Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Política’ Category

vote vote

PODEMOS se estanca preocupantemente y la corrupción tristemente triunfa en las elecciones andaluzas.

  1. El bipartidismo retrocede en Andalucía, pero no se puede tener más que un sabor de boca agridulce, pues continúa teniendo una fuerte implantación: ha retrocedido del casi 87% de los votos en 2008 al 62,19% de ayer.
  2. El PSOE ha aguantado con los mismos escaños, 47. A pesar de perder 4 puntos y 114.000 votos. Ha mejorado incluso los resultados de las encuestas. Preocupante para la democracia y el futuro de Andalucía que con los escándalos de corrupción que involucran a este partido no haya sufrido casi desgaste electoral.
  3. La gestión de la crisis económica ha golpeado única y fuertemente al PP que ha perdido 17 escaños. Medio millón de votos y 14 puntos. A pesar de ello todavía tiene una fuerte base electoral en Andalucía. Pero, el ascenso de Ciudadanos podría relegarle a nivel nacional a 4ª fuerza política. Como dijimos aquí hace meses (http://bit.ly/1xcEGev) Mariano Rajoy parece estar más que amortizado, o eso se va vislumbrando…
  4. El impasse en la crisis económica debido a las políticas monetarias del BCE de Mario Draghi ha facilitado que la situación económica se haya estabilizado a base del crecimiento de la deuda y el gasto público, lo que ha insuflado vidilla al bipartidismo actual. Aunque, todavía queda el desenlace de la crisis europea y el problema de la impagable deuda pública española.
  5. El descalabro mayor, porque coloca a la formación en una situación muy delicada, ha sido el de Izquierda Unida que ha cargado con todo el desgaste y el castigo de gobierno de esta corta legislatura. Quien le ha impuesto al PSOE políticas sociales no se ha visto beneficiado. Esto debería hacer aprender por fin a IU que debe dejar de ser una mera comparsa al rescate del PSOE, pues lo próximo será su indudable desaparición. Ha caído 164.000 votos y perdido 7 escaños. Muy castigado como también se podía esperar por el ascenso de Podemos.
  6. Lo más preocupante para PODEMOS es que las encuestas han acertado y parece que se han estancado. El resultado ha sido de una relativa decepción. Como positivo el paso de 190.000 votos en las Europeas del pasado mayo a los 590.000 de ayer. La feroz campaña mediática de los últimos meses y la mala gestión informativa del partido se han dejado sentir en el electorado. Si yo fuera de PODEMOS estaría muy, muy preocupado.
  7. CIUDADANOS sube fulgurante, ha devorado a UPyD y ha conseguido un buen puñado de votos procedentes del PP. De los 46.000 votos de las últimas Europeas ha pasado en un breve lapso de tiempo a 367.000. Si extrapolamos estos datos al resto de España ya pueden estar rondando el 20% de los votos. La campaña del actual régimen y la derecha para fabricar su anti-Podemos y dar al continuismo una vía factible se ha convertido en un absoluto éxito.
  8. Ha quedado demostrado con el resultado de estas elecciones que la prensa orienta el voto con sus campañas mediáticas de forma desproporcionada. Las mentiras y la propaganda de los grandes medios de comunicación (privados, que nunca libres) están siendo descaradas, pero surten un notable efecto en una sociedad muy mal informada.
  9. Como curiosidad en Andalucía no se ha reflejado electoralmente la incidencia en la Red de cada uno de los partidos. En twitter, por ejemplo, Podemos ha estado muy activo, siendo tendencia española y mundial en los últimos días, pero eso no se ha visto reflejado, en absoluto, en las elecciones. Imagino que no sólo a mí me habrá sorprendido. Puede haberse debido posiblemente a que en Andalucía el voto rural y él alejado de las redes sociales tenga más peso. O, también, que estemos dando a la Red una importancia mayor de la que tiene realmente.
  10. Otro asunto importante ha sido la baja participación electoral, un 63,94 del censo, 3 puntos más que en 2012, pero muy alejado de 2008, 9 puntos menos, o 2004, 11 puntos menos. Esto nos muestra que ningún partido ha llegado a esas personas que seguro están en una delicada situación social y optan por no participar en un sistema que no confían en que pueda ayudarles a mejorar su situación.
  11. Para concluir, creo que únicamente la evolución de la actual crisis económica y las decisiones que se tomen en Europa para remontar el vuelo dirimirá si el bipartidismo actual, PSOE y PP, será sustituido por uno nuevo que claramente ya se intuye: CIUDADANOS versus PODEMOS.

Elecciones andaluzas 2015 (22M)

Qué partidos han perdido más en las elecciones andaluzas

Encuesta electoral EL PAÍS para Andalucía (mar15)

Un cuádruple empate en cabeza (marzo15)

Anuncios

Read Full Post »

Image

[La psicopatía] es un problema universal, igual en todas partes, solo que en algunos países se tolera más… en Estados Unidos, comportamientos que hace 15 años no se aceptaban, ahora sí. Comportamientos claramente psicopáticos y que aparecen continuamente en el cine y la televisión. Violencia, maldad, premeditación, sangre fría, falta de remordimientos…

[Los psicópatas] parecen inteligentes, pero en realidad no son especialmente brillantes. Algunos sí, claro. Y cuando son inteligentes son más peligrosos. […] Nunca podrán sentir empatía, ponerse en el lugar de otra persona, tener sentimientos hacia alguien. Ni siquiera por los seres más próximos, padres, hermanos, pareja, hijos… Los psicópatas no tienen emociones, y no es posible enseñárselas.

… La mayoría de los psicópatas no son asesinos. Están en la política o en los negocios… Están en todas partes. Son personas que saben controlar a los demás pero parecen muy buenos. Tienen carisma y son líderes. Carisma sin conciencia. […] por ejemplo, en los grandes escándalos financieros, con pérdidas para miles de personas. Detrás hay una mente psicópata. En los grandes negocios la psicopatía no es una excepción. ¿Qué tipo de persona cree usted que es capaz de robar a miles de inversores, de arruinarles aunque después se suiciden?… Es incluso peor que lo que hacen muchos asesinos.

… la política es un medio fantástico para que se desarrollen, el mejor ambiente, el ideal. Igual que los negocios,… Ahí los psicópatas se desenvuelven como pez en el agua. […] Es prácticamente imposible para la sociedad defenderse de eso. Porque son ellos los que, además, hacen las reglas, dictan los principios y gastan millones para explicar al mundo que lo que hacen es fantástico. No sé lo que podríamos hacer. Para esto las elecciones no sirven… No quiero decir que todo el mundo en esas posiciones sea psicópata, pero sí digo que el porcentaje entre ellos es muy superior al 1% general.

