de las desastrosas consecuencias que desencadenaría. 

La ministra, evidentemente, no ha sido la única. Ha habido otros con más responsabilidad, pero, también, con más vergüenza y han callado, ahora, que todo ha estallado. Caso a estudiar es el de su sucesora, que más que ministra de Vivienda se convirtió en comercial inmobiliaria con frases tan afortunadas como “ahora es el mejor momento para comprar una vivienda” en 2008, en plena explosión de la burbuja. Si esto no es guiar irresponsablemente a la población al precipicio, no sé que es.

Imagen

El comportamiento de los dirigentes socialistas no ha sido ni mucho menos mejor. Pepe Blanco, según Miguel Sebastián, tenía claro que “la paciencia con los bancos es infinita”. En cambio, los desahucios ya estaban en marcha y el desamparo de las familias no dejaba de crecer. Pedro Solbes, además de negar la burbuja y la crisis en repetidas ocasiones dejó el gobierno en plena deriva marchándose al Banco Barclays y a la eléctrica ENEL. Tras este comportamiento, ahora, sabemos a quién servía. Lo más grave de todo esto – como ya hemos dicho – es que conocían la existencia y el peligro de la burbuja desde 2002. Fue llegar al gobierno y olvidarse de ella.

Imagen

No vamos aquí a disculpar a nadie y sí, vamos a acusar a todos los responsables. Sólo hay que observar el mapa de la corrupción de los partidos políticos, teñido de colores rojos y azules. Tampoco se libran nacionalistas ni regionalistas. No se libra el PP, que montó este tinglado y ha llegado con la intención de reavivarlo mediante la derogación de la Ley de Costas e imagino la destrucción del poco patrimonio natural y medioambiental que han dejado los desmanes de las continuas burbujas inmobiliarias que ha montado nuestra clase político-empresarial. Llevamos cuarenta años montados en una burbuja.

El actual ministro de Economía forma parte importante de la génesis de la última burbuja como secretario de Estado de Economía con Rodrigo Rato. Pero, cuando, nuestra burbuja inmobiliaria estaba tomando dimensiones monstruosas y el acceso a la vivienda era ya imposible, Luís de Guindos, se permitió negarla, en 2003, en el ABC:“En España no hay burbuja inmobiliaria, sino una evolución de precios alza que se van a ir moderando con más viviendas en alquiler y más transparencia en los procedimientos de urbanismo”. Después, vino Lehman Brothers, pero, aunque todo caiga, él sigue cobrando cientos de miles de euros.

En ese mismo año, el capo de todos ellos, también, negó la burbuja inmobiliaria. Emilio Botín interpretó mejor que nadie a los inspectores del Banco de España “La burbuja inmobiliaria no existe, se ha malinterpretado el informe del Banco de España” dijo. Y, hasta que, punto se malinterpreto podríamos decir ahora. El señor Botín estaba demasiado preocupado con vender hipotecas como para preocuparse de un posible estallido de la burbuja o de una gestión responsable de su banco. Ya vendrían los contribuyentes españoles a rescatarlo.

Otro ex del BdE y del BCE – responsable de la burbuja con sus acciones – José Manuel González Paramo ha dicho hace unos diez días en la Cadena Ser que “las deudas son sacrosantas” – ¡Mentira! Las deudas son una cuestión de poder –. Este señor era el responsable de la supervisión bancaria. Era una máxima autoridad del Banco de España cuando sus inspectores le alertaron del peligro que implicaba la burbuja inmobiliaria. No hizo nada y fue premiado con un puesto en el Banco Central Europeo – la misma entidad – que, también, con sus políticas de tipos de interés bajísimos para favorecer a Alemania alentó distintas burbujas en el seno de la UE. Lo mismo podemos decir de Jaime Caruana, gobernador del BdE hasta 2006, un año antes del estallido de la misma. Su inacción y apoyo implícito al desastre financiero le valió el premio de irse con Rodrigo Rato al FMI.

Imagen

Tristemente si no damos un vuelco a la situación actual el futuro es muy desalentador. La actual clase política está llevando a cabo una política que nos condena a la tercermundización. A la ‘chinización’ del mercado laboral. A la precariedad social. Al empobrecimiento masivo. Se está recortando en la futura riqueza de España con políticas que arrinconan la educación, la ciencia, la salud, la innovación, etc. Están vendiendo España para pagar las deudas que ellos tienen contraídas, salvando así sus fortunas y sus privilegios. Hacen responsable a la población de una estafa que ellos mismos perpetraron con total consciencia. Porque las personas en algún sitio tienen que vivir y la vivienda es un bien básico, que ellos convirtieron en inaccesible.

