Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Desigualdad’ Category

Imagen

La bebida no era la única muestra de desmoralización. El infanticidio, la prostitución, el suicidio y el desequilibrio mental han sido relacionados con aquel cataclismo económico y social…, incapacidad… para contener los terremotos sociales que estaban destrozando las vidas de los hombres… La alternativa de la evasión o la derrota era la rebelión… La rebelión no sólo fue posible, sino casi obligada… Ningún observador razonable negaba que la condición de los trabajadores pobres, entre 1815 y 1848 era espantosa.

Eric Hobsbawm, La era de la revolución.

 

 Al igual que en los distritos fabriles ingleses, en los distritos rurales se extiende día a día el consumo del opio entre los obreros y obreras adultos.El principal objetivo de algunos mayoristas emprendedores es… promover la venta de opiáceos. Los farmacéuticos los consideran como el artículo más solicitado.Los lactantes a los que se suministraban opiáceos, “se contraían, convirtiéndose en canijos viejecitos, o quedaban arrugados como monitos”. Véase cómo la India y China se vengan de Inglaterra.

 Karl Marx, El Capital, 1867.

 

El comienzo del capitalismo liberal fue una época brutal de colapso social sin precedentes. Las sociedades dirigidas por “gobiernos representativos” de las oligarquías sociales y económicas ejercieron sobre las personas un “poder totalitario” nunca visto hasta entonces. El poder del estado liberal sobre la vida y la muerte de las personas no había tenido parangón en épocas ni culturas supuestamente oscuras y atrasadas. Fue un proceso de ingeniería social llevado a cabo desde los mecanismos del nuevo poder estatal que conllevo unos enormes costes humanos.

No se caracterizó esta época por el progreso social sino por la depauperación creciente de la mayoría. Los campesinos fueron expoliados, los ajusticiamientos por nimiedades contra la “propiedad” crecieron exponencialmente, el trabajo–esclavitud infantil (incluso, desde los 3 años de edad) se hizo la norma, los niños tenían que ser útiles y tratados ahora como maquina–mercancía trabajaban en jornadas laborales extenuantes, incluso, hasta la muerte. En muchos de los casos en condiciones de hambre y desnutrición crónicas:

 

El alimento indigesto de los obreros es enteramente impropio para la sustentación de los niños; y, sin embargo, el trabajador no tiene ni el tiempo ni los medios de dar a sus hijos un sustento más adecuado. A ello hay que añadir la costumbre todavía muy extendida que consiste en dar a los niños aguardiente, y hasta opio…. Los niños que en el momento preciso en que les es más necesaria la alimentación pueden matar el hambre solamente a medias (y sabe Dios cuántos de ellos hay en cada crisis, e incluso durante los períodos económicos más florecientes), llegarán a ser fatalmente en gran proporción, niños débiles, escrofulosos y raquíticas.

Friedrich Engels, La situación de la clase obrera en Inglaterra, 1845.

 

Las torturas, los castigos, la reclusión forzosa y el trabajo coercitivo tomaron nuevas y enormes dimensiones, la jornada laboral creció bajo una disciplina asfixiante. Se alzó una barrera racial infranqueable, hubo deportaciones masivas; aculturación y apatía; miseria y desarrollo incontrolado; se procedió a la criminalización, deshumanización y persecución de las capas más humildes de la población.

Esto se hizo única y exclusivamente para colmar la extrema codicia de unas personas privadas. No había ningún plan premeditado para llegar a la situación de bienestar actual alcanzada por, únicamente, un 20% de la población mundial. Fue una sociedad y un sistema construido fundamental e indispensablemente sobre un inmenso sistema esclavista. Únicamente, la organización, la rebelión y las revoluciones de los trabajadores fueron capaces de posibilitar el avance social. Asimismo, el miedo de las poderosas clases dirigentes a que las consecuencias del colapso social se volviera contra ellos hizo posibles los progresos sociales. Y es eso lo que nos cuenta Eric Hobsbawm en la época de las revoluciones:

 

Había muchos más que, enfrentados con una catástrofe social que no entendían, empobrecidos, explotados, hacinados en suburbios en donde se mezclaban el frío y la inmundicia,… se hundían en la desmoralización. Privados de las tradicionales instituciones y guías de conducta, muchos caían en el abismo de la existencia precaria. Las familias empeñaban las mantas cada semana hasta el día de paga. El alcohol era «la salida más rápida de Manchester» (o Lille o Borinage). El alcoholismo en masa – compañero casi invariable de una industrialización y urbanización bruscas e incontroladas – expandía «una pestilencia de fuertes licores» por toda Europa.

Las ciudades y zonas industriales crecían rápidamente, sin plan ni supervisión, y los más elementales servicios de la vida de la ciudad no conseguían ponerse a su paso. Faltaban casi por completo los de limpieza en la vía pública, abastecimiento de agua, sanidad y vivienda para la clase trabajadora. La consecuencia más patente de este abandono urbano fue la reaparición de grandes epidemias de enfermedades contagiosas…, como el cólera, que reconquistó a Europa desde 1831 y barrió el continente de Marsella a San Petersburgo en 1832 y otra vez más tarde… Al tifus en Glasgow «no se le dio consideración de epidemia grave hasta 1818». Luego aumentó. En la ciudad hubo dos grandes epidemias (tifus y cólera) en la década de 1830 y 1840, tres (tifus, cólera y paludismo) en la siguiente, dos en la década de 1850,… Los terribles efectos de ese descuido fueron tremendos, pero las clases media y alta no los sintieron.

El desarrollo urbano en nuestro período fue un gigantesco proceso de segregación de clases, que empujaba a los nuevos trabajadores pobres a grandes concentraciones de miseria alejadas de los centros del gobierno y los negocios, y de las nuevas zonas residenciales de la burguesía… ¿Y qué instituciones sociales salvo la taberna y si acaso la capilla se crearon en aquellas nuevas aglomeraciones obreras, salvo las de iniciativa de los mismos trabajadores? Sólo a partir de 1848, cuando las nuevas epidemias desbordando los suburbios empezaron a matar también a los ricos, y las desesperadas masas que vivían en ellos asustaron a los poderosos, se emprendió a una sistemática reconstrucción y mejora urbana.

 

Eric Hobsbawm La era de la revolución, 1789-1848”.

Read Full Post »

La empresa moderna era y es ciega. Sabemos que efectivamente produjo la revolución industrial, pero este no era el objetivo de los empresarios. Tales hombres, codiciosos y ansiosos de acumular la máxima ganancia no son raros – de todos modos no lo fueron en Europa desde las Cruzadas en adelante – ni su comportamiento es muy recóndito. La empresa privada estimulará el desarrollo económico y la revolución industrial si, y solo si, los beneficios a obtenerse de ese modo son mayores a los que se logren por otros medios. Si no lo son, no lo hará”.

Eric HobsbawmEn torno a los orígenes de la revolución industrial.

 Imagen

Echando la vista atrás al comienzo de la crisis, no podemos por más que pensar que la gestión de ésta está siendo buena. Incluso, podríamos decir excelente. El objetivo del sistema económico actual es el beneficio y las ganancias, la acumulación capitalista y el enriquecimiento. La competitividad, la codicia y el dinero son los becerros de oro que dan sentido al sistema capitalista que nos domina. Por tanto, cuando observamos que el número de millonarios crece un 13% durante el último año, el beneficio de la gran banca un 79% hasta septiembre, la bolsa española sube más de un 16% durante este año y, además, más de 6 millones de personas deben pelear por empleos cada vez más precarios y con peores salarios, no podemos por más que congratularnos. Solo podemos llegar a una conclusión: la gestión de la crisis está siendo excelente. Y todavía podemos obtener éxitos aun más grandiosos porque el número de millonarios amenaza con crecer un 110% más hasta 2017.