Robert Hare, profesor emérito de psicología de la University of British Columbia de Canadá. Experto en psicología criminal, psicopatología y psicofisiología.

Postdata: Por desgracia, tenemos a los psicópatas al volante miremos a donde miremos. Esto, también, explica muchas cosas y nos hace más sencillo la repuesta a la pregunta que muchos nos hacemos ¿Por qué provocar tanto daño innecesario a millones de personas? Fanatismo y psicopatía, sazonado todo con una alta dosis de codicia…

Read Full Post »

El sentir mucho por los demás y poco por nosotros mismos, el restringir nuestros impulsos egoístas y fomentar los benevolentes, constituye la perfección de la naturaleza humana

Adam Smith.

La felicidad es el único objeto de la sociedad” Saint–Just.

Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos hechos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad;… que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad” Declaración de independencia de EEUU, 1776.

 Imagen

Como con muchos otros temas con el capitalismo nos ocurre que los arboles no nos dejan ver el bosque. Creemos que capitalismo y democracia son sinónimos, que son compatibles de manera universal. Igualmente nos ocurre con libertad y liberalismo, creemos que abrir las puertas acríticamente a un liberalismo extremo implica consecuentemente una mayor libertad. Pero, en realidad, nada tiene que ver la sociedad preindustrial de pequeños productores de Adam Smith, David Hume o John Locke – hoy arrasados por el capitalismo – con la actual. El espectro presente de liberales va del egoísmo más infantil e ilusorio a los movimientos reaccionarios antiliberales de toda la vida. Ha sido la misma evolución natural del capitalismo lo que ha llevado a aquella naciente sociedad de pequeños productores – el panadero, el carnicero o el fabricante de agujas – a desaparecer a manos de los oligopolios.

El liberalismo que nació en el S.XVIII era un movimiento de crítica y análisis social. Un pensamiento progresista y optimista en constante búsqueda de la mejor sociedad posible. Encuadrado dentro de la Ilustración basaba sus principios fundamentales en el humanismo y la supeditación a la razón. Por tanto, su aparición en el seno del antiguo régimen – que todavía, regía en gran parte de Europa – tenía como objetivo enfrentarse a los privilegios, los dogmas, las injusticias, la superstición y garantizar a los hombres unos derechos inalienables que no podían estar al capricho de los déspotas y poderosos. Unos derechos como la vida, la igualdad, la libertad o la felicidad que los gobiernos tenían la obligación de proveer a sus ciudadanos y éstos a exigir, sino el gobierno podía ser depuesto. Ninguno de estos valores se pueden observar en los nuevos liberales tan preocupados por el enriquecimiento de los nuevos déspotas.

Imagen

Quizás quien mejor entendió la forma de funcionar del capitalismo fue Karl Marx. Para él, el crecimiento en la dinámica capitalista implicaba una generación de contradicciones dentro del mismo. Unas contradicciones que eran como interminables arrebatos de tensiones y resoluciones temporales, crecimiento abocado a la crisis y al cambio, todos produciendo concentración económica cada vez más globalizada”. Por tanto, Marx hace ya más de un siglo llegó a la conclusión de que el capitalismo tendía a una inevitable y desorbitada concentración de los recursos terrestres. Probablemente, entendió que la codicia extrema y la búsqueda del beneficio ilimitado llevarían irremisiblemente a esta conclusión. Por tanto, los que se excusan diciendo que este no es un verdadero capitalismo, evidentemente, no entienden que es el capitalismo. Una fuerza en cambio y evolución constante en su búsqueda del beneficio perpetuo.

Marx no era un detractor del capitalismo en sí. Admiraba su productividad. El crecimiento material que conllevaba. Quería aprovechar o encauzar su estructura productiva poniendo ésta en manos de los trabajadores, que eran los verdaderos creadores del beneficio que los capitalistas les robaban. El fin era la posesión colectiva de los medios de producción. La futura sociedad socialista de Marx no podía carecer de abundancia material. Sin embargo, Adam Smith, prácticamente, no conoció el capitalismo industrial y como hombre de su tiempo nunca aceptó las sociedades anónimas – las sociedades de responsabilidad limitada – como los directores de semejantes compañías no manejan más que el fondo ajeno sin tener parte inmediata en sus intereses, no es regular prometerse el que pongan en su negociación la vigilancia que cualquiera miembro de una compañía que vela sobre su caudal propio”. Marx, en cambio, vio en estas nuevas sociedades un futuro progreso inusitado. La evolución lógica del capitalismo en su acumulación de riqueza  y un primer paso hacia el socialismo una vez colectivizadas éstas.

Imagen

El capitalismo en su nacimiento ya era global. Siempre ha sido un fenómeno mundializado porque nació con los descubrimientos y conquistas de ultramar, porque creció mediante la exacción y el expolio colonial de América. Porque continuó su desarrollo con el imperialismo en África. En Europa creció a través de la desposesión de los campesinos y los cercamientos de las tierras comunales. Mientras en el siglo XX y principios del XXI el capitalismo exporta democracia y libertad, en el S.XIX exportaba civilización y progreso y en sus comienzos llevó la salvación y la religión verdadera a las tierras allende del mar. Cuando vemos como el capitalismo nació de la sangre, la esclavitud, el expolio o el chivo expiatorio de la caza de brujas se hace más evidente la burda tergiversación tendente a hacer capitalismo y democracia indisolubles como una forma de esconder sus mecanismos de reproducción. El capitalismo – y hay decenas de ejemplos que lo atestiguan – se encuentra cómodo en cualquier tipo de régimen donde controla los resortes del poder.

Hace tiempo la palabra liberal volvió a ponerse de moda. Muchas personas gustan de calificarse así porque tiene connotaciones positivas. Liberal suena bien. Ser liberal es sinónimo de ser moderado y abierto. Liberal es libertad. Y libertad es un término en sí bueno. Un término que provoca que los demás puedan llegar a bajar la guardia. De ahí a convertir la palabra en liberalizar hay solo un paso, aunque sea un término falaz. Porque liberalizar no es sinónimo de libertad sino de privatizar. Y privatizar es sinónimo de desposesión no de libertad. Y la desposesión no supone una mayor libertad sino una mayor dependencia. Entonces no podemos caer en la trampa. No podemos confundir los términos. El liberalismo nació en una época de absolutismo, nació para enfrentarse a los reaccionarios. Él mismo tuvo que evolucionar para que los derechos que alentaba fueran, realmente, universales. Sin embargo, hace tiempo que este término ha sido secuestrado por los reaccionarios. A estos supuestos seguidores y admiradores de Adam Smith la empatía y la preocupación por el bienestar de los seres humanos que le sobraban a éste no puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados, a ellos ni se les supone.

