Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Inmigración’ Category

“Abrumados por la vergüenza” de Soledad Gallego Díaz: 

Imagen

Ocurrió tal y como lo mostraron algunos vídeos aficionados. Agentes de la Guardia Civil dispararon pelotas de goma, balas de fogueo y botes de gases para impedir que un grupo de personas alcanzara a nado la playa del Tarajal, en Ceuta. Doce de esas personas murieron ahogadas. Es exactamente tan espantoso como suena. Se disparó para impedir que personas que estaban en el mar, algunas de ellas agarradas a precarios flotadores, pudieran llegar a tierra.

Imagen

El relato era tan terrible que primero fue negado por el delegado del Gobierno y luego por el director de la Guardia Civil. Finalmente, el ministro del Interior admitió ayer, en el Congreso, que efectivamente se utilizó material antidisturbios contra personas que estaban en el mar, con la aparente intención de aterrorizarlas para que regresaran a nado a la costa marroquí. “Las órdenes fueron que hubiera varios metros entre el impacto de las balas y los inmigrantes”, explicó. Balas de goma, disparos de fogueo que suenan exactamente igual que las balas de verdad…. ¿Cómo creyeron que reaccionarían esas personas que buscaban desesperadamente la playa? Reaccionaron como se esperaba que lo hicieran: con miedo, con pánico. Ahogándose.

Imagen

El ministro dice que las personas que intentaban llegar a la playa tenían una actitud violenta. ¿Cómo se aprecia una actitud violenta en una persona que está nadando o que se aferra a un mísero flotador? Deberíamos sentirnos, todos, abrumados por la vergüenza“.

Soledad Gallego-Díaz.

Escuchar esta columna en:

http://www.cadenaser.com/espana/articulo/mirada-soledad-abrumados-verguenza/csrcsrpor/20140214csrcsrnac_1/Tes

Read Full Post »

1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.

2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.

Constitución Española, art. 43.

 1. 2 Son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todos los españoles y los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional.

3. 2 La asistencia sanitaria pública se extenderá a toda la población española. El acceso y las prestaciones sanitarias se realizarán en condiciones de igualdad efectiva.

Ley 14/1986, General de Sanidad.

ImagenCuando la viceconsejera de Sanidad de Madrid, Patricia Flores, dijo hace un tiempo: “¿Tiene sentido que un [enfermo] crónico viva gratis del sistema?”, creo que mucha gente no podía dar crédito a sus palabras. No podía ser que hubiera tal nivel de crueldad en las altas instancias de un supuesto régimen democrático garante de los Derechos Humanos. Con el tiempo estos pensamientos clasistas y desalmados – mantenidos por tanto tiempo en secreto en círculos muy íntimos – van tomando forma y se abren paso apoyados en la coartada perfecta para todos los desmanes actuales: la crisis. La última desventura de la viceconsejera madrileña ha sido dejar a 30.000 mujeres sin la mamografía preventiva del cáncer de mama porque no había llegado a un acuerdo económico con las clínicas privadas. Como si no hubiera hospitales públicos en Madrid para realizar tal prueba.

Con esta excusa falaz se está desmantelando el Sistema Nacional de Salud – uno de los más admirados, eficientes y baratos del mundo – para convertir los derechos ciudadanos en beneficencia o mercantilismo y las joyas del sistema sanitario en la fuente de riqueza de unos pocos: políticos corruptos y familia, banqueros, constructores, aseguradoras, farmacéuticas y fondos de inversión. A la viceconsejera se la escuchó atentamente en Moncloa y, ahora, los enfermos crónicos: cáncer, tumores cerebrales, artritis, esclerosis múltiple, hepatitis, riñón o leucemia; las personas discapacitadas o dependientes, los ancianos, los desempleados, los inmigrantes “sin papeles”, quienes tengan necesidad de algún tipo de prótesis o traslado ambulatorio, etc., no vivirán gratis, sino que tendrán que enfrentarse a algún tipo de (re)pago sanitario. Parece que al Partido Popular sí le gustan los impuestos al dolor y la enfermedad. Cebarse con el más débil está en su idiosincrasia. Las personas podrán volver a morir en España por no poder acceder a medicamentos o atención médica.