Imagen

El fin del sistema capitalista es el beneficio, el enriquecimiento. Ni la libertad, ni la democracia, ni el progreso social. Si éste no se consigue mediante la innovación tecnológica o productiva, debe conseguirse por otros medios. Los medios son coyunturales, lo importante es el fin. Y el fin es obtener la máxima ganancia. Nunca ha importado que se haga a costa de la explotación de otros seres humanos sino que ha sido y es imprescindible. Por tanto, si el sistema no alcanza sus objetivos por unos medios utilizará otros, se adaptará en la búsqueda de sus fines. El capitalismo no es un sistema inmóvil, es un sistema en constante evolución, sus métodos y formas pueden variar, pero el objetivo que guía a éstos es siempre el mismo. Entonces, una vez que conocemos su esencia no puede sorprendernos que vuelva repetidamente a usar la explotación y la desposesión de las personas para reproducirse.

Imagen

Si hoy en día la ganancia capitalista se ha recuperado en España – y en el mundo – ha sido a costa de evolucionar hacia una mayor explotación de las personas y una constante expulsión del personal sobrante. Sumados a los millones de parados que nunca volverán al mercado laboral están los 3 millones de españoles que se encuentran en situación de “pobreza severa”, el doble que al principio de la crisis. Pero la pobreza no es una situación novedosa de la crisis, es estable y estructural, aunque agudizada por ésta, la pobreza infantil se eleva a casi al 27%, sólo 3 puntos más que al comienzo de la misma. Y es que es una situación lógica porque para que una minoría pueda tener mucho, poseer todo, otros no pueden acceder a nada. Esta es la naturaleza de las “reformas estructurales” que están aplicándose en España, ahora, si cabe con más saña que nunca. Guardando las formas democráticas del bien común se dice que son necesarias para crecer, acabar con la crisis y el desempleo. En realidad su función es concentrar aún más la riqueza y la propiedad, aumentar las rentas y salvar fortunas en peligro.

Imagen

Es la oligarquía dominante mundial, depredadora y extractiva, quien mediante sus diversos instrumentos e instituciones, el FMI o la Unión Europea, siempre bajo la tutela de Washington, trasvasa enormes cantidades de riqueza y recursos a sus carteras. Los métodos son numerosos y se adaptan a las diferentes situaciones y características de cada país. En España, por ejemplo, la usura bancaria mediante los intereses de una deuda – pública* y privada – desproporcionada y unas comisiones bancarias que han crecido un 186%** entre 2007 y 2012; la rebaja salarial de los trabajadores desde la última reforma laboral que supera el 10%, pero es simplemente continuar una tendencia, porque entre 1994 y 2011, los salarios ya habían caído también otro 10%; unido al aumento de la jornada laboral; los rescates a la banca mediante ayudas directas, avales, estafa a los preferentistas, el ‘banco malo’; el rescate a las concesionarias de autopistas; el rescate encubierto a las eléctricas mediante subidas de la luz que superan el 70% en los últimos 7 años, a pesar de tener sobrecapacidad eléctrica; las privatizaciones de los bienes y servicios públicos de ayuntamientos y Comunidades Autónomas; etc.

Imagen

Para esta oligarquía, las empresas, los trabajadores, los seres humanos, el gobierno, los partidos políticos, las instituciones son instrumentos utilizados según la coyuntura histórica, social y económica y están supeditados a alcanzar sus objetivos de máximo beneficio y acumulación. Para la gran burguesía y la aristocracia hace ya casi dos siglos unidas indisolublemente y siempre tendentes a unas relaciones endogámicas, la democracia de masas – la única y verdadera democracia – es algo nunca deseado, siempre despreciada. Todavía, la democracia parlamentaria burguesa era un mal menor en cuanto a que sólo una mínima parte de la población podía participar en ella. Pero, el radicalismo democrático era dar cabida en su mundo – dominado por el darwinismo social, el racismo y la eugenesia científica – a esa “multitud detestable” que tanto habían despreciado siempre. Y cuya única función vital dada su objetiva inferioridad era ser explotada.

Imagen

Entonces las palabras dichas por Vladimir Ilich ‘Lenin’ hace ya más de cien años vuelven a tomar una vigencia sorprendente: “Las crisis demuestran que los obreros no se pueden limitar a luchar por obtener de los capitalistas concesiones parciales, ya que, cuando se produzca el crac, éstos no sólo arrebatarán a los trabajadores los derechos conquistados sino que los harán todavía más precarios. Y así continuará sucediendo inevitablemente”. Y es así como nuevamente se repite en la historia que las crisis sí son una oportunidad para aumentar la explotación y la desposesión de la mayoría por una minoría cuya codicia no tiene freno, ni límites. Una minoría que pasará por encima de cualquiera y avasallará a todos los que se le opongan.

Imagen

La democracia no es un derecho natural, nunca fue otorgada, fue conquistada, siempre fue una lucha, los derechos individuales y sociales nunca fueron concedidos por convencimiento de la igualdad de todas las personas. Cuando en una sociedad se acepta que se puede explotar a las personas, es decir, trabajar 12 horas por menos de 500 euros o hacer millones de horas extras gratis, la democracia no existe, mucho menos el respeto a los Derechos Humanos, la libertad o la igualdad. Cuando a una persona se le quitan sus medios de subsistencia y se hace dependiente de otros, nunca puede haber libertad. Lo que hay es miedo, necesidad y hambre. Ese es el proyecto de la Unión Europea de las corporaciones: la jornada laboral de 65 horas, el trabajador pobre, la generalización de la pobreza. Este es el actual sistema globalizado que tanto ha colaborado a construir. Una involución social para Europa, los países desarrollados, una vuelta al capitalismo que colapsó en 1929, pero una constante realidad para los países subdesarrollados, siempre dominados por la explotación colonial de las potencias capitalistas.

DegradaciónMoral

Hacia 1500 comenzó el proceso de transición al capitalismo industrial, marcado por un nivel de explotación de los seres humanos que no había tenido parangón en la historia. Sus víctimas no tienen cabida en la Historia. Hubo que esperar hasta el S.XX para que en la mayoría de los países industrializados se alcanzaran un mínimo de derechos democráticos, que, sin embargo, conllevaban la expulsión de determinados grupos humanos. En Suiza, las mujeres no pudieron votar hasta 1971; los negros, los chinos, otras minorías étnicas y sociales o los pueblos autóctonos, los “no blancos”, nunca estuvieron considerados como sujetos dignos de tales derechos democráticos hasta la segunda mitad del S.XX. Como nos dice Eric Hobsbawm, la cuna de la democracia liberal, el Reino Unido de la segunda mitad del S.XIX “era sin duda menos restrictivo que, por ejemplo, Bélgica, […], pero ni era democrático ni lo intentaba ser”. El voto censitario determinado por la posición de poder y la fortuna personal era la norma. Identificar capitalismo y democracia es ilusorio. El capitalismo no es democrático, nunca lo ha sido, nunca lo será, porque su razón de ser no es esa. Lo que está marcado por el afán de dominación y explotación en pos del máximo beneficio nunca podrá salvaguardar una verdadera democracia.

Los bancos han ganado con los intereses de la deuda pública 17.300 millones.

** Según un estudio realizado por ADICAE, las comisiones bancarias han crecido un 265,57% entre 2004 y 2012.

 

Read Full Post »

Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen… ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor

Salvador Allende, alocución radiofónica de 11 de septiembre de 1973, horas antes de su asesinato.

No se puede negar que el Fascismo y movimientos similares destinados a la creación de dictaduras están llenos de las mejores intenciones y que su intervención ha, por el momento, salvado la civilización Europea. El mérito que el Fascismo ha de ese modo ganado por sí mismo vivirá eternamente en la historia”.