Entonces tenemos a unas personas sumamente egoístas y codiciosas que toman la libertad para convertirla en el disfraz que esconde el objetivo de someter a las personas. El mismo Adam Smith ya nos previno contra este tipo de personas que actúan de forma que Todo para nosotros y nada para los demás parece haber sido la ruin máxima de los amos de la humanidad en las diversas épocas de la historia. Los grandes propietarios de nuestra época prefieren tener un par de hebillas de zapatos con diamantes o algo igual de frívolo e inútil a proporcionar [] el mantenimiento de mil hombres al año. Nos advirtió de las consecuencias que conllevaban la actitud de estas personas codiciosas donde hay una gran riqueza esta manera de actuar forma parte de la naturaleza de los seres humanos. Así como también forma parte de la condición humana la búsqueda de la justicia, la igualdad y la felicidad para todos.

Imagen

Adam Smith fue quien, también, nos recomendó en nuestra búsqueda de la felicidad que tomáramos la virtud de la prudencia; la preocupación por los demás, las virtudes de la justicia y la beneficencia, que en un caso nos impide que perjudiquemos y en el otro nos impulsa a promover dicha felicidad. Adam Smith nunca fue el economista racional y egoísta que nos presentan los nuevos liberales, primero porque nunca fue economista, fue un filósofo humanista, un hombre de la Ilustración. Y segundo porque nunca fue el ultraliberal reaccionario defensor de las frívolas políticas y disposiciones de “los amos de la humanidad. Porque su preocupación nunca fue el crecimiento ilimitado y la búsqueda del enriquecimiento sino que fue la felicidad de la sociedad. La felicidad de las personas sin tener que estas sometidas a las arbitrariedades de nadie. Se olvida fácilmente o se desconoce que liberal proviene del término clásico liberalidad, que implicaba humanidad, generosidad y apertura de mente. Y de esta manera era usado en la época de A. Smith.

Visto lo que opinaba Adam Smith de estos nuevos liberales protectores de los déspotas, deberemos ponernos en guardia contra ellos. En guardia ni más ni menos cuando estos liberales acérrimos deciden sobre la pureza del liberalismo y arrinconan y excluyen del Olimpo liberal a John Stuart Mill y otros que les resultan incómodos; en guardia cuando se defienden de las críticas diciendo que lo que existe actualmente no es liberalismo ni capitalismo sino un corporativismo estatistay, al mismo tiempo defienden y prometen un supuesto verdadero capitalismo – suponemos que un inexistente capitalismo arcaico idealizado – no dándose cuenta, o no queriendo darse, en las contradicciones en las que irremediablemente incurren. El capitalismo lleva en sí mismo la semilla del monopolio porque tiende a la máxima concentración de riqueza en pos de la consecución de un beneficio ilimitado cada vez mayor. Capitalismo significa competencia y no cooperación. Por tanto, derrota y absorción del más débil por el más fuerte sea una persona, una empresa  o un país. Y como dijo Marx – como creo que es evidente – necesita del control del gobierno para llevar a cabo sus objetivos El ejecutivo del Estado moderno no es otra cosa que un comité de administración de los negocios de la burguesía”. El capitalismo siempre ha crecido al calor del poder.

Es ineludible que entendamos la dinámica capitalista. Su propia dinámica niega la libertad y la igualdad de las personas. Todo lo contrario. Necesita de la sumisión de las personas para crecer ¿Por qué? Pues, porque el capitalismo supone una ingente externalización de costes sobre la sociedad y el entorno. Para que una parte de la sociedad pueda extraer enormes beneficios deriva los costes a la sociedad mediante la sobreexplotación de trabajo, el medio ambiente; la familia, porque gran parte de los costes, los cuidados y el trabajo no remunerado recae en la mujer al mismo tiempo que este esencial trabajo se le desvaloriza; a las generaciones futuras, etc. Para que el capital obtenga la mano de obra que necesita se desposee a ésta de cualquier otra posibilidad de supervivencia. Esto ocurre a nivel social, pero a nivel global se repercuten los costes en los países pobres y los países pobres en sus ciudadanos. Siempre se repercuten los costes en el eslabón más débil. El crecimiento y la productividad per se no son intrínsecamente buenos. Este crecimiento ilimitado conllevará inevitablemente el colapso. El capitalismo lleva implícita su destrucción en su propio éxito productivo porque carece de frenos.

Imagen

El mismo capitalismo destruye los propios fundamentos del liberalismo al no tener límites. Su razón de ser es crecer de forma infinita y eso no es realizable en este mundo. El liberalismo es empirismo. Es ciencia y observación.  No dogma. No es simpleza de pensamiento ni codicia. Se ha producido una apropiación espuria. Una manipulación intolerable. En el propio Adam Smith podemos encontrar que la persecución de los intereses individuales están limitados por la estrechez de [su] compresión del hombre y el plan liberal de igualdad, libertad y justicia”. Adam Smith o J. S. Mill entendían de la necesidad para el progreso de una sociedad que el estado proveyera de educación pública. John Locke entendía que el estado debía cuidar entre otras cosas de la salud de sus ciudadanos. Además, éste concebía la libertad en toda su complejidad, entendiendo que ésta solo se puede obtener dentro de la ley Donde no hay ley no hay libertad”. Asimismo la libertad no puede estar supeditada a los caprichos de otros pues la libertad ha de ser el estar libre de la violencia de otros, pero nos indica que no es una libertad para que todo hombre haga lo que quiera y esta libertad solo se puede alcanzar dentro de la protección de la sociedad porque el hombre es un animal sociable, con la inclinación y bajo la necesidad de convivir con los seres de sus propia especie”. Si el capitalismo destruye la sociedad, aniquila la libertad.

 Imagen

Cuando los nuevos liberalesatacan la tiranía del estado y el gobierno en cualquiera de sus formas políticas en favor de la libertad de los mercados o desprestigian la política están cayendo en una contradicción irresoluble. Primero porque su plan es enteramente político. Segundo porque es una total impostura intentar separar los mercados de estados y gobiernos. Los mercados no son posibles sin la actuación de un poder – sin una acción política – que los dirija y construya. Es irreal pensar que el capitalismo de libre mercado es alcanzable sin el control del poder. Es imposible porque para que tenga éxito se tiene que imponer el marco político y social donde sea posible su crecimiento y desarrollo, porque tendrá que detentar el poder para imponerse y destruir la anterior forma social y política que existía. El capitalismo tuvo que superar la consideración antinatural que se tenía de la propiedad privada y para eso implantó las leyes que hicieron posible la privatización de la propiedad de la tierra. Los mercados libres”, no son naturales porque si no siempre hubieran existido, tendrían miles de años y no cientos como tienen en realidad. Los mercados no son naturales, son políticos y sociales. Ninguna construcción humana puede ser natural por pura lógica.