Estamos en manos de personas egoístas, ávidas de poder y dinero, y, totalmente, insensatas. Personas que deberían estar en la cárcel por sus acciones y no dirigiendo nuestros destinos. Pocas esperanzas hay cuando un vicesecretario del PP, González Pons, dice que “La burbuja inmobiliaria fue buena” o, que el presidente de la patronal bancaria (AEB), Miguel Martín, afirme que para arreglar el problema de los desahucios “hay que dar más créditos y crear más casas”. Está hablando de un país que construía más casas por año que Reino Unido, Francia o Alemania juntos. Y, ¡estaban orgullosos! No pensaban que algo raro podía estar ocurriendo. Ni lo pensaban ni lo piensan, porque no tienen un modelo de bien común en su cabeza sino el enriquecimiento propio y la estafa constante.

Imagen

Parafraseando a Elena Salgado, ex ministra de Economía, repetiremos un mantra: “no le corresponde al gobierno decir si debe de seguir bajando la vivienda. Los consumidores tienen un comportamiento racional y tratan de aprovechar al máximo las posibilidades que la legislación ofrece”. Que se puede esperar de una ‘socialista’ que toma como propias teorías neoliberales desahuciadas por la realidad y la ciencia. Eso sí, la racionalidad del mercado ha permitido a la ex ministra, de nefasta gestión, aprovechar al máximo sus posibilidades – mediante subterfugios legales – colocándose en una gran empresa del sector eléctrico, oligopólico en nuestro país. Este sector eléctrico que utilizando medios fraudulentos y abusando de su poder, con la protección de los distintos gobiernos y sus ministros, nos hace pagar la luz más cara de Europa. Gracias al tándem Solbes-Salgado la luz subió un 70% en los últimos 7 años. Los mercados han premiado a ambos.

El milagro económico era un ladrillo manchado de corrupción…

Read Full Post »

Imagen

Hubo un momento en que todos sabíamos que los responsables de la crisis financiera fueron los mercados financieros. Su manía de crear dinero de la nada para prestarlo en los mercados especulativos tuvo las consecuencias esperadas, pero, siempre ocultadas:la explosión de la burbuja inmobiliaria que nos llevó a descubrir una burbuja especulativa de dimensiones colosales responsable del desastre financiero y la posterior crisis. Hubo un momento en que se prometieron reformas del capitalismo salvaje… Duró poco. Los responsables financieros, una vez, recuperados del choque inicial volvieron a recuperar las riendas. No les resultó complicado puesto que controlan todas las Instituciones. Y, éstas están hechas a su imagen y semejanza.

Imagen

La UE, el FMI, EEUU, etc. están al servicio de los mercados financieros, son su brazo armado. Los mercados financieros – por mucho que los medios de comunicación, controlados por ellos, nos oculten quiénes son y se limiten a presentarlos como un ente abstracto, incluso, diríamos responsable y benigno – tienen nombres y apellidos. Estos mercados están controlados por un núcleo de grandes bancos y corporaciones. Y, estas entidades pertenecen al núcleo duro del capitalismo: los países del norte más rico. De estas entidades transnacionales, únicamente, 500 de ellas controlan el 54% del PIB mundial, el 70% del comercio mundial; pero, solo dan empleo al 1,8% de la población activa mundial.

Imagen

Constantemente, se nos mete miedo con el apocalipsis que supondría la quiebra del sistema financiero. Pero, si quiebran familias y son desahuciadas; los bancos, también, deben quebrar ¿Qué más da si quiebra un sistema que da empleo al 1,8% de la población mundial poseyendo más de la mitad de la riqueza, que no da crédito a la pequeña empresa  – que sí crea empleo – y que recurre repetidamente al fraude fiscal dejando sin ingresos a los Estados? Es un desastre que nos quedemos sin hospitales, sin escuelas, sin pensiones, sin asistencia a los discapacitados, etc. En cambio, no es un desastre que desaparezca un sistema especulativo que teniendo enormes cantidades de dinero ocioso lo utiliza para elevar artificialmente el precio de los bienes básicos provocando escasez, desigualdad y pobreza en provecho propio. Debemos salvar a los pequeños ahorradores – una decima parte de lo prestado por la banca – dejando caer el dinero creado de la nada para especular, el 90% restante. Quien ha jugado con la vida de otras personas merece perder.