Ludwig Von Mises.

Mi preferencia personal se inclina a una dictadura liberal y no a un gobierno democrático donde todo liberalismo esté ausente.

Fiedrich Von Hayek, declaraciones al diario El Mercurio, 12 de abril de 1981.

Imagen

En Chile desde el año 2011 los movimientos sociales han vuelto a tomar las calles ante el desprestigio que sufre el actual sistema político. El sistema chileno adolece de una enorme falta de representatividad. Sus políticos no toman en consideración las necesidades de grandes capas de la población que se sienten abandonadas y han perdido la confianza en sus representantes legales. Esto puede observarse fácilmente en la participación en las elecciones democráticas que no alcanza a más del 40% del electorado.

El caso chileno no es muy diferente a lo que se está viviendo en España durante los últimos años o en otros países caracterizados por sus regímenes de democracias constitucionales. La población no se siente representada, se siente ignorada y sus actuales representantes políticos han caído en un absoluto descrédito que se refleja tanto en encuestas como en votaciones. El sistema está tan desprestigiado que muchos no votan o lo hacen con absoluto cinismo o desesperanza. Las tasas de abstención en democracias totalmente asentadas y, supuestamente, ejemplares sólo pueden provocar asombro y preocupación. Pero es lógico ante una población que ve como la corrupción y la connivencia entre los poderes representativos y económicos está carcomiendo los cimientos del estado Social.

Imagen

Entre muchos chilenos que han protagonizado las recientes protestas se encuentra la certeza de la falta de legitimidad del sistema constitucional. Es una democracia otorgada por una dictadura militar. Su Constitución data de 1980, los redactores fueron elegidos por el gobierno militar, el plebiscito que lo aprobó está sembrado de dudas ciertas acerca de su limpieza y las reformas que ha sufrido no han tocado la esencia de una Constitución donde la protección de los monopolios privados y las oligarquías es absoluta.

A Chile como a España y otros países que han protagonizado las reformas neoliberales de las últimas cuatro décadas les ocurre que se encuentran bajo un sistema de gobierno bancario – corporativo por ponerle un nombre que no tiene la pretensión de ser científico, pero que se acerca totalmente a la realidad. La connivencia entre el Estado y las empresas privadas es total. Los lobbies o grupos de presión empresarial como ocurre en Europa o EEUU tienen una responsabilidad directa en las políticas que toman los gobiernos del país.

Entre las principales quejas de los chilenos se encuentran las tasas y precios usureros que sufren a manos de los monopolios que controlan el agua, la banca, la electricidad, la alimentación y otros servicios básicos. Los abusos a los ciudadanos no son corregidos y éstos sienten una enorme desprotección. Pero, es obvio, que esta enorme concentración de la propiedad y el control que ejercen los poderes económicos sobre el regulador faciliten los abusos que cometen estas corporaciones. Las mismas son las que se apropian de la mayor parte del crecimiento económico que ha vivido Chile en estos últimos años donde el 85% de la facturación de ventas pertenece únicamente al 1% de las empresas o que el 95% de las exportaciones lo realicen igualmente el 1% de las empresas.

Imagen

Por tanto, a pesar del crecimiento económico – éste se ha cuadruplicado en los últimos veintitrés años – el país se encuentra sumido en enormes problemas sociales. Problemas, totalmente, silenciados y olvidados tanto por la prensa como por el Parlamento. Cuando puede haber visos de un cambio político la oligarquía y sus medios sacan la bandera del miedo, el peligro de la polarización social y el recuerdo de la dictadura militar. De todas maneras, es muy complicado que pueda darse este cambio social y político porque en la Constitución se ha blindado que cualquier cambio de calado pueda ser vetado por un tercio del Parlamento. Por tanto, prácticamente, con poco más de un 15% del censo electoral chileno. De cualquier modo, los chilenos no pueden distinguir en su actual bipartidismo al que conduce su sistema binominal carente de representatividad entre la izquierda y la derecha.

Las carencias del sistema se pueden mostrar en las tasas de pobreza que sufre Chile, aunque estas tasas dependen siempre de cómo se midan. La pobreza medida según la metodología del gobierno alcanza al 14,4% de la población. Está bastante bien. Pero, el problema se avecina si lo medimos según la metodología estadounidense donde alcanzaría al 35% o la europea que nos daría una cifra cercana al 47% de la población. Por tanto, el gobierno – como buen alumno neoliberal – sólo contabilizaría una pobreza que raya la indigencia.

Chile podría decirse que es el perfecto laboratorio neoliberal. El paraíso soñado por Friedman, Hayek o Mises. Un espejo en el que podemos mirarnos para conocer nuestro futuro. No hay ningún derecho garantizado. Por ejemplo, el sistema de pensiones está privatizado y pertenece a 4 empresas financieras. Es un sistema de capitalización que cobra altísimas comisiones cercanas al 14%. El rendimiento para los trabajadores es bajo, puesto que, al 70% de los trabajadores les quedará una pensión de jubilación de menos de 100.000 pesos mensuales, alrededor de 158 euros. Por tanto, con esa pensión se puede considerar que en la próxima década habrá 5,6 millones de pensionistas pobres. La pensión promedio son 150.000 pesos que poco más da para sobrevivir.

Imagen

Las familias dedican mensualmente el 70% de sus rentas a pagos bancarios. Un sistema financiero oligopólico que, también, está controlado por 4 bancos. Como en muchos otros lugares las familias son esclavas de la deuda. Es lógico. La educación no está garantizada y 500.000 estudiantes tienen una deuda en préstamos para cursar sus estudios de 3.000 millones de dólares en un sistema altamente segregador y elitista. Una educación carísima herencia de una dictadura que redujo el gasto público en educación del 7% del PIB al 3%. Un sistema que como la sanidad y las pensiones son el negocio de unas pocas empresas y que ha visto como varios rectores han acabado en los tribunales por tráfico de influencias y sobornos.

Los abusos a los trabajadores también son habituales. No hay un derecho a la huelga, existen enormes problemas para sindicarse, el código del trabajo es el de la dictadura militar cuando los trabajadores fueron severamente “castigados” y sólo el 10% de los trabajadores tiene derecho a la negociación colectiva. Los bajos salarios fomentan el pluriempleo y la precariedad social en una gran mayoría de la población. El 76% de los trabajadores no superan el equivalente a dos salarios mínimos que no son complementados con transferencias sociales dado que el Estado tiene pocos ingresos y los bienes y servicios públicos, los recursos naturales están en manos privadas.

Imagen

Pero en Chile hay paz. No hay polarización social. Este es legado de la dictadura. La dictadura legó tranquilidad. No importa que haya tal cantidad de pobres ni tal cantidad de población precaria. No importan los problemas de vivienda ni la formación de guetos. Ni una sanidad dual que permite que el sistema privado se lleve casi la mitad de los recursos económicos mientras sólo atiende al 20% de la población. Ni que un tratamiento contra el cáncer cueste 40 millones de pesos, 15 salarios medios anuales. Lógicamente sin ayuda te puedes dar por muerto. Ni que haya una transferencia brutal de riqueza hacia el 1% de la población, ni que las transnacionales – extranjeras –  se lleven los recursos de los chilenos y estén exentas de pagar impuestos. Este es el precio de la paz social. Este es el precio de estar tranquilos.

Imagen

Read Full Post »

“Creemos en la lucha de clases y venceremos” Margaret Thatcher.

“There is no alternative” David Cameron parafraseando a Margaret Thatcher, marzo de 2013.

“La seguridad social plenamente desarrollada puede proporcionar seguridad de ingresos, es un ataque a la miseria. Pero la miseria es uno de los cinco demonios en el camino de reconstrucción y en muchos sentidos el más sencillo de atajar. Los otros son la enfermedad, la ignorancia, la pobreza y la inactividad” William Beveridge, miembro del Partido Liberal, 1942.