En las actuales medidas no hay ninguna búsqueda del ahorro y la eficiencia. A no ser que consideremos ahorro recortar el gasto en personal sanitario y elevar un 15% la partida salarial de los directivos madrileños. O eficiencia que Dolores de Cospedal aumente un 170% el presupuesto para los altos cargos manchegos, mientras despide a 7.000 profesores y médicos. Todo lo contrario. En palabras del doctor Víctor Gutiérrez Millet, durante mucho tiempo jefe de nefrología del hospital Doce de Octubre, jubilado por orden de la Comunidad de Madrid a pesar de la falta de médicos y el crecimiento continuo de las listas de espera: “Yo soy un hombre de derechas. Yo he votado siempre al PP. Pero la Comunidad de Madrid, la consejería de Sanidad está gobernada por la ultraderecha más radical. Algunos casi rozan la esvástica. Ignacio González y el señor Lasquetty – gran intoxicador de los medios – están haciendo barbaridades. En la sanidad de Madrid lo que han hecho es una auténtica salvajada. El problema asistencial real que han creado con los enfermos es auténticamente inadmisible. Eso es una autentica barbaridad. Eso no se puede tolerar. Madrid está gobernado por la ultraderecha más extrema en todas sus estructuras”.

Imagen

Esta es la realidad que se vive en la sanidad madrileña: venganzas personales; pacientes que no son atendidos; coacciones y venganzas contra pacientes que rechazan el traslado a centros privados, aunque se ponga en grave riesgo su vida; médicos que no se reponen, creando un déficit de 1.300 médicos en los próximos cinco años; abandono de los gestores públicos, que prefieren desviar los fondos públicos a la sanidad privada – casi 1.000 millones en el último año –; profesionales de gran valía que son despedidos; etc. Una realidad que podemos ampliar a otras regiones de España y a las acciones del mismo gobierno de la nación. Y es que cuando las listas de espera se elevan un 125% la vida de miles de personas corre un grave riesgo. Unos gobiernos que, en cambio, están teniendo un éxito rotundo en la gestión de la crisis para los suyos. Pues, las políticas para millonarios que implementan han aumentado los mismos en un 13% desde mediados de 2012. Ya son un alegre grupo de 402.000 millonarios que han sabido aprovechar la oportunidad de la crisis.

Como ha demostrado la doctora de la London School y su equipo, Helena Legido–Quigley: “Muchas de las medidas adoptadas para ahorrar dinero no se basan en la evidencia. Hemos visto cómo los recortes tienen un efecto perjudicial sobre la salud de los españoles y, si no se aplican medidas correctivas, la situación podría empeorar, con un aumento del sida y la tuberculosis, –tal como hemos visto en Grecia, donde también ha habido importantes recortes en el sistema sanitario– así como el riesgo de una escalada de los problemas con las drogas y la propagación de enfermedades”. Además, añade: La evidencia científica es muy clara, que el copago es malo para la salud”. Sin ir más lejos Alemania recientemente ha suprimido el copago en sanidad por sus efectos perversos.

Imagen

La crisis como una oportunidad. Es así como ellos lo ven. La oportunidad de deshacerse de los débiles. Del personal sobrante. Quien no pueda pagarse un seguro privado está condenado. Y además ese seguro privado tendrá que hacerse en sus empresas. Ese es el carroñero afán de lucro y negocio a costa de la salud y el bolsillo de millones de personas que persiguen con ahínco. Que se ponga en peligro la vida o se condene a la muerte a miles de personas es un simple daño colateral que se puede asumir gustosamente, porque, en el fondo se lo merecen: son débiles, no han trabajado lo suficiente, son vagos y pedigüeños, etc. Los datos del desastre humano que están provocando con sus políticas están bien claros. Según Médicos del Mundo que ha lanzado la campaña “Nadie Desechado”: 

  • Más de 873.000 personas han perdido la tarjeta sanitaria.
  • Existen miles de personas con cáncer sin acceso a tratamiento médico.
  • Las enfermedades de transmisión se encuentran sin seguimiento.
  • Cada día – en la nueva España eugenésica – 2.392 personas son desechadas.

