Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Estados Unidos’

Stephane Charbonnier 

“No tengo hijos, ni esposa, ni coche, ni crédito. Esto puede sonar un poco pomposo, pero lo cierto es que prefiero morir de pie que vivir de rodillas”.

Stéphane Charbonnier, Charb, el director de Charlie Hebdo.

“[Chérif Kouachi] Era un aprendiz de perdedor, un chico de los recados con una gorra, que fumaba hachís y llevaba pizzas para comprar drogas. Un chico despistado que no sabía qué hacer con su vida, y que un día se encontró con gente que le hizo sentir importante”.

Vincent Ollivier, antiguo abogado de Chérif Kouachi, uno de los asesinos del atentado a la revista Charlie Hebdo, a Le Parisien.

“El terrorismo no surge por sí solo; con la identificación de los factores asociados a él, a largo plazo pueden ser implementadas políticas para mejorar el medio ambiente subyacente que alimenta el terrorismo

Steve Killelea, presidente ejecutivo del Institute for Economic & Peace.

TERRORIST ATTACKS IN 87 COUNTRIES

Antes de entrar a valorar unos esclarecedores datos sobre la evolución del fenómeno terrorista a nivel global en la última década debemos aclarar una perogrullada: el 99% de los musulmanes no son terroristas y que, además, son la inmensa mayoría de las víctimas del llamado terrorismo islamista. A pesar de que los hechos y datos desacreditan fácilmente la equiparación de los musulmanes a “terroristas en potencia” este mensaje sigue calando en gran parte de la sociedad donde continúan latentes prejuicios religiosos y étnicos que nada tienen que ver con el análisis objetivo de la realidad. Asimismo, este mensaje está calando en parte de la sociedad debido a los enfoques sesgados transmitidos por los medios de comunicación, los dirigentes políticos y las instancias oficiales. Y es cierto que hay que erradicar este despreciable fenómeno criminal, por supuesto, en beneficio de todos, pero, sobre todo, de sus principales víctimas: los musulmanes.

DEATHS FROM TERRORISM

  • Según el Global Terrorism Index 2014, en 2013 el terrorismo aumentó un 61% en relación al año anterior: 17.958 personas murieron en ataques terroristas en 2013.
  • Entre el año 2000 y 2013, el número de personas asesinadas en actos terroristas se ha multiplicado por cinco.
  • El 82% de las muertes totales por ataques terroristas se reduce a sólo 5 países: Iraq, Afganistán, Pakistán, Nigeria. Y el noventa por ciento en únicamente diez países.
  • En 2013, el terrorismo era predominantemente dominado por cuatro grupos: Al Qaeda, los talibanes, ISIS (EIIL) y Boko Haram.
  • Más del 90% de todos los ataques terroristas se producen en países que sufren recurrentes violaciones de los derechos humanos.
  • El 72% de los actos de terrorismo se cometen cuando los países pasan por un período de alta conflictividad.
  • A pesar de la percepción puntual que podemos tener a través de los medios de comunicación, sólo el 5% de los atentados terroristas se producen en países de la OCDE – los países más desarrollados económicamente –.
  • Según el informe “European Union Terrorism Situation and Trend Report” de Europol sólo el 1,3% (2 de 152) de los ataques terroristas producidos en Europa en 2013 fueron cometidos por fundamentalistas islámicos. Siendo aún el terrorismo etno–nacionalista el absolutamente mayoritario.
  • En EEUU, es 58 veces más probable morir a manos de un policía que en un atentado terrorista. Según el FBI, el promedio anual de personas muertas por funcionarios policiales estadounidenses es de 928.
  • En los Estados Unidos, según Combating Terrorism Center at the U.S. Military Academy, desde el 11 de septiembre de 2001 al año 2012, el terrorismo y la violencia política de los supremacistas blancos y otros grupos de extrema derecha han asesinado a más de 200 personas, mientras que el terrorismo islamista tiene en su haber 37 víctimas.
  • Según un estudio realizado por la Universidad de Syracusa si hubiera hoy un ataque terrorista en EEUU cometido con armas químicas, biológicas, radiológicas o nucleares habría más posibilidades de que fuera perpetrado por otros grupos terroristas antes que por islamistas.
  • En 2013, hubo en EEUU 30 asesinatos masivos (cuatro o más víctimas mortales) con 137 muertos, según USA Today.
  • El fenómeno terrorista, según datos del Institute for Economic & Peace, a pesar del impacto mediático y psicológico que tiene es relativamente pequeño en comparación, por ejemplo, con los homicidios: 437.000 personas murieron a causa de ellos en 2013.
  • Es decir, 40 veces más personas mueren regularmente por homicidios que por atentados terroristas.
  • En Reino Unido la probabilidad de ser víctima de un homicidio es 188 veces mayor que morir de un ataque terrorista. En los Estados Unidos es 64 veces mayor.
  • Iraq fue el país más afectado por el terrorismo en 2013: sufrió 2.492 ataques terroristas en los que murieron a 6.362 personas.
  • En 2013, 24 países sufrieron actos terroristas que mataron a más de 50 personas.
  • En cambio, hubo 75 países que no sufrieron ningún atentado terrorista.
  • Desde 2002, el 66% de todas las muertes causadas por ataques terroristas fueron perpetradas por cuatro grupos terroristas: Al Qaeda, los talibanes, ISIS (EIIL) y Boko Haram.
  • El terrorismo por motivos supuestamente religiosos se ha incrementado radicalmente desde el año 2000. Anteriormente, el fenómeno terrorista era dominado por motivos nacionalistas y grupos separatistas.
  • El 83% de las organizaciones terroristas han sido desarticuladas debido a la estrategia policial o a la acción política. Sólo el 7% ha terminado a causa de actuaciones o intervenciones militares.
  • En la mayoría de los ataques terroristas se usan explosivos o armas de fuego. Desde el año 2000, menos del 5% de los ataques terroristas fueron atentados suicidas.
  • Los tres principales factores causantes del fenómeno terrorista, según el informe Global Terrorism Index 2014, son: la violencia patrocinada por el Estado, por ejemplo, las ejecuciones extrajudiciales, el terrorismo de estado y las violaciones de los derechos humanos; las quejas y agravios de grupos concretos, la falta de cohesión social y la hostilidad entre diferentes grupos étnicos, lingüísticos y religiosos; y los altos niveles de criminalidad, violencia e injusticia.
  • Por tanto, los factores más importantes para evitar que aparezca el fenómeno terrorista son: la estabilidad política, la cohesión social entre grupos, la legitimidad del estado y la percepción de justicia.
  • Los niveles de pobreza, las tasas de escolarización y la mayor parte de los factores económicos no tienen una relación relevante con la aparición del fenómeno terrorista.