Imagen

El informe Beveridge en 1942 supuso una revolución para la sociedad británica. Sólo cuatro años después se aprobaba la Ley de Seguridad Social que proveía a los británicos de prestaciones por desempleo, enfermedad, maternidad o jubilación. Dos años más tarde se creaba el Servicio Nacional de Salud (National Health Service) que se encarga de la atención médica gratuita de todos los británicos con una amplia cartera de servicios sanitarios siendo durante mucho tiempo el principal orgullo del país. Estas dos instituciones cumplían los deseos del informe Beveridge que consideraba “imperativo dar prioridad al gasto en el cuidado de la infancia y protección de la maternidad” y posibilitar “un nivel de vida mínimo por debajo del cual nadie debería permanecer”.

No más de treinta años después se produjo otra revolución, conocida como conservadora o liberal. Más que una revolución – como la bautizaron – fue una involución a los tiempos de la edad de oro capitalista. Ayer, murió su cabeza más visible. Podríamos decir que el neoliberalismo tomó carta de naturaleza con Margaret Thatcher. Ella junto con Ronald Reagan pusieron las bases más solidas de  ese movimiento reaccionario que nos retrotraía a una época que acabó abruptamente con el crac del 29. Aunque este movimiento involucionista ya había comenzado a implementarse en los 70. Richard Nixon podría ser considerado el primer político en poner en práctica sus políticas al renunciar a intervenir en la economía para atajar la inflación en gran medida provocada por el poder de los monopolios.

Detrás de la publicidad neoliberal de esfuerzo individual, afán de superación o trabajo duro se encontraba la realidad: la caída de los beneficios empresariales a favor de la rentas del trabajo que se venía produciendo ininterrumpidamente en la últimas décadas. El techo que habían encontrado los beneficios en la década de los 60, llevó a una lucha encarnizada de los grandes monopolios y las élites económicas para destruir el poder sindical. El objetivo era simple: precarizar las condiciones laborales de los trabajadores manteniéndoles en una situación de indefensión para que la parte del pastel que tocara a los beneficios se hiciera nuevamente mayor.

No es coincidencia que la crisis de los 70 se haya hecho pasar fundamentalmente como un shock petrolífero, que sea principalmente conocida como la crisis del petróleo y se haya hecho recaer la culpa en los países árabes.  Hay un problema: solo un 30% de la inflación podría llegar a explicarse por los precios del petróleo. La renuncia de Nixon a controlar y regular la economía, la confianza ciega en la magia del mercado y la política monetaria no hizo más que permitir que la inflación de precios se mantuviera, auspiciada por los monopolios. En cambio, el petróleo actuó de forma depresiva en los mercados en los que los precios no estaban controlados por ellos. Pero el objetivo de la crisis fue cumplido. Los sindicatos fueron derrotados y la producción deslocalizada o trasladada a países con trabajadores más sumisos.

Estas políticas que dejaron Nixon y sus monetaristas implementadas fueron utilizadas más tarde por Margaret Thatcher sin ninguna cortapisa. Sin ningún complejo. Y sin atenerse al dolor que podrían producir. La verdad eso no importaba. Tampoco eran políticas novedosas. Eran políticas del S.XIX. Podemos dar unas cuantas pinceladas de los principales logros de las políticas neoliberales de la señora Thatcher:

1.   Cuando Thatcher llegó al poder en 1979 la tasa de pobreza alcanzaba el 9% de la población en Reino Unido, cuando se marchó en 1990 ésta se había disparado 15 puntos, encontrándose en el 24% de la población.

2.    Como ha demostrado Richard Wilkinson las políticas de Thatcher hicieron aumentar la mortalidad entre la clase trabajadora. Los homicidios, los suicidios y el alcoholismo se dispararon durante su gobierno.

3.    En 1990 la tasa de pobreza infantil se elevaba al 28%. Su relación con la infancia ya le había granjeado la enemistad de gran parte de la población británica. Margaret Thatcher ya era conocida como “robaleches” porque cuando fue ministra de Educación (1970–1974) quitó el vaso de leche que se daba a los niños de 7 a 11 años en las escuelas.

4.    El hambre que había sido erradicado del Reino Unido volvió a aparecer sobre todo en los niños de las regiones más pobres – Escocia y País de Gales – y más golpeadas por las políticas de Thatcher contra los sindicatos y los trabajadores mineros.

5.    Con ella comenzó el desmantelamiento de la institución más valorada por los británicos: el NHS. Con las reformas, las externalizaciones y privatizaciones a que se vio sometido, el que era el mejor sistema de salud del mundo alcanzó tal grado de ineficiencia que todavía perdura, provocando cada año la muerte de 20.000 británicos.

6.    La educación superior pública también recibió los ataques de Thatcher con recortes y subidas en el precio de las matrículas. Pero ha sido más tarde, con sus sucesores ideológicos, cuando la matrícula puede llegar a costar más de 8.000 libras. El trato dispensado a la educación universitaria le costó ser la única primer ministro graduada en Oxford que no recibió el doctorado honorario de esta universidad.

7.    Margaret Thatcher con sus políticas de privatizaciones, austeridad selectiva, rebajas de impuestos a los más ricos, liberalización financiera, precarización del mercado laboral, recortes sociales, en vivienda, salud o educación puso las bases para que los millonarios de hicieran aun más millonarios. En 1979, el 1% poseía el 6% del ingreso nacional británico, en los años 90 este ingreso se disparó por encima del 10% y en la actualidad se encuentra en el 15% y subiendo. Como podemos observar ni las políticas neoliberales son asépticas ni las crisis afectan a todos por igual.

Imagen

8.    Mientras los más ricos engordaban sus ingresos, el principal objetivo de las políticas thatcherianas se cumplía. Durante su mandato el ingreso de los trabajadores en la renta nacional se reducía del 65% al 53% del PIB. Un éxito revolucionario que duda cabe.

Imagen

9.    Se privatizaron las empresas más importantes del país – British Aerospace and Cable and Wireless, National Freight Corporation and Associated Business Ports, British telecom, British gas, British Airways y el agua – con el pretexto de hacerlas más competitivas y productivas. Las empresas eran totalmente solventes. El patrimonio público se traspasó a las manos de ese 1 o 10% más rico.

10. El Capitalismo popular que pregonaban Thatcher y Reagan simplemente era poner en manos del 10% más rico el 83% de la propiedad de las empresas.

11. Tras el Crac del 29 donde se había alcanzado una desigualdad sin precedentes y un nivel de especulación exacerbado por los Trust – monopolios – se decidió reformar el sistema económico. Se subieron los impuestos y se nacionalizaron muchas empresas clave, en su mayoría monopolios. Con la solución al Crac acabaron los neoliberales. Bajaron el tipo máximo de la renta del 83% al 40% y volvieron a privatizar los monopolios. Eso sí elevaron fuertemente el IVA y el resto de impuestos indirectos que perjudican a los trabajadores.

Imagen

12.  Thatcher nunca contó con más de un tercio del apoyo de los británicos, pero el recurso a un burdo nacionalismo militarista con la instrumentada guerra contra Argentina salvó su gestión y evitó su derrota electoral. Un supuesto nacionalismo al alto precio de dejar un país desigual, con amplias capas empobrecidas y dividido con un norte pobre y abandonado y un sur rico.