Imagen

Este capitalismo aplica todo tipo de leyes que son asimétricas. Mientras, en los países del núcleo las políticas son expansivas – Alemania eleva los salarios un 7% y EEUU imprime billetes verdes sin parar – al resto de países meridionales se les imponen políticas restrictivas con el único propósito de devolver los créditos fraudulentos a los financieros del norte rico. Hubo un momento en que España se creyó dentro de ese núcleo de países más ricos cuyas empresas y capitales controlan el mundo, pero los hechos que están acaeciendo  deberían ser suficientes para despertar de ese sueño. En estos momentos, España es un país sin soberanía; con unas empresas transnacionales con mayoría de capital extranjero y, sumamente, endeudadas, que sólo sirven a la oligarquía nacional; cautivo de tener un BCE y una moneda extranjeras que no controla. Paradójicamente, el Estado está al borde de la quiebra porque se ha endeudado para salvar a unas entidades privadas, responsables de la especulación bursátil e inmobiliaria que nos llevó al desastre financiero; para que, esas mismas entidades le presten a un interés usurario su propio dinero. Una broma de mal gusto con unas terribles consecuencias humanas y sociales. Si España, tuviera una moneda y un Banco Central podría financiarse a sí misma, amortiguando el golpe de los mercados. Reino Unido tiene un déficit superior al español – el 10% – y una deuda pública igualmente superior – el 92% – pero, en cambio, tiene un  Banco de Inglaterra que compra deuda pública por valor de más de 300.000 millones de euros. Sin embargo, España se ve a los píes de la usura y el expolio de los mercados:

Imagen

  1. El BCE – el arma de los mercados financieros – presta dinero a los bancos al 0 – 1% de interés. La ‘ortodoxia económica’ – que no responde a controles democráticos – ha conseguido privatizar el dinero, provocando escasez para unos y una abundancia ilimitada para otros.
  2. Estos mismos bancos prestan ese dinero a los gobiernos europeos (España, Grecia, Italia, Irlanda, Portugal,..) al 6%, 8%, 10%, 15%, 25%… Obteniendo unos beneficios de miles de millones de euros en intereses gracias al dinero de esos mismos países y sus ciudadanos. Grandes empresarios, grandes emprendedores en el negocio de la usura y la extorsión.
  3. Curiosamente, esos gobiernos tienen que pedir prestado porque han tenido que salvar a esos mismos bancos y sus ingresos han caído en picado porque los mercados financieros – compuestos por estos bancos, grandes fortunas y empresas – no pagan impuestos vía fraude fiscal y paraísos fiscales.      Imagen 
  4. Como los intereses y el fraude fiscal – entre 16 y 26 billones de euros se encuentran en paraísos fiscales – no son suficientes a su extrema codicia piden a los países que expolien y confisquen los bienes a sus ciudadanos: impuestos, fraude, despidos, precariedad, privatizaciones – sanidad, educación y empresas estratégicas –.
  5. Con estas políticas lo que es de todos pasa a manos de unos pocos a precio de coste. Los que no pagan impuestos se han quedado con todo el patrimonio nacional. Se produce una enorme concentración de riqueza y poder aumentando vertiginosamente la desigualdad. Los servicios y empresas públicas, que antes eran derechos y reportaban enormes beneficios a los ciudadanos; multiplican sus costes, se repagan y reportan beneficios extraordinarios a unos pocos.
  6. A los ciudadanos los bancos les prestan al 4%, 8%, 12%, 23%…  Sangrándoles a intereses, cobrándoles miles de millones en comisiones por unos servicios que son virtuales. Se consigue que sean esclavos de la banca toda su vida. Endeudados hasta la muerte. La privatización – el acaparamiento – de todos los bienes y servicios públicos – que se encarecen para beneficiar a una minoría – y la pérdida de poder adquisitivo hace que las personas estén atadas a préstamos durante toda su vida: vivienda, educación, sanidad, etc.             Imagen
  7. A los pequeños y medianos empresarios se les obliga a financiarse mediante tarjeta de crédito a un 29% de interés. Y, mientras, las pequeñas y medianas empresas, que son las que crean más del 90% del empleo, cierran – lo han hecho más de 500.000 mil en 4 años – se conceden créditos millonarios para la especulación en bolsa o para la fusión de grandes empresas.
  8. La asimetría de poder es fácil de observar: cuando el 95% de la deuda empresarial pertenece a las grandes empresas, no son estas las que cierran; sino, la pequeña empresa que crea empleo. A los grandes empresarios y banqueros se les conceden créditos y refinanciaciones para colmar sus ambiciones; a los emprendedores y pequeños empresario, no.      Imagen
  9. Además, los bancos te pueden quitar la casa, te expropian y, como les parece poco castigo, te pueden perseguir por la deuda de algo que no tienes, y nunca fue tuyo, hasta la tumba.
  10.  A los bancos que son insolventes se les ‘sanea’. Traducción: se les regala dinero público, para que, sigan con el lucrativo negocio de expoliar a los pueblos. Ese dinero utilizado para salvar los negocios privados será abonado por los ciudadanos mediante todo tipo de impuestos y tasas.   Imagen