Simplemente, parece inconcebible que en nuestro país se pueda incumplir vilmente la Ley poniendo en peligro la vida de cientos de miles de personas o, violar los Derechos Humanos. La Ley 14/1986, General de Sanidad, desarrolla el artículo constitucional concretando que la protección de la salud es universal, gratuita y financiada por los poderes públicos. Cuando se habla de gratuita no se utiliza el término “gratis” de forma peyorativa y falseada como hacen Esperanza Aguirre y los suyos, sino que se financia con los impuestos de muchos tipos que todos los residentes en suelo español pagamos. Por tanto, este supuesto ahorro es, simplemente, una nueva subida de impuestos encubierta a los españoles. Porque quien no paga impuestos como debe en España es Esperanza Aguirre y los suyos. Es la clase de Mariano y Esperanza quien no paga impuestos. Son las grandes fortunas y empresas quienes viven en un paraíso fiscal y evaden más de 88.500 millones cada año. Dinero suficiente para pagarnos la sanidad, la educación y demás servicios públicos. Dinero sumado a la enorme extracción de riqueza que perpetran sobre la población española que nos haría ser un país rico.

Read Full Post »

Imagen

La cuestión de negar la cobertura sanitaria a los inmigrantes no es un asunto de racionalidad del gasto sanitario – puesto que, el ahorro que supone es ínfimo –, sino, ideológica, discriminatoria, clasista y, sobre todo, mercantil. El Gobierno vuelve a cargar contra las personas más desfavorecidas – antes lo hizo con ancianos, desempleados, enfermos dependientes y sus familiares, jóvenes o enfermos crónicos – haciéndoles responsables de los problemas que nos acontecen ¿por qué podemos afirmar esto?