13.  Ella ha sido una ejemplar semblanza del nuevo liberalismo que nos ha colonizado al haberse alzado como pensamiento hegemónico: clasista, reaccionaria, autoritaria y extremadamente conservadora. O como ha dicho Obama sin sonrojarse lo más mínimo Ha sido una campeona de la libertad, veamos: a ella se le aplaude la guerra sucia o terrorismo de estado contra el IRA, el enfrentamiento militarizado con los sindicatos, el apego a dictadores fascistas y genocidas como Pinochet, el apoyo al régimen del apartheid sudafricano y su desprecio al catalogado por ella como terrorista Nelson Mandela, o el apoyo al régimen de los Jemeres Rojos en Camboya.

14.  La gestión económica de Thatcher fue mediocre a pesar de disponer de la reservas de petróleo del Mar del Norte. Cogió un país con 1,6 millones de desempleados y llevó el desempleo a prácticamente 3,3 millones y medio. Todavía a finales de 1986 se encontraba por encima del 14%, a pesar de que cuando ella tomó las riendas del gobierno se encontraba por debajo del 6%.

Imagen

15.  Este desastroso desempeño económico es obviado por los neoliberales que se centran en el control de la inflación. Un éxito según ellos. Thatcher se encontró con una inflación que se encontraba en el 18%, eran 8 puntos por debajo de su máximo varios años antes. Su política monetaria provocó – a cambio de reducir la inflación al 8% – una grave recesión. Una larguísima recesión con un desempleo desbocado con cifras no conocidas desde la década de 1930.

16.  Se habla de la inflación como el impuesto silencioso o el impuesto de los pobres”. Viene a ser como la mayor parte de la construcción del pensamiento neoliberal, una falacia. Para los trabajadores la inflación no es per se mala. Si se asegura el poder adquisitivo y el suministro, no es importante. Para las élites económicas y financieras que viven de las rentas es empobrecedora. Las deudas pesan menos y se evaporan con alta inflación, los activos financieros al estar indexados nominalmente pierden valor o el dinero deja de ser una reserva de valor. Para quien vive de su trabajo, lo que realmente es un impuesto cruel, es el desempleo que genera el control monetario de la inflación.

Imagen

17.  Reagan y Thatcher demostraron que el dinero público para sanidad, infraestructuras o educación es intrínsecamente malvado, pero tener un déficit brutal y una deuda disparada a base de un ingente gasto militar es de sentido común. La última innovación. Más o menos como en el S.XVI cuando la gente moría en la miseria y el 70% de la renta nacional se dedicaba a los juegos de guerra de los reyes.

18.  El enfermo de Europa con Thatcher cogió más que una simple gripe. En unos años vio más que doblarse su tasa de desempleo y pobreza. La deuda siguió creciendo y el déficit nunca fue totalmente eliminado. La salida de la crisis a finales de los 80 se debió a una burbuja financiera – sobre todo inmobiliaria – que desembocó en una nueva recesión mundial.

Imagen

19.  Por tanto, la salida de la crisis de los 80 se montó mediante una burbuja que provocó la subida de los precios de la vivienda a niveles nunca vistos, debido a la especulación financiera facilitada por la desregulación de los mercados de capitales, que trajo consigo – no las promesas de propiedad de Thatcher – sino un endeudamiento masivo de las familias británicas que dura hasta hoy. La inflación de los 70 para las familias británicas no fue un problema serio, pero la combinación de baja inflación con deudas inmobiliarias monstruosas a perpetuidad sí es una gran losa.

Imagen

20.  Cuando los neoliberales nos hablan del soplo de aire fresco que supusieron para una economía anquilosada las políticas de Thatcher, Reagan, Friedman y su libre mercado, debemos enfrentarlo a sus verdaderos resultados, a los hechos contrastados. Un hecho incontestable es que la liberalización financiera de estas políticas neoliberales ha provocado 170 crisis y pánicos financieros desde su implantación en los años 70, frente a una sola crisis de la economía parcialmente nacionalizada que salió de la II guerra mundial.

21.  La especulación financiera se ha multiplicado, el crecimiento de los activos financieros no tiene ninguna relación con la economía real. El sector financiero, simplemente, se ha convertido en el casino del 10% más rico. Ha habido un crecimiento exponencial de la inflación de los activos expulsando a muchas personas del acceso a la vivienda. El endeudamiento privado se ha disparado con el objetivo inconfeso de cobrar a la mayoría el silencioso impuesto de la usura de un dinero creado de la nada. La pobreza y la desigualdad han crecido como no se veía desde el Crac del 29. Los monopolios financieros y las corporaciones tienen un poder inmenso. El sistema financiera está efectivamente quebrado.

22.   Además, con las buenas políticas neoliberales el crecimiento se ha reducido prácticamente a la mitad en Europa pasando del 3% per cápita de los años malos y de enfermedad al 1,7% de la época  neoliberal (1980 – 2000). Para otras regiones fue incluso peor: en Iberoamérica se redujo dos tercios pasando del 3,1% al 1,1% con un aumento exponencial de la pobreza. En África, simplemente, ha sido devastador…

En resumen, obviando el colapso final de 2007 que supuso para la economía el orden neoliberal, si nos fijamos en las grandes cifras macroeconómicas, incluso ahí, el desempeño es pobre. Se redujo la inflación a cambio de un alto desempleo y una alta precariedad laboral; el déficit prácticamente ha sido crónico y la deuda se ha disparado hasta unos niveles insostenibles para el sector privado que se han contagiado a un sector público que ha tenido que rescatar a un sistema financiero quebrado.

Margaret Thatcher como todo buen gobernante neoliberal tiene frases que resultan sorprendentes. Todos coinciden en que era una chica humilde que estudió en Oxford. Tuvo un gran golpe de suerte al casarse con un millonario que le facilitó su carrera política y el ascenso en el partido conservador. Para Margaret Thatcher la sociedad no existía, sólo los individuos. Sin entrar a valorar el desvarío de esa frase, si podemos decir por las acciones de Margaret que tenía la seguridad de que existían las clases y a su clase puso en bandeja toda la riqueza y el poder de Reino Unido. Una riqueza y un poder que para su clase nunca será suficiente.

Postdata:

Ha muerto José Luís Sampedro. Un buen hombre. Un intelectual integro. Un humanista que se ha ido sin hacer ruido. Ha dado un ejemplo admirable de lucha y honestidad. Puso por encima de todo al hombre y a la vida en total oposición al dinero. Tristemente se ha ido sin ver derrotado el orden del dinero, la codicia y el poder que Thatcher y los suyos han impuesto. Intentarán amedrentarnos. El miedo, la represión y la mentira son sus armas. Sabemos que tienen el poder pero no debemos rendirnos jamás.

Imagen

Read Full Post »

“Si (mi hijo) fuera tonto, o disminuido físico o psíquico, con perdón para éstos, y no hubiera en donde enchufarlo… pero tiene su carrera y su destino final (presidente de la Diputación)”

“Ya todo el mundo sabe que soy un cacique, pero a mí me siguen votando y a ellos no”

“A mí no me echan unas elecciones. Me voy cuando yo quiero”

José Luís Baltar, ex – presidente de la Diputación de Ourense

Imagen 

A raíz del último escándalo acecido con las diputaciones – la imputación del ex – presidente de la diputación de Ourense, José Luís Baltar – debemos retomar el tema del que ya hablamos en el último artículo de los supuestamente necesarios recortes de gasto público que se están llevando a cabo. Primero, debemos tener claro ante la propaganda que nos bombardea incesantemente, que estos recortes no son necesarios, que son asimétricos y contraproducentes. Son, totalmente, injustos porque se producen solo en un sentido, no atacan los verdaderos problemas del despilfarro, la malversación de fondos públicos, los privilegios de un reducido grupo y están estratégicamente diseñados mediante una política mediática de manipulación y ocultación de la realidad para desviar la atención de las verdaderas causas de la crisis.