Imagen

Sin embargo, lo más grave, es su alejamiento de los valores liberales e ilustrados porque esconden que los mercados capitalistas coartan la libertad, la justicia y la igualdad. Al perseguir como fin supremo el enriquecimiento se apartan del objetivo final de la Ilustración: la felicidad humana. Un valor que nunca conseguirá proveer el mercado – ni al más rico de sus participantes – porque su mismo mecanismo de perpetuación implica crear una insatisfacción constante. Un mercado que no es ideal, ni natural, ni libre, ni democrático. En el mercado sólo existe la ley del más fuerte. Ni es una abstracción como intentan hacernos creer para desarmarnos. Porque el mercado no somos todos, ni el capitalismo es popular como dijo Margaret Thatcher. Todo lo contrario. El capitalismo popular de Thatcher y Reagan pusó más del 80% del mercadoaccionarial en manos del 10% más rico. El milagro del “libre mercado” es la antítesis del milagro de los panes y los peces. Lo que el último multiplicaba, el primero quitaba. El mercado está poniendo contra las cuerdas a los ciudadanos, se está apropiando de los bienes públicos, está multiplicando la pobreza, está negando la salud y la educación. El mercado se endeudó en grado sumo para especular y está endosando sus pérdidas a los estados. El mercado son las grandes fortunas y corporaciones. El estado si debemos ser todos, pero antes deberemos expulsar a los mercadosdejando de pagar las facturas de sus desmanes.

Imagen

En realidad cuando se lee con detenimiento a estos nuevos liberales se ve que su única preocupación el exceso de inversión en el bienestar de las personas y la existencia de los bienes comunes. El humanismo frena el beneficio. Su inquietud es la existencia de un ciudadano ilustrado que participe en la vida pública, preocupado por la deriva política y social, que pueda reclamar lo que es suyo y que pueda poner límites al enriquecimiento extremo de una minoría. Estos defensores a ultranza de la libertad no han tenido ningún problema moral para recurrir a los movimientos fascistasel estado corporativo en su más sublime expresión – y autoritarios para preservar”  la libertad. En verdad para defender sus privilegios corporativos de clase. Sinceramente creo que su desasosiego no radica en que el gobierno pueda coartar la libertad sino que el gobierno pueda escapar a su control. No deja de ser paradigmático que estos nuevos liberales patrios entronquen con la mejor tradición antiliberal católica y nacionalista española. Al igual que sus maestros foráneos descienden del pensamiento reaccionario conservador y ultranacionalista profundamente antiliberal.

Imagen

Ciertamente para ellos la democracia es un mal menor mientras tengan un férreo control del poder y los gobiernos. De esta manera no tendrán que recurrir a los regímenes autoritarios o totalitarios. La libertad en su boca y en su pluma pierde su significado, es una palabra vacía. No esconde otra cosa que el abuso de poder. No es libertad es libertinaje. Palabras que empiezan por la misma letra pero no significan lo mismo. Se apropian de términos y movimientos sociales para vaciarlos. Los simplifican hasta el absurdo con el objetivo de que dejen de ser las herramientas que un pueblo necesita para hacerse consciente de sí mismo, analizar su realidad y enfrentarse al poder de la oligarquía corporativista y sus siervos. La sumisión es lo que buscan creando una sociedad ignorante de su pasado, infantil y caprichosa en sus comportamientos. El uso de términos para catalogarse a sí mismos que van desde el espectro liberal al anarcocapitalista no implica nada más que el objetivo de contaminar, ensuciar cualquier tipo de ideología libertaria e igualitaria. Confundir. El anarquismo, una ideología eminentemente libertaria, cooperativista y social, es tergiversado por un movimiento que persigue un individualismo desenfrenado que provoque la descomposición social y la desunión para desarticular cualquier oposición al dominio de las élites y su permanente explotación de los otros.

Imagen

Es inexcusable, por tanto, alzarnos contra esta muy peligrosa y publicitada propaganda. Debemos entender que es imposible la libertad sin la igualdad, la justicia, el respeto o la sociedad. Y es imposible la sociedad sin la cooperación, la responsabilidad y la solidaridad. Son valores opuestos totalmente a los de los nuevos liberales. Son valores plenamente sociales frente a valores antisociales como el individualismo intransigente o el egoísmo avasallador que implican en algún modo una personalidad narcisista con una marcada voluble inmadurez. La libertad no se da cuando te desposeen de todo, cuando unos pocos se apropian de todo y tienes que venderte a ellos para sobrevivir. Nuestro mundo que es complejo y eminentemente social, no puede estar sometido a un pensamiento simple. Unas personas libres no pueden quedar a merced de unos depredadores sociales.

Read Full Post »

Imagen

Y usted ¿por qué vota a Chávez?

Por qué no quiero volverme invisible nunca más

Cuenta Eduardo Galeano que le dijo un humilde venezolano.

Chávez era el diablo. Un demonio. Un populista y un demagogo. Era la antítesis de la democracia y la libertad. Chávez no sólo era un demonio sino que era un dictador. Era un dictador que ganó 13 procesos electorales de 14, todos ellos verificados por organismos internacionales. Todos ellos verificados y reconocidos como limpios por los mismos organismos que le vilipendiaban. En las últimas elecciones venezolanas votó más del 80% del censo electoral, mientras asistimos en los países más ricos a unas participaciones electorales irrisorias ante el desprestigio de las instituciones democráticas.

Chávez atacó constantemente la libertad individual. De tal forma que no dio opción a los pobres a elegir entre la pobreza y la pobreza extrema. Él muy populista les obligó a servirse de un miniEstado de bienestar pagado por el petróleo – por su petróleo – que antes se quedaba la oligarquía venezolana o se marchaba a Miami. Ahora, por fin, el petróleo era de verdad de sus dueños: los venezolanos. La revolución que asustó a tantos era, simplemente, la obtención de unos derechos básicos que, por ejemplo, la constitución española nos reconoce (aunque aquí no se cumplan).

Chávez actuaba de tal manera contra la libertad de los venezolanos, que desde una muy tierna infancia obligó a los niños a escolarizarse. Sus políticas permitieron escolarizar a 2 millones de niños venezolanos que no podían ir a la escuela por cuestiones burocráticas. Que no sabían leer ni escribir. No solo eso, convirtió la educación, en pública y gratuita desde preescolar a la universidad. El 95% de los analfabetos aprendió a leer.