Los ejemplos a los que estamos asistiendo dentro de la UE son despiadados:

Portugal pagará 34.000 millones en intereses por aceptar un rescate de 78.000 millones de euros. En total, tendrá que devolver 112.400 millones de euros. Si esto no es usura, pues, se le parece mucho. Más que una ayuda parece una soga para ahorcarse. Esta ayuda ha venido acompañada de los consecuentes recortes – para que la economía ‘vuelva a crecer’ – que han elevado la mortalidad en un 20% y han hundido la economía del país.

Imagen

El caso de España es igualmente brutal. Al Estado se le ha obligado a recortar en gastos sociales – educación, sanidad, pensiones, discapacitados… –  para reducir el déficit. En cambio, se le ha invitado a pedir un enorme préstamo de 100.000 millones de euros para salvar al sistema financiero. Evidentemente, el interés del núcleo duro de la Eurozona es poner a buen resguardo las ruinosas inversiones que sus bancos realizaron, sobre todo, en el sector inmobiliario español – igual que lo hicieron en el estadounidense – y que les tienen empantanados por más de 150.000 millones. Los mismos asesores económicos – es el caso de Peter Böfinger –  del gobierno alemán atestiguan esta afirmación abiertamente: “esta ayuda no es a estos países, sino a nuestros propios bancos, que tienen gran cantidad de la deuda privada en aquellos países”.

Imagen

Los intereses que el Estado español debe pagar por la deuda ascienden ya a más de 30.000 millones de euros al año – que se unirán a los intereses del nuevo rescate para salvar a los bancos –. Para que, nos hagamos una idea de los recursos que merma al Estado esta partida debemos ponerlo en relación con otros gastos. Esta cifra ya supera el gasto en desempleo, 30.474 millones de euros; pero, si lo comparamos con el gasto en Sanidad es más aberrante, pues el Estado invierte en ésta 6 veces menos, 4.255 millones; o en Educación, donde se destina 10 veces menos, 2.843 millones. Por lo visto, es más que evidente – muchos no nos enteramos todavía – que no nos podemos permitir una sanidad y una educación dignas y, en cambio, si podemos dedicar ingentes cantidades de dinero público a salvar inversiones privadas especulativas.

Imagen

Para finalizar, aun más cruel es el caso de Grecia, que es obligada a pagar por su deuda un 1.006% al año, un 25% de interés mensual. La farsa consiste en acusar desde el núcleo duro del euro a los responsables griegos de corruptos e incompetentes; mientras, este núcleo duro vende a este país armas – algunas inservibles – que carga sobre las espaldas de los ciudadanos griegos. Sin entrar en la corrupción, desgraciadamente cierta, de la clase política griega, nada mejor se puede esperar de unos gobiernos que nombran como presidente del BCE al presidente del banco de inversión que falseó las cuentas griegas. Este insigne banco – y otros – conocidos por ser los principales responsables de la especulación y el fraude piramidal que ha hundido el sistema financiero, se encuentran muy bien representados en las instituciones políticas y los gobiernos de los países europeos. Así, se expolia a los pueblos.

Read Full Post »

Older Posts »