Desde que salió a la superficie el movimiento de indignación y desafección con el sistema – conocido como el 15-M – que se encontraba latente en gran parte de la sociedad, ya no es que no hayamos tenido ningún indicio ni el menor atisbo de una mayor democracia directa y participativa o, una modesta regeneración democrática, sino que la imperfecta democracia representativa actual – dado el total desprestigio de sus partidos políticos – está siendo cada día más mutilada con el objetivo de apartar del espacio público a los ciudadanos y privatizar la participación política. Caso de Cospedal en su señorío manchego, que pretende – tras un gesto teatral – que solo se dediquen a la política las “personas de bien y con posibles” como en épocas pasadas de infausto recuerdo. Un nuevo golpe a unos ciudadanos que ya están sobradamente expulsados de la política ante el desencanto que les producen las actuaciones de sus representantes electos.

Imagen

Aprovechando el descrédito del actual sistema democrático y adelantándose a potenciales descalabros electorales sus actuales dirigentes – utilizando un hipócrita populismo e ilimitadas argucias – están cercenando los mecanismos de representación popular mediante una burda propaganda, que tergiversa los hechos, que pretende afianzar aun más un régimen caciquil de democracia censitaria. Las demagógicas medidas impulsadas por el PP pretenden apropiarse del actual clima de indignación – como si ellos no fueran responsables del descrédito de las instituciones – en provecho propio para ocultar las verdaderas intenciones de unas reformas que desvirtúan y coartan la representación popular en favor de la perpetuación en el poder de la actual oligarquía.

Imagen

Los cambios acaecidos – una huida hacia adelante para tapar las grietas del sistema – comenzaron hace año y medio cuando los dos grandes partidos, PP y PSOE, impulsaron cambios en la Ley Electoral que, prácticamente, imposibilitaban la concurrencia electoral de los pequeños partidos. La continuación fue la negativa a la reforma de la Ley Electoral para que ésta fuera más representativa y proporcional. No sólo eso, sino que han conseguido que sea aún más complicado conseguir representación electoral. Lo siguiente fue el ataque a la función pública y los servicios públicos que han sido condenados como responsables de la crisis y criminalizados. Lo último la  reforma de los entes locales que reducen en un 31% el número de concejales electos y reducen el número de ayuntamientos. Todas ellas son medidas que consolidan el bipartidismo, la desigualdad social y territorial y, dificulta cualquier tipo de regeneración moral y democrática de un sistema que, actualmente, está corroído por la corrupción y el mayor descaro.

Imagen

Las preguntas son claras ¿por qué atacar a los ayuntamientos? ¿Por qué a los funcionarios? ¿Por qué arrasar los servicios públicos? ¿Por qué no, puestos a acabar con las duplicidades, suprimimos las diputaciones provinciales que cuestan 22.000 millones? Las respuestas son, igualmente, evidentes, pero se niegan a los ciudadanos. Los objetivos son ocultados: la expulsión de los ciudadanos de la vida pública; que no puedan ejercer ningún tipo de control de los cargos elegidos por una minoría; y, la privatización del patrimonio público a manos de la misma reducida oligarquía que controla los resortes del poder. Además, el impulso de órganos no elegibles como las diputaciones facilita que se pueda hacer un uso discrecional de los prepuestos públicos, la colocación a dedo de todo tipo de personas, sin ningún tipo de prueba como la que es obligatoria para muchos empleados públicos que están siendo despedidos. Uno de los ejemplos más claros del tipo de reformas que se están impulsando es José Luís Baltar, imputado por un delito de prevaricación continuada en la contratación que convirtió la diputación en la segunda empresa con más empleados de Ourense y dejó a su hijo como heredero de la misma.

Imagen

Con estas reformas en la Administración se pretenden ahorrar 6.315 millones. De ellos 3.500 millones en los entes locales. Pero, en realidad lo que se hace es afianzar los mecanismos y las conductas que posibilitan la malversación de fondos públicos. Ni cambian las personas ni sus formas de actuar. Es un gesto de cara a la galería con perversas intenciones. La corrupción urbanística en los ayuntamientos fue fomentada por la Ley del Suelo de José María Aznar y sus gobiernos, en total, connivencia con el PSOE. Fue impulsada desde el gobierno central y nunca se pusieron límites. Todo lo contrario porque favorecía los pelotazos urbanísticos de grandes terratenientes, poderes financieros y empresariales y, poseedores de suelo. Ejemplos tenemos muchos. Uno de los muchos fue colocar la estación del AVE de Guadalajara a una decena de kilómetros de esta ciudad para favorecer a la familia de Esperanza Aguirre. Ella y su familia han dado diversos pelotazos urbanísticos por la geografía nacional por valor de decenas de millones de euros. 

Nadie se para a pensar en las consecuencias de este aparente futuro ahorro. Ese ahorro no calcula los variados costes sociales de dejar abandonados y sin servicios a los habitantes de esos municipios. El empobrecimiento de los trabajadores públicos que acentúa más la depresión. El desmantelamiento de los servicios públicos que supondrán una enorme merma en la calidad de vida de los españoles. Además, de una sustancial subida de precios que empobrecerá aun más a los trabajadores y una brutal perdida de riqueza y patrimonio común. No se paran a pensar que el 70% de los concejales no cobran y que los desmanes serían muy fácilmente atajados con un control más estricto ¡Pero, si la mayoría son de sus propios partidos! ¡Son sus compañeros! ¡Pero, es que, quien está haciendo todas estas “reformas”, es quien ha permitido e impulsado todas esas tropelías! y, como hemos dicho, no desde los entes locales sino desde el gobierno central y el sistema financiero. Los ambiciosos sin escrúpulos que se han corrompido acabarán colocados de asesores, conductores, secretarios, “emprendedores” o algún otro cargo.

Imagen

Debemos tomar perspectiva y analizar los datos en conjunto, no dejándonos llevar por ejemplos aislados que fomentan una visión sensacionalista e interesada de la realidad. En España, existen unos 8.116 ayuntamientos que acercan la administración y los servicios públicos a los ciudadanos. Estos ayuntamientos solo son responsables del 3,5% de la deuda pública española. Solo uno de ellos – Madrid – es responsable del 22,5% del total de esta deuda gracias a los sueños megalómanos – con una alta dosis de corrupción constructora – del actual ministro de justicia Alberto Ruíz Gallardón. El segundo responsable, a una gran distancia, es el de Barcelona con el 3,9% de la deuda total. Solo 10 ayuntamientos aglutinan el 40% de la deuda. Dados estos datos objetivos arrasamos con el resto de los ayuntamientos. Pero, es que, ahora, Madrid con una deuda que dobla – más de 6.300 millones sin sumar los intereses a perpetuidad – el supuesto ahorro que se pretende realizar en la reforma de los entes locales, quiere gastarse otros 1.670 millones – que luego, evidentemente, se multiplicaran vía dádivas –  en los JJ.OO de 2020.

El ahorro no está en la supresión de los ayuntamientos – y menos entrando a golpe de motosierra – sino en mejorar la gestión y acabar con la corrupción. Suprimiendo ayuntamientos no se atajan los problemas porque se seguirá manejando el patrimonio común como si fuera el cortijo de unos cuantos terratenientes, banqueros, caciques, empresarios, advenedizos, nobles, religiosos, etc. que se encuentran en total connivencia. Lo fundamental es que ningún político tenga más privilegios que un ciudadano cualquiera, es decir, ninguno; que sea obligatorio que tengan que usar todos los servicios públicos que deben gestionar de forma honrada, honesta, eficiente y eficaz. Necesitamos servidores públicos, no como hasta ahora, empleados al servicio de la élite económica a la que pertenecen o aspiran a pertenecer, del medro, que están permanente prevaricando contra el interés general. Sabemos que todo esto es, ahora mismo, una utopía, pero es una de las utopías por las que debemos luchar y para eso nos tenemos que implicar en los asuntos que nos conciernen a todos.