Chávez, también, era el diablo porque trajo médicos cubanos pagados con el petróleo – del que antes los humildes no se beneficiaban – para que los barrios más pobres pudieran tener los médicos que nunca tuvieron y, claro, esto molestó a los médicos privados venezolanos, lo mismo que ocurrió en Bolivia. Para la medicina privada, la competencia desleal de la sanidad pública, universal y gratuita es terrible.

Chávez merece ir al infierno porque él, durante el Caracazo, en 1990, disparó contra los manifestantes que protestaban contra las políticas de austeridad – ¿Os suenan las reformas estructurales? – asesinando a 3.000 personas… ¡Ahhh, No! Que no era Chávez, que fueron los neoliberales, Carlos Andrés Pérez y Moisés Naim – esbirros del FMI, las corporaciones, EEUU y la UE – que ahora, nos dan lecciones de democracia, después, de tantos crímenes y elevar con sus reformas la pobreza por encima del 70% de la población venezolana.

Imagen

Hugo Chávez merece volver al infierno de donde nunca debió haber salido porque aumentó el gasto social un 60%. Porque ha dado a su pueblo educación y sanidad pública – lo que nos van a quitar en la ejemplar democracia española –. Porque redujo la pobreza del 71% existente en 1996 al 21% en 2010. Porque redujo la pobreza extrema de un 40% a un 7,3% en las mismas fechas. Porque dio viviendas a gente que no las tenía. Porque duplicó la inversión pública. Porque redujo la mortalidad infantil en un 50%. Porque ha colocado la tasa de paro en el 7,6%. Porque redujo la desigualdad congénita que sufre Venezuela.

Pero bueno, Chávez era el diablo para los banqueros y que le vamos a hacer si los medios de comunicación españoles (y mundiales) están controlados por los banqueros. Si aquí tragamos con que unos medios de comunicación propiedad de los responsables del desastre financiero nos digan que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y merecemos sufrir todo el dolor, los infortunios y la ansiedad que sean necesarios para redimirnos, previo pago de rescatar con nuestro vía crucis y nuestro futuro, sus fortunas ¿Para qué discutir? En cuanto, a la muy repetida censura chavista: en Venezuela, únicamente, el 12% de los medios televisivos son de control público y el 80% de la prensa escrita está en manos de la oposición ¡Bendita censura dictatorial!

El doble rasero es tan claro. Es tan descarado que ofende el intelecto humano. Políticos que han estado involucrados en tratos con líderes paramilitares, el narcotráfico y los asesinatos de líderes sindicales y campesinos, que mantienen cientos o miles de fosas comunes en sus países, como Álvaro Uribe, son auténticos demócratas. Un país que ha sido llevado, prácticamente, al colapso como México, es un ejemplo de política monetaria, régimen liberal y democrático. No importa la corrupción ni los pucherazos electorales si estas al servicio de banqueros y corporaciones.

Así funciona un tipo de lógica en la que no importa que seas una monarquía feudal si eres aliada de los mercados financieros como Arabia Saudí. Ni importa que seas un régimen pseudocomunista – China – si sirves a la lógica neoliberal de la explotación de los seres humanos. Nada se resiente en una democracia ejemplar cuando un presidente de gobierno acomete una agresión exterior contra una nación que no le ha agredido en contra de la opinión de la mayoría de sus ciudadanos. Y de esta manera dividimos el mundo en ángeles y demonios a la carta. 

Chávez, Correa, Morales y otros son muy peligrosos porque han dado a los olvidados, voz y dignidad. Es curioso ver como cuando ellos reciben ayudas es que viven de la asistencia y los subsidios. En cambio, cuando las mismas son recibidas por las grandes empresas y las clases adineradas son acciones imprescindibles para el progreso del país. Ahora, quien va a esos países tiene que negociar y cooperar. Son países soberanos, ya no reciben órdenes. El dinero se queda allí y sirve a su sociedad, no se marcha a los paraísos fiscales. Ya no son esclavos de la deuda y los mercados financieros como nosotros. Son presidentes muy incómodos porque han molestado a gente muy poderosa.

Hacerse una opinión de lo que ocurre en Venezuela es harto difícil en España. La información que recibimos está en exceso sesgada. Nuestros medios de comunicación en manos de la élite económica y los banqueros nos desinforman y manipulan en favor de sus dueños, tenemos que tener mucho cuidado a la hora de juzgar a las personas. Ni Chávez era el diablo ni era Dios. Era demasiado estridente y provocador como para dejar indiferente a nadie. Habrá que juzgarle por sus actos, pero no por lo que nos llegue de los medios de comunicación de los mercados financieros. Podía haberlo hecho mejor, sí. Pero, lo hizo muchísimo mejor que sus antecesores al servicio de corporaciones y bancos. En nada ni nadie se encuentra la perfección. En Venezuela, aun queda mucho por hacer. Hay que erradicar la violencia, hay que fomentar la industria. Veremos lo que nos depara el futuro. Pero, hagámonos una pregunta ¿de dónde venía Venezuela cuando Chávez la cogió?

Imagen

Read Full Post »

Idiótes (ἰδιώτης; idiota, idiotae): “Él que no se ocupa de los asuntos públicos, de la política, sino únicamente de sus asuntos privados”

Imagen

1.    Control de la política y los gobiernos por lacayoso empleados de los intereses privados de las élites o ellas mismas: Gobiernos S.A. Ya conoces el dicho popular: Déjalos que hablen, tú haz como yo: no te metas en política y vive tranquilo.

2.    Se produce un proceso de deslegitimación de la política, que provoca un sentimiento de impotencia, resignación y desengaño en la ciudadanía.

3.    Llegados, incluso, al cinismo, en un primer momento, se reflejará en una fuerte abstención. Para finalmente acabar, si la situación social se vuelve totalmente insostenible, debido a la codicia sin límites de las élites, en el totalitarismo o una férrea dictadura.

4.    Durante la democracia”, el proceso conduce a deslegitimar lo público y ensalzar los beneficios de la iniciativa privada. El objetivo es erosionar lo público para apropiarse de ello.

5.    Se utilizan todas las instancias posibles para lograr este objetivo: medios de comunicación, universidades, escuelas de negocio, libros, películas, etc. Se impone un pensamiento que justifica el saqueo. Es necesario hacer culpable al débil y al inocente. Al ciudadano hacerle apático, irresponsable e infantil.

6.    Con la excusa, anteriormente, prefabricada de la ineficiencia de lo público, los impuestos y el gasto excesivos se privatizan las empresas y servicios públicos a ‘precio de saldo’.