Imagen

  1. El ‘ahorro’ que se supone puede generar dejar sin cobertura a los inmigrantes ‘ilegales’ son: 245 millones de euros. Por ejemplo, si el actual Gobierno tuviera algún interés en perseguir y castigar a los delincuentes fiscales – a los que los diferentes Gobiernos de España han indultado y amnistiado – podríamos recaudar alrededor de 88.500 millones anuales que, por ejemplo, por, únicamente, los últimos 10 años de impunidad equivaldrían a 850.000 millones de euros.  
  2. Para hacernos una idea del despropósito de la suma defraudada, la deuda sanitaria – en comparación – sólo alcanza los 11.000 millones, aunque, según las fuentes que consultemos puede llegar hasta los 16.000 millones de euros.     Imagen
  3. El asunto es, aun, más grave si nos fijamos en el tan ruidoso problema del déficit público, que roza los 90.000 millones, prácticamente, la cuantía del fraude fiscal que perpetran las grandes fortunas y empresas cada año. La persecución de este fraude harían innecesarios los recortes sociales.                          Imagen
  4. Ante esta protección de la gran delincuencia, cuando el Consejero de Sanidad valenciano dice que “La sensación de que todo es gratis no es buena” o la misma presidenta de la Comunidad de Madrid por voz de su Viceconsejera se pregunta si “¿Tiene sentido que un enfermo crónico viva gratis del sistema?” no podemos por más que sentirnos insultados.                                                                             Imagen
  5. El insulto es más grave si observamos que el 95% del IRPF lo pagan las rentas inferiores a 60.000 euros, que, además, contribuyen con el pago de todos los impuestos indirectos. Por tanto, la sanidad española no es gratuita – decir eso, es manipular y faltar a la verdad –, puesto que, se paga mediante la contribución tributaria de todos los residentes en España.
  6. En cuanto, al gasto de los inmigrantes en la sanidad, como han demostrado infinidad de estudios, los inmigrantes son más jóvenes, están más sanos, tienen una tasa de empleo mucho más alta que los españoles, hacen un menor uso de los servicios de salud, etc. Por estas razones, reciben 3 veces menos de lo que contribuyen al sistema sanitario.                                                                Imagen
  7. Evidentemente, los inmigrantes no son ningún problema para la viabilidad de la sanidad española porque como hemos dicho hacen un uso menor de ella que los españoles. Suponen, únicamente, entre el 5 y 10% de las visitas al médico según las zonas. Siendo en muchos lugares el 20% de la población.
  8. Si analizamos las visitas realizadas al médico podemos comprobar que los españoles van 6,7 veces al año al médico y, los inmigrantes 4,2 veces. En ninguno de los dos casos, este número de visitas al médico resulta desproporcionado, pues, está en la línea del resto de países desarrollados (UE-15, OCDE, Japón, etc.).
  9. Es lógico que los inmigrantes realicen un menor gasto sanitario porque el mayor uso de la sanidad recae sobre la población mayor de 65 años – por ejemplo, suponen el 78% del gasto farmacéutico siendo, sólo, el 22% de los usuarios –y, en este caso, dentro del colectivo inmigrante, únicamente, un 2% de ellos supera esa edad.                                               Imagen
  10. El gasto que ocasiona la atención de los inmigrantes calificados de ‘ilegales’ al sistema salud se cifra sólo entre el 0,3 o 0,8% del gasto sanitario total. Por tanto, el ahorro que supondría es insignificante. A nivel general, la población inmigrante supone el 5% del gasto sanitario, siendo, más del 12% de la población.
  11. En cuanto, a la torticera excusa de pretender frenar el turismo sanitario, podemos afirmar, que sólo un 4% de los inmigrantes ha venido a España con un interés médico. Los datos demuestran que el turismo sanitario es realizado por los ciudadanos de los países ricos de la Unión Europea.                                                                                                             Imagen
  12. Como nos señala la lógica, todos los residentes en España contribuyen al financiamiento de la Sanidad porque está se paga con los impuestos (IRPF, IVA, alcohol, matriculación, tabaco, electricidad, céntimo sanitario, juego, gasolina, etc.) de todos los residentes en España. Si los inmigrantes ‘ilegales’ no pueden contribuir en mayor medida es por la permisividad que ha existido entre los diferentes Gobiernos de España con la ilegalidad de la economía sumergida y la explotación laboral, equivalente al 23,3% del PIB, unos 244.000 millones de euros.   Imagen
  13. España con esta medida – como dice el Gobierno – se puede estar equiparando al resto de países europeos en el trato dispensado a los inmigrantes ‘sin papeles’, pero, no es para sentirse orgulloso de esta Europa, el trato discriminatorio y vejatorio que está dando a este colectivo. La bonita retórica europea intenta esconder la responsabilidad que sus políticas internacionales tienen en los movimientos migratorios de los países más pobres y el incumplimiento flagrante de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  14. Los recortes que se están produciendo en la sanidad pública no buscan ningún tipo de ahorro, pues, estos fondos se están desviando a la sanidad privada con el único objetivo de beneficiar a  empresas y políticos afines. Por ejemplo, en Madrid, la gestión privada de los nuevos hospitales – curiosamente, en manos de empresas constructoras que se lucraron con la burbuja inmobiliaria es 8 veces más cara que la gestión tradicional de los hospitales públicos.    Imagen
  15. La Junta de Castilla y León ha desviado 1,3 millones de euros a operaciones privadas. En Madrid, el presupuesto para la sanidad privada ha aumentado un 34%, mientras, se reducía el dinero destinado a la sanidad pública un 14,7%, disminuyendo, asimismo, el personal sanitario. Mientras, se pretende ahorrar a nivel estatal 250 millones con la negación de la asistencia sanitaria a los inmigrantes, Madrid ha dado 643 millones de dinero público a la iniciativa privada.                                          Imagen
  16. La estrategia en todos los lugares es favorecer el negocio privado donde muchos de nuestros dirigentes tienen oscuros intereses – con dinero público. En Valencia, donde un 43% de la oferta sanitaria está en manos privadas, la empresa Capio – propiedad de un fondo de inversión radicado en un paraíso fiscal que obtiene el 75% de sus beneficios de convenios con la sanidad pública – podría lograr el monopolio sanitario. En Cataluña y Madrid ocurre lo mismo, atendiendo la oferta privada o semiprivada a casi el 50% de la población.      Imagen
  17. Castilla La-Mancha ha entregado 4 hospitales públicos a la iniciativa privada. Anteriormente, la Comunidad Valencia bajo el mandato de Francisco Camps puso el 20% de los recursos sanitarios bajo la gestión privada. Como hemos visto, el mismo caso ha ocurrido con los nuevos hospitales madrileños y se prevé que ocurra con los hospitales públicos catalanes.
  18. Se pretende que la Administración Pública – los ciudadanos españoles – lleven a cabo las inversiones más costosas en construcción, tecnología, material, etc., asumiendo todos los riesgos, para que, luego sean los intereses privados – bien representados en los distintos gobiernos – de constructoras, bancos y fondos de inversión quienes se queden con los beneficios.           Imagen
  19. Se ha producido un deterioro intencionado de la sanidad pública por el entramado de intereses político-ideológico-empresarial – que olvida su juramento constitucional de servir al interés común – para tras esta coartada de ineficiencia trasvasar usuarios descontentos a la sanidad privada y facilitar la privatización del Sistema Público de Salud.
  20. Esta política interesada ha llevado a que 10 millones de españoles paguen un seguro sanitario privado y el Gobierno se plantee conceder una deducción fiscal del 15% a quienes tengan seguros privados, favoreciendo nuevamente a los más privilegiados y a las empresas privadas, detrayendo dinero de las necesidades públicas.     Imagen
  21.  Sorprendentemente, se prevé que la sanidad pública cobre a los inmigrantes que dejará sin cobertura a cambio de obtener atención médica una cuantía superior – entre 710 y 1.864 euros, según la edad – a un seguro privado, posiblemente, con la aviesa intención de obligarles a optar por el seguro privado.
  22. Es difícil entender que en el objetivo de estas reformas se encuentre el ahorro, cuando el gobierno ha reducido un 45% los fondos para políticas de prevención y salud, que suponen a largo plazo un enorme ahorro en el gasto sanitario. Esto empeora todavía más el deteriorado sistema de prevención español, en el que gastamos un 50% menos que el resto de países desarrollados.