Imagen

Las actuales reformas son el golpe definitivo a la democracia española. Ante la desafección ciudadana y el desprestigio de unos partidos mayoritarios en caída libre, el gobierno del PP quiere reducir concejales y diputados autonómicos electos por los ciudadanos y dar un poder mayor a las Diputaciones provinciales. En donde no existe ningún tipo de control, siendo dirigidas de forma arbitraria y discrecional. Un lugar donde se pueden “enchufar” a todos los familiares, compañeros, amigos, etc., y pagar todo tipo de favores a cambio de lealtades y monedas. Con las actuales reformas se recortan los servicios públicos – se han hecho recortes de miles de millones en sanidad, educación, ciencia y tecnología, pensiones, salarios, etc. – y se acrecientan los focos de corrupción antidemocrática, al mismo tiempo, que gastamos miles de millones en rescatar a un sistema financiero que pertenece y está al servicio de la actual oligarquía dirigente. Se recorta en democracia y control popular: concejales y diputados regionales. Y, se perpetúa una institución semifeudal de control social y corruptelas caciquiles como son las diputaciones provinciales.

Imagen

Como hemos dicho, anteriormente, uno de los principales exponentes de la política populista y demagógica que pretende socavar el control de los ciudadanos y la participación política – una vez, retirada de la primera línea de juego Esperanza Aguirre – es María Dolores de Cospedal que, en lugar de comenzar los recortes por ella misma renunciando a tres de los cuatro sueldos públicos que percibe – ya de por si suculentos – ha preferido despedir a 10.000 empleados, convertir el parlamento manchego en una S.A sólo accesible a la élite económica – esa misma liderada por su marido que va de consejo en consejo a la que pretenden regalar la sanidad pública – y subir el sueldo a sus asesores, por supuesto, nombrados a dedo. Es el fácil e hipócrita recurso al chivo expiatorio, mientras, los gastos discrecionales, la opacidad y los favores a los incondicionales no paran de crecer.

Imagen

Pues este es el Estado que quiere el gobierno. Un Estado oligárquico sin caretas. Ya no se guardan ni las mínimas formas. Un Estado donde los órganos no electos tengan preponderancia. Unos lugares – las diputaciones – donde sus presidentes puedan dirigir conforme a sus deseos y caprichos más provechosos. Todos estos señores son algunos de los muchos que se encontraban en los consejos de las cajas dando créditos a voluntad. Ninguno ha entrado en la cárcel, pocos han dimitido, todos siguen teniendo un alto nivel de vida.  No quieren que muchos trabajadores tengan un salario ni mucho menos que éste sea digno. Pero, ellos pueden tener 12 o 13 cargos con sus respectivos sueldos. Estos son algunos ejemplos, no son los únicos, pero, sí son los más desvergonzados, por ahora:

Imagen

  1. Isabel Carrasco, presidenta de la diputación de León, 12 cargos con sus dietas y salarios. No hace mucho dijo, en apoyo a los recortes de Marinos Rajoy: “No puede ser que sea gratis todito”.
  2. Agustín González, presidente de la diputación de Ávila, un trabajador afanoso con 13 cargos generosamente remunerados. Aprobó las cuentas de Bankia, pero, según dijo,  no tenía conocimientos financieros porque era “maestro de primaria” y veía la situación de la entidad con “absoluta normalidad”.
  3. Atilano Soto, ex presidente de la diputación de Segovia, que compatibilizó con su actual cargo de presidente de Caja Segovia. Según dice aprobó las cuentas de Bankia “en un ejercicio de generosidad”.
  4. El inefable Carlos Fabra, envuelto en toda clase de casos de corrupción y que ha heredado la diputación de Castellón como hicieron, anteriormente, 5 antepasados suyos. También, padre de la innombrable diputada que gritó en el congreso – refiriéndose a esos “parásitos sociales” que son los parados – ¡Qué se jodan! Por cierto, no ha dimitido y, posiblemente, espera heredar el cargo de su padre.
  5. José Joaquín Ripoll, ex presidente de la diputación de Alicante, que tuvo que dimitir por estar envuelto en un caso de corrupción, mientras, las familias populares divididas entre Campistas y Zaplanistas se disputaban a navajazos este señorío feudal.

Imagen

Este es el más crudo regreso de la España caciquil. En cierto modo nunca se fue. En España, al Antiguo Régimen nunca fue derrotado. Los liberales perdieron en el S.XIX. Los que quedaron aceptaron un régimen corrupto de turno de partidos. En la Guerra Civil, el republicanismo y el liberalismo fueron arrasados junto con los masones, el socialismo, el movimiento libertario, el comunismo, la democracia, los derechos sociales y laborales, la libertad religiosa, la igualdad, la reforma agraria, los derechos de las mujeres, etc. Los movimientos nacidos de la Ilustración fueron aniquilados en nuestro país. España quedó abocada a un régimen oligárquico fundado en las esencias imaginarias de un fanático engendro llamado así mismo NacionalCatolicismo – a imagen de su admirado NacionalSocialismo alemán – que perpetuaba el semifeudalismo que había caracterizado la evolución del Antiguo Régimen en España.

Imagen

Este régimen semifeudal puede, fácilmente, rastrearse en la estructura de la propiedad de la tierra donde hay zonas en las cuales el 50% de ella está en manos del 2% de los propietarios. La total opacidad que rodea a la verdadera estructura de la propiedad y la endogamia en la que se mueven las familias propietarias. La fortuna del Rey que asciende a casi 2.000 millones que no se sabe de donde provienen, cuando ésta era casi inexistente a la muerte de Franco. La fortuna de la familia Botín, valorada en 2.000 millones, encontrándose gran parte en Suiza desde finales de la Guerra Civil. Muchas de las grandes fortunas actuales se hicieron durante la guerra y la dictadura. Y, en la democracia han seguido recibiendo subvenciones, empresas públicas, propiedades, además de, estar exentos del pago de impuestos. Los privilegios de la Iglesia, exenta del pago de impuestos, con cientos de miles de propiedades y que recibe anualmente 11.000 millones del Estado. En resumen, un país, España, donde el 0,0035% de la población posee unas fortunas semejantes al 80,5% del PIB.

Imagen

En esto consiste la contrarreforma que está llevando a cabo el gobierno, que ataca las libertades individuales y sociales. Obstaculiza el acceso a la justicia de los ciudadanos, al tiempo, que impulsa la represión policial y política. Recorta los derechos laborales de los trabajadores al tiempo que pretende cercenar el derecho a la huelga. Impone una educación que proyecta primar la enseñanza concertada que, en realidad, es enseñanza católica – en Madrid, el 88% de los colegios concertados son católicos que nos retrotrae a los años dorados de la educación más reaccionaria, acientífica y antinatural. Una educación que será usada a modo de control social ¿Cómo se puede hablar de regeneración democrática y moral en un país donde sus más insignes académicos hablan de un asesino como Millán Astray de “incansable intelectual” o hacen carantoñas a un genocida como Franco?

Read Full Post »

Imagen1.    Mientras, la nueva Reforma Laboral abarata el despido, legaliza el ‘mobbing’, viola la tutela judicial efectiva, rebaja los salarios hacia el salario mínimo, acaba con la protección de la negociación colectiva, permite que a un trabajador enfermo se le despida…

… el 95% de las grandes empresas blinda los contratos y las pensiones de sus directivos mediante indemnizaciones multimillonarias. Ya sabemos, está de moda la ‘Flexibilidad’ laboral.

Imagen

2.    Los diputados que recortaron nuestras pensiones y aumentaron la edad de jubilación hasta los 67 años, en 2010, al mismo tiempo, blindaron las suyas. 7 años de diputado = pensión máxima.