7.    Los poderosos intereses privados de las élites se han ahorrado la descomunal inversión que supone iniciar y hacer crecer enormes empresas y sectores  públicos, que han sido financiados con los impuestos de todos los ciudadanos.

8.    Saqueo de las arcas públicas: privatizaciones, dinero malversado en beneficio privado, fraude fiscal y privilegios fiscales para las élites, socialización de las pérdidas de la iniciativa privada y privatización de los beneficios.

9.    El saqueo de las arcas públicas provoca déficit por falta de financiación y total perdida de recursos públicos. La falta de financiación viene porque los grupos privilegiados – grandes patrimonios y empresas, y la Iglesia – no pagan impuestos y reciben enormes transferencias de dinero público. Sólo paga impuestos el Tercer Estado. Una minoría parasita a la mayoría ¿a qué recuerda esta curiosa situación?

10. Profecía autocumplida: ineficiencia de recursos en el sector público por estrangulamiento de los ingresos y la financiación, debido al saqueo y la extorsión de los mercados, para pagar los servicios y prestaciones.

11.  Se privatizan la educación, la sanidad, las pensiones, etc. Todo lo que todavía quede, que pueda ser rentable. Ha habido dinero para apuntalar la calamitosa gestión privada, pero no para pagar los servicios públicos. Monstruosa concentración de la propiedad, la riqueza y el poder.

12.  Ahora, los servicios básicos y esenciales, el dinero y los ahorros de todos están en manos de personas propensas al fraude y al saqueo, capaces de hundir sectores de negocio enteros. Cuando ocurra el siguiente descalabro, que ocurrirá ¿cómo vas a  recuperar tu dinero?

13.  Ahora, echa cuentas. Sigues pagando los mismos impuestos, mejor dicho, más que antes. Las élites siguen sin pagar impuestos, como antes. Pero, ahora tu sueldo se ha reducido o no lo tienes, los precios siguen subiendo, tienes que pagarte la educación, la sanidad y pagar un plan de pensiones privado que, te va dar una pensión mucho menor que el público y, que es propenso a esfumarse en Bolsa. ¿Quién se ha llevado nuestro queso?

Pues esto es el neoliberalismo. El saqueo de los bienes públicos, de los bienes comunes por una codiciosa minoría. La creación de escasez para vendérsela al mejor postor. El neoliberalismo no es otra cosa que el nuevo ropaje del dominio. El dominio absoluto de la totalidad de los seres humanos por una minoría criminal. El neoliberalismo, como ya dijo mucho antes que nosotros Pierre–Joseph Proudhon, como la propiedad son un robo.

Read Full Post »

Imagen

No deja de sorprenderme cada vez que pongo la tele, escucho la radio o hablo con ciertas personas como seguimos atrapados en debates estériles anclados en las falacias neoliberales. Se sigue discutiendo de la bondad o no de las medidas tomadas cuando estas medidas, objetivamente, son nefastas para la sociedad en general. En cualquier lugar en el que se han aplicado han hundido al país en la pobreza y el caos: México, Argentina, toda Latinoamérica, el Sudeste Asiático, Rusia, Grecia, etc. Eso sí, han enriquecido aún más a la élite dominante tanto extranjera como nacional.

Imagen

La ‘opinión mediática’ parte de la buena voluntad de nuestros dirigentes que quieren hacer todo lo posible para sacarnos de la crisis. Así es, la mezcla de corrección política y manipulación mediática que nos rodea. Se nos piden sacrificios – que verdaderamente son inmolaciones – mientras cínicamente se toman medidas que descaradamente benefician y enriquecen aún más a las élites dirigentes. Podrían decir que somos demagogos y darnos mil razonamientos ‘fundadísimos’ en la nada intelectual – una engañifa – que es la doctrina neoliberal, pero los hechos son claros: una bofetada en la cara de cualquier persona de buena voluntad.

Imagen

El Gobierno para justificar las medidas tomadas – recortar otros 65.000 millones de euros – dice que se ha visto obligado por las circunstancias, que no queda otro remedio, que no hay dinero, que no hay elección, que el sistema es inviable, que tenemos que arrimar el hombro, que se trata de salvar a España, etc. – Vistos los comportamientos de algunos y el doble rasero aplicado suenan a cruel burla – Estas medidas inexorablemente van a hundir la economía española y van a provocar un aumento del paro aún mayor. Además, estos recortes, que afectan gravemente a los más débiles, van a enviar a la pobreza a cientos de miles de personas más. Detrás de las falsedades y las mentiras que repiten machaconamente, hay cientos de medidas y soluciones alternativas que desde la justicia social y el interés general – el bien común – que debe buscar cualquier sistema que quiera llamarse a sí mismo Democracia se pueden tomar.

Imagen

Se dice que no hay dinero, pero no es cierto, sí lo hay, pero ellos – los grupos privilegiados – se lo llevan. España es un paraíso fiscal. Como casi siempre ha ocurrido en nuestra historia solo los trabajadores pagan impuestos. Sólo con algunas medidas propuestas por el sindicato de los Técnicos de Hacienda – funcionarios a los que quieren maniatar para que nadie se interponga en su saqueo de España – se recaudarían por sí solas casi ¡64.000 millones de euros anuales! Y, podrían tomarse cientos de medidas más ¡Cómo es posible que Apple no pague impuestos en España! A las personas que tras las engañifas nacionalistas quieran boicotear algo, que lo hagan con cabeza, que boicoteen a quienen les empobrecen: Zara, Telefónica, Endesa, Repsol, El Corte Inglés, Carrefour, etc.

Imagen

Como se puede corroborar fácilmente por los datos dados por Gestha lo que lastra las cuentas del Estado es el fraude fiscal. Concretamente es, el fraude fiscal perpetrado por las élites. Mientras el Gobierno y los medios de comunicación saben esto nos quieren hacer sentir culpables a los ciudadanos, unos ciudadanos empobrecidos por una continua pérdida de poder adquisitivo que, supuestamente, han vivido por encima de sus posibilidades. Se suben los impuestos, como ha dicho cínicamente Cristóbal Montoro, porque defraudamos. Interesadamente, obvia que son los grupos a los que él y su Gobierno protegen los culpables de la evasión fiscal: el fraude de los autónomos supone el 8% del fraude total; el de los pequeños empresarios el 12%; y, ¡el fraude de las grandes empresas el 72%! A pesar de ser el 4º país con los impuestos más altos de Europa los ingresos del Estado se reducen al 32% del PIB. Lejos de Suecia en el que estos ingresos ocupan el 54% del PIB. Bien es verdad que, Suecia gasta cinco veces más – un 0,32% – que España – un ridículo 0,06% – en recaudar impuestos. Con una estructura tributaria justa – que, además, persiga a los grandes delincuentes – España no tendría problemas de déficit ni de ingresos. España crearía empleo, acabaría con la pobreza y la precariedad. España no estaría en crisis. Claro que hay dinero, pero éste se sustrae del esfuerzo de los trabajadores, que sostienen la evasión fiscal y el enriquecimiento de sus élites dirigentes con el menoscabo en sus derechos y nuevos impuestos, que son confiscatorios, porque no repercuten en un mayor bienestar ni en su beneficio como puede ocurrir en países como Suecia, Finlandia o Noruega.