Imagen

Podemos concluir que una mejor gestión de la Sanidad Pública sí es deseable y necesaria. La coexistencia de un sistema privado – apoyado con fondos públicos e intereses políticos partidarios – y uno público provoca un encarecimiento y una ineficiencia en la asignación de los recursos, además, de una merma en la capacidad adquisitiva de muchos ciudadanos; que impide la consecución una sanidad pública y universal, económica y de calidad para el ciudadano.

Imagen

Es ineludible, una mejor gestión de los recursos económicos, materiales y humanos con unas mejores condiciones laborales de los profesionales – que impida su emigración a otros países – y  una mayor colaboración entre diversos especialistas y Administraciones,  olvidando prejuicios y egos personales, podrían evitar el uso excesivo de medicamentos y pruebas médicas innecesarias, mejorando la asistencia al paciente y reduciendo notoriamente el gasto sin necesidad de recurrir a las actuales medidas discriminatorias y socialmente injustas. Desde la buena voluntad y la búsqueda del bien común cientos de medidas son posibles. 

Imagen

Read Full Post »

El CAPITAL llega al mundo sudando sangre y fango por todos los poros… Necesitaba como plataforma la esclavitud encubierta de los asalariados en Europa, y la esclavitud sin disimulos en el Nuevo Mundo”.

Karl Marx.

Los indios deben ser tratados así, porque sus pecados e idolatrías ofenden a Dios”.

Juan Ginés de Sepúlveda, teólogo dominico español, 1490-1573. Defensor de la tesis de la subhumanidadde los indígenas.

GenocidioNigeria

La civilización occidental, los occidentales, sobre todo, los blancos, están orgullosos de su cultura. Presumen, continuamente, de ella. Se sienten admirados de los avances médicos y tecnológicos que han alcanzado. En resumidas cuentas se sienten superiores al resto de culturas y son llevados por la arrogancia. Este sentimiento de superioridad, mirándonos siempre al ombligo, nos lleva a desconocer y, en muchos casos, a despreciar la cultura y las costumbres de otros pueblos. Nuestro egocentrismo nos lleva a creer que nuestra cultura es la única válida y que el resto nos tiene que seguir y copiar porque están anclados al pasado.

Está arrogancia y vanidad nos hace olvidar que, aunque de nuestra cultura han salido la democracia, la Ilustración, los derechos humanos…, también, somos los responsables de los totalitarismos; el nazismo y el Holocausto; el colonialismo; la esclavitud; la conquista, el exterminio y el genocidio de pueblos enteros; el racismo y la eugenesia científica. Aunque, la historia haya creado sus propias leyendas negras, podemos decir que, prácticamente, todos los pueblos occidentales han realizado innumerables actos criminales. Crímenes silenciados que han horrorizado y horrorizan a todas las personas de buena voluntad. Crímenes tan increíbles como injustificables:

Imagen

“Oh, todo nos sirve. Pero, sobre todo, el hierro, porque la pólvora es cara. A veces se los ensarta en grupos de trece, se los rodea de paja seca y se les prende fuego. Otras veces se les cortan las manos y se los abandona en el bosque. ¿Por qué en grupos de trece? ¡Para honrar a Cristo y a los doce apóstoles! Sí, os digo la verdad. El Señor fue ‘honrado’ con todos los horrores humanos… ¡A veces se cogía a los niños por los pies y se les partía el cráneo contra las rocas! ¡O bien se los echaba en la parrilla, se los ahogaba o se los arrojaba a los perros hambrientos que los devoraban como cerdos! ¡Se hacían apuestas a ver quién sería capaz de abrir el vientre de una mujer de un solo tajo!… He visto crueldades tan grandes que no seríamos capaces de imaginar. Ninguna lengua, ningún relato puede decir lo que he visto”. Estas palabras son de Bartolomé de las Casas, fraile dominico español y Obispo de Chiapas en el S.XVI, que luchó sin éxito para sacar a los indios de la ‘subhumanidad’ en la que les habían metido los españoles.