The most successful strategies in combating terrorist groups

Estrategias más exitosas para acabar con fenómenos terroristas

Terrorism incidents occurring in the USA since 1995

Incidentes terroristas ocurridos en EEUU desde 1995 a 2011 por ideología

Number terrorist attacks by year and type within the European Union (2008-2010)

Número de ataques terroristas por ocurridos en Europa (2008-2010)

TEN COUNTRIES MOST IMPACTED BY TERRORISM

Los diez países más afectados por el terrorismo en 2013

En cuanto al fenómeno y al auge del terrorismo islamista en las últimas décadas no debemos olvidar las importantes vinculaciones geopolíticas y la lucha por el control de los recursos energéticos que han favorecido dramáticamente la multiplicación de estas acciones deleznables. Al Qaeda fue una lejana creación de los Estados Unidos e, incluso, aún mucho más grave, los servicios secretos de este país financiaron a este grupo terrorista hasta al menos los atentados del 11–S en Nueva York. Las guerras e invasiones de Iraq y Afganistán han favorecido el auge del terrorismo, la violación de los derechos humanos y la creación de dos estados fallidos – Iraq y Afganistán – a los que posiblemente se unan – sino se han unido ya – Siria y Libia resultando graves implicaciones para sus vecinos y enormes costos humanos a las poblaciones de dichos países. La supuesta “guerra contra el terror”, las leyes anti–terroristas, los “asesinatos selectivos” y las torturas, además de haber sido sufridas por decenas de personas inocentes, han socavado los derechos fundamentales de los países donde se han aplicado y alimentan – todas ellas medidas injustificadas, atroces en sí mismas y a las que a muchas de ellas no habría ningún problema en calificarlas de terroristas han fracasado estrepitosamente al menos en los supuestos objetivos que decían que perseguir – un sentimiento de odio e injusticia donde se cocina el caldo de cultivo perfecto para que la dinámica del terrorismo se retroalimente. Pero aún teniendo todo lo que hemos comentado implicaciones muy graves es mucho más grave aún que sean – como está sobradamente demostrado – los propios EEUU, sus aliados del golfo pérsico – Qatar, Arabia Saudí o Emiratos Árabes – y Pakistán quienes sean los principales financiadores de estos grupos terroristas y las insurgencias en Libia, Iraq o Siria, que como finalmente se ha demostrado – y ellos conocían perfectamente – eran grupos de radicales islámicos y yihadistas: los “liberadores” de ayer, serán los terroristas del mañana.

Anuncios

Read Full Post »

TrabajadoresTextiles

Cuando El Corte Inglés está de luto por la reciente muerte de su presidente, debemos recordar que también esta corporación debería guardar luto por los trabajadores en régimen de esclavitud que esta empresa, Inditex y Cortefiel tienen en la India según el informe Captured by Cotton del Centre for Research on Multinational Corporations. Evidentemente, no son exclusivamente ellas quienes explotan despiadadamente a sus trabajadores. Nike, Umbro, Mizuno, Disney, H&M, Kappa, Puma, Adidas, Mango, Lotto o Reebok y, así una infinidad de estas compañías, que abarcan todos los sectores productivos, no sólo el textil. Esta situación es posible únicamente porque las instituciones supranacionales dirigidas por las grandes potencias capitalistas al servicio de estas transnacionales han dado lugar a la construcción política de esta Globalización.