Imagen

Las medidas son claras. En ellas no hay buena voluntad. Éstas permiten que las grandes fortunas y empresas evadan – mediante diversas figuras tributarias y la dejación del Estado – y puedan beneficiarse de los menores derechos de los trabajadores. Ni se sonrojan cuando con una mano amnistían fiscalmente a los grandes delincuentes cientos de miles de millones y con la otra quitan derechos a los ciudadanos, la Constitución es pisoteada y la Ley burlada. Por tanto, sí hay elección a la pérdida de derechos laborales, a la bajada de salarios, a la reducción de las pensiones, a los ‘tarifazos, tasazos y repagos’ en los servicios públicos y esenciales, al abandono de los enfermos y los dependientes, al repago en las medicinas, al retraso en la edad de jubilación – parece que quieren hacer coincidir la edad de jubilación con la muerte – etc.

Imagen

Sí hay elección a la miseria a la que nos condena el doble rasero de estas medidas. Mientras un ciudadano corriente debe cotizar 35 años y jubilarse a los 67 años, un político solo tiene que hacerlo 7 años o un banquero puede jubilarse a los 50 años con millones de euros en sus bolsillos. Mientras nuestros grandes empresarios se blindan sus contratos con indemnizaciones millonarias a los trabajadores se les convierte en una mano de obra barata y temerosa. Estos son algunos de los ejemplos de cómo arrimamos todos el hombro y acometemos los ‘sacrificios necesarios’. No deja de ser un ejemplo paradigmático de la corrupción moral que rodea a nuestras élites, asistir a como ellos, que ganan cientos de miles de euros, llaman privilegiados a mileuristas hipotecados con cargas familiares.

Imagen

Los recortes no son inevitables, no hemos gastado por encima de nuestras posibilidades porque nuestro sistema de bienestar está infrafinanciado. La Administración Pública española no es desproporcionada y el número de funcionarios como el gasto en servicios públicos de educación, sanidad, familia y ancianos están a la cola de Europa.El dinero se pierde en redes clientelares, en el amiguismo, en la malversación del dinero público y la especulación. Se crean empresas públicas y se nombran cargos a dedo para colocar a una red clientelar con unos sueldos un 35% superiores a la media de los funcionarios. Estas mismas artes se utilizan para dar contratos a dedo a empresas afines o para colocar a amigos y familiares en empresas privadas. Ninguno de los altos cargos colocados a dedo va a sufrir la merma de su paga extraordinaria porque cobran 12 mensualidades de 7.000 a 9.000 euros cada una. Es la corrupción que provoca una ineficiencia deliberada lo que lastra las cuentas del Estado.

Imagen

Las ‘reformas estructurales’ – que no tienen nada de nuevo porque llevan aplicándose 40 años – únicamente pretenden poner todo el patrimonio  y la riqueza nacional – privatizándola – en manos de los especuladores extranjeros y nacionales. El Gobierno español – lleno de falsos patriotas – que pretenden hacerse pasar por salvadores de la patria, cuando su única patria es el dinero y lo único que les mueve es la codicia extrema, van a poner todos nuestros recursos y la soberanía nacional al servicio del pago de una deuda indevolvible contraída por entidades privadas. Para ello quieren hacer responsables – mediante el miedo y la culpa – al conjunto de la población de la fraudulenta gestión de los bancos y empresas. Que personas con jubilaciones y sueldos millonarios, que han crecido aún mas durante la crisis – el sueldo medio de los consejeros del Ibex en 2011 fue de 7,5 millones, entre un 5% y un 9% más que el año anterior, bendita crisis – hagan responsable a una población con un riesgo de pobreza y exclusión social del 26,5%; a un 70% de jóvenes que la especulación inmobiliaria y la precariedad laboral – la tasa de paro juvenil supera el 50% – les impide abandonar la casa de sus padres; tiene un nivel de descaro y desvergüenza memorables. La sociedad sí es culpable de inacción y credulidad, de haberse creído las mentiras y promesas del sistema inculcadas desde la cuna, pero no del monstruoso fraude cometido por los mercados financieros: bancos, grandes empresas y fortunas.

Imagen

Verdaderamente, si queremos salir de la crisis tenemos que cambiar el marco conceptual y el pensamiento. No debemos acceder al chantaje ni a los caprichos de los mercados. No debemos aceptar ni utilizar su lenguaje. No debemos caer en sus sofismas ni mentiras, en su falso conocimiento propagado por expertos a sueldo de sus amos. Los mercados financieros no son respetables porque son nuestros verdugos y los de muchos seres humanos. Al acceder a las amenazas y las mentiras de bancos, grandes corporaciones y fortunas nos convertimos en sus esclavos – ahora ya estamos bajo su yugo – y los hacemos inmensamente poderosos. Los mercados – esas mismas personas y entidades a los que alimentamos con el fraude fiscal, la flexibilidad laboral y las privatizaciones – son los responsables de la especulación y el expolio que han provocado la crisis. Los culpables de la crisis nos están extorsionando y nosotros ponemos en sus manos más recursos. Ha sido la especulación del dinero ocioso de las grandes fortunas y empresas – sustraído del esfuerzo de los trabajadores – el culpable de provocar la crisis. Un volumen de dinero que es 60 veces mayor que la economía productiva.

Imagen

Los recortes sociales aplicados nos ponen de nuevo frente a los años más terribles de la dictadura. Se acaba con la sanidad pública universal y se vuelve a la beneficencia y al seguro. Es una vuelta a principios del S.XX. Es mirarnos en el espejo del subdesarrollo en América Látina y Asia. Los recortes y la intervención suponen dejar de ser soberanos para convertirnos en colonia. Una población que contribuye y trabaja, pero no recibe nada a cambio. De esta forma las empresas no tendrán que irse a China porque ya nos habrán igualado a ella en nuestra propia casa. Las manidas palabras productividad y competitividad, realmente, suponen menores salarios, perdida de los derechos sociales y laborales, precariedad, jornadas laborales más largas, despidos continuos y mucho paro. A millones de personas se les está negando el futuro. Dirán que son exageraciones. Bien, pensábamos hace 2 o 3 años que lo que ocurre ahora con un realismo tan crudo era pura fantasía… Son retrocesos sociales que es difícil dilucidar cuando se van a recuperar – si algún día se hace – con una sociedad tan anestesiada y conformista.