Imagen

España, Reino Unido, Francia, EEUU, Bélgica, Portugal y, muchos más, son todos culpables de estos crímenes. De exterminios y genocidios sin par. Nuestra cultura ha encumbrado y ensalzado a las más grandes glorias a grandes criminales y genocidas. Se celebra a asesinos, tratantes de esclavos, mercenarios, personas sin escrúpulos movidas por una enorme codicia y un ansía de riqueza y poder insaciables. Estudiamos sus hazañas en los libros de historia y escondemos los crímenes cometidos. Justificamos sus actos porque, todavía, existe un racismo latente. Un alarde de superioridad moral que las acciones desmienten.

El doble lenguaje rige las acciones de nuestras élites. Se congratulan de los derechos humanos y la democracia, la exigen por doquier, pero mantienen estrechas relaciones con dictadores, mercenarios, delincuentes y asesinos, a conveniencia. Dicen que son alianzas estratégicas, de fuerza mayor, pero sólo les benefician a ellos y sus negocios.  Protegemos un sistema y unas megaempresas que deciden quién debe vivir o morir cada día, simplemente, para enriquecerse más y más.

Los ciudadanos debemos elegir entre las dos haces de nuestra cultura: o bien, la democracia, la igualdad y los derechos humanos; o bien, la codicia, el expolio, la mentira, la explotación, la desigualdad, la doble moral y, el asesinato de millones de personas cada año. Antes que nuestros criminales en su insaciable voracidad se vuelvan, nuevamente, contra nosotros.

Imagen 

Read Full Post »

“La productividad es tan alta que producimos en minutos lo que antes producíamos en horas”. Ya no hay trabajo para todos. Ni lo hay ni lo habrá. Hay millones de personas que no son necesarias y son un coste. “Deben aceptar desaparecer” lo dicta el mercado… No deben interponerse en el aumento de los beneficios de la clase parasitaria.

El genocidio diario que se produce en los suburbios de las ciudades de la India y Asia, en la favelas de Brasil donde la policía asesina sin piedad a los niños y niñas molestos, en los grandes latifundios feudales de América y África donde los aparceros trabajan como esclavos, en las fábricas y talleres donde 400 millones de niños trabajan como esclavos, en las cárceles de EEUU donde se ‘tira’ a los negros porque la globalización les robó la posibilidad de trabajar… La epidemia de sida y hambre que arrasa África y ‘hace desaparecer’ silenciosamente a su población, los millones de personas que viven del trabajo en vertederos inmundos, que comen ratas y desperdicios sacados de la basura, que beben agua en ríos negros e insalubres,  etc. etc. etc.

Ese genocidio silencioso que nos molesta a través de la tele a la hora de comer va a llegar aquí, perdón, va a volver aquí. No recordamos que no hace mucho tiempo en España la gente moría de hambre y las epidemias podían matar a millones. El ‘mercado’ (banqueros y empresarios, Botín, Florentino, Ortega, Koplowitz, Gates, Andic, Nestlé, Google, British, Monsanto, Wall Mart, Repsol, BP, etc.) ha dictado sentencia. El FMI ha dictado sentencia ‘vivimos mucho y demasiado bien. Somos un peligro para las finanzas y los beneficios. Debemos morir antes. Debemos desaparecer silenciosamente’. Pero, ¿cómo morir antes sin que parezca un crimen? Fácil. Desmantelando la sanidad, las pensiones, la educación, los servicios sociales… Enviando a una gran parte a la marginalidad, a barrios que ni la policía se atreverá a entrar, haciéndoles tan culpables de su situación que hasta sentirán vergüenza de sí mismos y no se atreverán ni a quejarse. Haciendo que el resto de la población sienta un enorme desprecio por ellos.

Read Full Post »