… mientras un trabajador tiene que cotizar 38,5 años para recibir la pensión máxima.

Imagen 

3.    Nuestros políticos, mientras aplican recortes brutales  y nos suben los impuestos, cobran 3.000 euros mensuales, más dietas y decenas de privilegios. Algunos tienen 2, 3, 5, 11 y hasta 15 sueldos y varias pensiones vitalicias.

4.    Mientras son políticos privatizan nuestros servicios y empresas públicas descapitalizando al Estado. Cuando abandonan la política se colocan en los Consejos de Administración de esas mismas empresas públicas privatizadas. Cobrando de cientos de miles a millones de euros. Mostrando la degradación moral que invade nuestra sociedad.

Imagen

5.    Mientras las clases privilegiadas defraudan más de 50.000 millones de euros anuales y disfrutan de leyes, que crean en España un paraíso fiscal de facto.

… los trabajadores sufren la subida del IRPF, el IVA, los impuestos indirectos, las tasas de todo tipo de servicios, el repago en sanidad y educación, la pérdida de derechos… Pagan impuestos casi como los trabajadores de Alemania, Suecia, Dinamarca, etc. Pero este dinero no va a los servicios públicos sino a la salvación de las ruinosas inversiones de bancos y constructoras.

Imagen6.    A los bancos se les ha dado en ayudas y avales 336.000 millones de euros (casi el 32% de la riqueza nacional). Según diversas fuentes pueden haber hecho uso ya de 130.000 millones. La opacidad que rodea a los bancos es enorme…

mientras, se permiten 300 desahucios de familias diarios y 6 millones de viviendas vacías. Y, cientos de miles de jóvenes no pueden acceder a un derecho básico: la vivienda.

Imagense realizan recortes en educación, sanidad y ayudas a ancianos y discapacitados con la excusa de la austeridad y el ahorro, cuando nunca se ha dilapidado y despilfarrado tanto como ahora…

… se recortan 40.000 millones del bienestar de los derechos y el bienestar de los ciudadanos. Del futuro del país. Y se regalan más de 330.000 millones a los bancos.

7.    Las 35 mayores empresas ganaron un 24,7% más en 2010. Desde que comenzó la crisis sus beneficios no han dejado de crecer. Y, lo celebraron con miles de nuevos despidos.

… mientras, el paro llegaba a los 5 millones de personas. Y, va camino de los 6… a finales de 2012.

Imagen

8.    Los directivos y ejecutivos de las grandes empresas cobran de media 3,2 millones de euros – algunos hasta 20 millones – y, en plena crisis, se subieron el sueldo un 20% de media en 2010. Tienen derecho a indemnizaciones y pensiones millonarias y retiros dorados. Un directivo puede ganar de 30 veces a 1.000 veces más que sus trabajadores. Ya, sabemos: ‘moderación salarial’…

Imagen… mientras, España es el único país desarrollado que vio descender sus salarios en los años precedentes a la crisis. Entre 1994 y 2006 descendieron un 7%. En 2011, descendieron un 2%. En 2012, volverán a descender…

… Desde la llegada del euro los precios han subido  un 48%, el triple que los salarios. Y, eso sin contar la brutal subida del coste de la vivienda, sea alquiler o compra.

Imagen

9.    11,5 millones de españoles viven bajo el umbral de pobreza. El 22,5% de la población. Más de 2.200.000 millones de niños – el 26% – viven en riesgo de pobreza y exclusión. 580.000 familias no tienen ningún tipo de ingresos. Un tercio de los hogares tiene dificultades para llegar a fin de mes. En 2012, el 64% de los españoles llega con apuros a final de mes. Y, creciendo…

… mientras, el lujo está en auge y el sector creció, en 2011, un 25%. Está tan boyante que han creado la marca ‘LuxurySpain’.

10.  Las ventas de coches cayeron un 18% en 2011.

… sin embargo, las ventas de ‘coches de lujo’ aumentaron más de un 80% en el mismo período.

ImagenComo en 1929 el problema se encuentra en el crecimiento extremo de la desigualdad. Todas las políticas: desmantelamiento del Estado de bienestar, precarización del trabajo, privatizaciones, bajadas de impuestos, liberalización, desprotección de la industria y el mercado interior… Llevan a una monstruosa concentración de riqueza y poder en las capas más privilegiadas de la sociedad. El 90% de la población ve como no participa de la productividad y la riqueza que produce con su trabajo y sus impuestos. Sus ingresos y su calidad de vida caen y se deterioran cada vez a un ritmo mayor.

Read Full Post »

1.    11,5 millones de españoles viven bajo el umbral de pobreza. El 22,5% de la población.

Imagen

2.  580.000 familias no tienen ningún tipo de ingresos.

3.  Casi 2.200.000 niños el 26% de niños españoles – viven bajo el umbral de la pobreza. Por primera son el colectivo más pobre. Ancianos, niños, jóvenes, familias abandonadas, expoliadas y saqueadas por los ‘mercados’ y los gobiernos…Imagen

4.  Un tercio de los hogares tiene dificultades para llegar a fin de mes. En 2012, el 64% de los españoles llega con apuros a final de mes.

5.  El crecimiento de la desigualdad en España es casi 5 veces mayor que en el resto de la Eurozona.

6.  En los paísesdel norte de Europa el gasto en servicios sociales ocupa un 25% del presupuesto, mientras que, en España sólo un 9%.

7.  Las ejecuciones hipotecarias se han cuadruplicado. Actualmente, 300 desahucios de familias al día. Y, 6.000.000 millones de casas vacías.

Imagen

8.  Ya no solo, es pobre él que no tiene trabajo. Son pobres, incluso, cientos de miles de trabajadores que tienen salarios de miseria y ‘empleos basura’.

9.  España es el único país desarrollado donde los salarios no han crecido en los últimos 15 años y, están bajando cada año. Los precios, sin embargo, han crecido el triple…

10. Los salariosque, a principios de los 80, constituían el 53% del PIB. Ahora, equivalen al 46% y, bajando…

11. Hace 20 años, las diferencias salariales entre los directivos y sus asalariados eran 10-20 veces. En la actualidad, son de 100-200 veces superiores.Imagen

12. Los licenciados e investigadores son obligados a marchar fuera de España ante los recortes en educación e investigación y, la apuesta por  un modelo social basado en la construcción y los empleos precarios.

13. El 60% de los españoles estaría dispuesto a emigrar para encontrar trabajo. En 2011, salieron 507.740 mil españoles en busca de trabajo en el extranjero.

14.  Al ministro de Educación, José Ignacio Wert, no le preocupa la ‘fuga de cerebros’, porque, de esta forma no hacen competencia a los ‘pequeños cerebros’, que para seguir medrando necesitan que la inteligencia se exilie de España. Pues eso, la historia se repite…

15.  Madrid y Barcelona pelean por ‘EuroVegas’ saltándose si hace falta todas las leyes habidas y por haber, convirtiéndolo en un paraíso fiscal y legal para enriquecer a criminales, corruptos, constructores, defraudadores, proxenetas, mafiosos… Y, crear empleos precarios con salarios miserables.Imagen

16.  Mientras el lujo está en auge y el sector creció, en 2011, un 25%. Está tan boyante que han creado la marca ‘Luxury Spain’. Las ventas de coches cayeron un 18% el pasado año, sin embargo, las ventas de ‘coches de lujo’ aumentaron más de un 80% en el mismo período.

17.  Una minoría se enriquece más y más, medra más y más, roba más y más; los salarios bajan más y más; la desigualdad crece más y más; 4 o 5 bancos salvados con dinero público se van a repartir el pastel; y el ‘ladrillo’ símbolo de pelotazos, corrupción y destrucción sigue siendo el ‘sueño’ de España.

Read Full Post »

Older Posts »