Imagen

La procacidad de nuestros dirigentes llega al punto de reducir la cuantía de la prestación por desempleo como incentivo para la búsqueda de empleo en un país, que como sabemos,con casi 6 millones de desempleados y la emigración en constante aumento, el empleo es algo que abunda y el que no trabaja es porque es un vago. Nada se puede esperar de un partido que dedica a los parados un obsceno ¡Qué os jodan! Ante tal nivel de ignorancia, infantilismo, fanatismo y desprecio por las personas así – movidos por una codicia sin límites, cortoplacista, que no sopesa las consecuencias que pueden provocar estas acciones – estamos ante una situación crítica con un final nada esperanzador. A esta alturas y ante tales acciones el Gobierno es ilegitimo porque ha cometido un fraude electoral. Ha utilizado la mentira para acceder al poder y sigue utilizando está para acometer medidas, innecesarias y contraproducentes, que atentan contra el interés general. La democracia se ha convertido en una farsa que no respeta ni sus más mínimas formas y procedimientos.

Imagen

Unas personas inmorales que, prácticamente, son delincuentes ‘de facto’ por mucho que se protejan con unas leyes a medida o que no se cumplen, nos quieren inocular un sentimiento de culpa que nos convenza de la inviabilidad del sistema social y la inevitabilidad de las medidas que se están tomando para destruirlo. Nos dicen que no pagamos, que todo no puede ser gratis – cuando el IRPF es pagado en su totalidad, un 96%, por rentas inferiores a los 60.000 euros – que debemos jubilarnos en el umbral de la muerte, etc. para que ellos puedan seguir aumentando sus beneficios disfrutando de más mansiones, más yates y más coches de lujo. El sistema no es sostenible además, por el mal uso que hacemos de él, dicen. Como ejemplo para poner a cada uno en su lugar y dejar al rey desnudo con sus mentiras al aire digamos que: de 45.000.000 millones de usuarios de la Sanidad, sólo 200.000 defraudan ¡menos del 0,5%! En cambio, más del 80% de las grandes empresas opera y, claro está, defrauda en paraísos fiscales, el 100% de las grandes fortunas evade miles de millones a Hacienda… Por tanto ¿quién hace insostenible el sistema y se aprovecha vilmente de él? Cristóbal Montoro dice que hay que recaudar más…

Imagen

Read Full Post »

Imagen

Se habla constantemente de la incompetencia del gobierno, de no saber a donde van. Pero, no es cierto. Rajoy es un gran presidente y el suyo es un gran gobierno. Evidentemente, debemos centrar el debate. Es un gran gobierno para el régimen oligárquico en el que vivimos. Es un gran presidente para los intereses de clase que defiende, afianza y perpetúa. Pero, no es un gran gobierno, ni un gran presidente, ni una gran clase política para un régimen democrático, que defienda y proteja el bienestar general de los ciudadanos y del país. Ellos defienden a la oligarquía dominante, propietaria, prácticamente, de toda la riqueza de España. Una oligarquía que está unida a la del resto de Europa en la protección de sus beneficios y privilegios.

Los dos partidos mayoritarios hablaban y hablan de la solvencia del sistema financiero. España no es Grecia, repiten una y otra vez. Como cuando decían que en España no había burbuja. Olvidando que nuestra burbuja es la madre de todas las burbujas. Que fuimos quienes más apostamos al ‘ladrillo’. El engaño, la falsedad, la ocultación y la manipulación son constantes. El cinismo y la hipocresía sumas. La insensibilidad y la deshumanización absolutas. Vamos a negar el desastre hasta que ocurra, como hicimos con la burbuja. Teníamos el sistema financiero más ‘solvente’ y, ahora, evitar su hundimiento nos va a costar a los ciudadanos, entre avales y ayudas, más de 250.000 millones de euros, más del 25% del PIB ¿Cuánto de este dinero vamos a recuperar, una vez, reflotado este sistema quebrado y puesto, otra vez, en manos de quienes lo hundieron? Descaradamente, socializan las pérdidas y privatizan las ganancias. No sólo, se va a salvar el patrimonio, las inversiones y los privilegios de los especuladores, culpables de la crisis; sino que, se les van a dar nuevos nichos de negocio privatizando los últimos servicios y empresas públicos, dilapidando el patrimonio común. Ningún banquero ni político ni empresario serán juzgados por estafa, ninguno devolverá el dinero ganado a base de hundir el sistema financiero y arruinar a cientos de miles de personas. Ante la magnitud del agujero bancario el desastre es irremisible. Nos enfrentamos a una situación como la argentina y, muchas otras, en la que las élites están saqueando el país y será la población, quien pague la factura de su fiesta. Cuando todo acabe y se hayan infligido sufrimientos sin par a la población, ellos seguirán estando ahí. En la cúspide de la pirámide.

Pido perdón al gobierno por utilizar la palabra dilapidar. Porque, evidentemente, para ellos esto no es dilapidar. La palabra hubiera estado correctamente utilizada en un régimen democrático y justo, que defendiera y protegiera la dignidad y el bienestar de las personas. Pero no, en una oligocracia. Por tanto, la crisis es aprovechada, ante una ciudadanía paralizada por el miedo, la desconfianza y la estupefacción, como una excusa, la coartada perfecta, para alcanzar el objetivo final de un plan, hace mucho tiempo, trazado: la apropiación por parte de unos pocos de toda la riqueza nacional. La privatización absoluta del patrimonio de todos y el salvamento de las inversiones ruinosas de los grupos privilegiados. Esto se ve, claramente, en el verdadero objetivo de las reformas: sacrificar a los ciudadanos en el altar de la codicia extrema. Constructoras y bancos, ahogadas por las deudas, se hacen con la sanidad; se crea un trabajador más barato, sumiso y miedoso, sin ningún tipo de protección; se ponen barreras económicas al acceso a la justicia y la educación; se suben impuestos sin contraprestaciones equivalentes; se crea un ciudadano más pobre y dependiente; se expulsa y estigmatiza a las personas que suponen una barrera a los beneficios de los grupos dominantes; etc. etc. etc.

¡Tres hurras por el gobierno! Está haciendo un trabajo limpio y perfecto…

Read Full Post »

Older Posts »