La Unión Europea recibió el premio Nobel de la Paz en el año 2012, si hubiera un Nobel que premiara la defensa y el cumplimiento de los Derechos Humanos, la UE no podría optar a él. Si es muy discutible que la UE defienda la paz, es más fácil confirmar que los Derechos Humanos le dan urticaria. El pasado junio unos cuantos países europeos: Reino Unido, Francia, Austria, Estonia, República Checa, Alemania, Italia e Irlanda; junto con Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, entre otros, que se llenan continuamente la boca de defender la libertad y la democracia por todo el mundo votaron contra una resolución presentada por Ecuador y Sudáfrica en la ONU para dotar de mecanismos legales e institucionales que obliguen a las corporaciones transnacionales a respetar los Derechos Humanos.

Parece que las cínicas “democracias” seguirán permitiendo a sus empresas transnacionales una especie de “barra libre” legal cuando actúan fuera de sus fronteras nacionales y continuarán explotando sin compasión – pero por su “bienestar” y “progreso” – a sus trabajadores, que son, sobre todo mujeres y niños, en Bangladesh, Marruecos, India, Vietnam, Camboya, Tailandia, China, Bulgaria, Honduras, México, Turquía o Indonesia. Jornadas maratonianas de 12 horas o más, llegando a realizar 150 horas semanales, sin seguridad social, sin derecho a baja por maternidad, sin derecho a ir a la escuela, sin condiciones de seguridad, ni higiénicas, incluso, llegando a dormir en los mismos talleres; sin derecho a sindicarse, sindicalistas asesinados por pedir derechos y condiciones laborales dignas; familias indígenas expulsadas de sus tierras; trabajadores sin derechos civiles, social o económicos y, mucho menos todavía, Humanos. Centenares de miles de trabajadores dependientes de estas corporaciones mueren cada año por el sobreesfuerzo y la falta de seguridad e higiene.

Los europeos todavía ven este sistema esclavista como algo lejano, incluso, necesario y progresista, pero la directiva europea de las 65 horas laborales a la semana (con semanas que podrían alcanzar las 78 horas laborales) es seguro que volverá a recuperarse hasta que un día no muy lejano se apruebe. Y cuando se imponga la libre negociación entre empresario y trabajador llegará a ser legal que podamos trabajar hasta 65 horas semanales. Supondría un retroceso a 1919 y dinamitar el derecho laboral que reconoce que la relación laboral no se realiza en un plano de igualdad. Es más fácil aún que se pueda adoptar antes la legislación británica que permite desde 1993 trabajar por encima de las 48 horas semanales a los trabajadores que pacten “libremente” estas condiciones con sus empleadores. Entonces, la esclavitud de las transnacionales no nos será algo tan ajeno ni alejado de nuestras sociedades. Se podrán generalizar y legalizar situaciones que están ya presentes entre nosotros.

La situación actual es el caldo de cultivo ideal para que se cumplan estos objetivos. En España el deterioro de las condiciones laborales y el aumento de la jornada laboral progresan rápidamente. Lo importante es tener un trabajo dicen, y el salario y las horas son algo secundario. Se aprovecha la situación de necesidad y desamparo que viven muchos trabajadores. Seguimos el camino de los Estados Unidos donde hay decenas de millones de trabajadores pobres con salarios que no dan para vivir. Es luego el estado y los clientes quienes subsidian los salarios de estos trabajadores pobres que no pueden vivir de ellos y, que no tienen acceso a sanidad, al derecho a sindicarse o a vacaciones pagadas. Los gritos de auxilio (bit.ly/1ycaP5z) de todos estos trabajadores siguen perdiéndose en el vacío.

Read Full Post »

Imagen

 

¿Cómo se explica que los más estridentes gritos de dolor por la libertad los escuchemos elevarse en las voces de los cazadores de negros?

Samuel Johnson

 

Nosotros, los orgullosos Campeones de la Libertad y los declarados Abogados de los Derechos naturales de la Humanidad, nos empeñamos en este comercio inhumano y criminal más profundamente que cualquier otra nación… Los Abogados del republicanismo y de la supuesta igualdad de la humanidad deberían ser los primeros en sugerir algún sistema humano de abolición de la peor de todas las esclavitudes

Josiah Tucker.

 

 

Las revoluciones liberales acontecidas en Holanda, Inglaterra y EEUU, en los siglos XVI, XVII y XVIII, respectivamente, no trajeron la libertad anunciada. No para todos. Únicamente, fue la libertad de los “señores”. Protegidos tanto del “absolutismo monárquico” como del “absolutismo democrático”. El triunfo parcial de las nuevas fuerzas sociales representadas por la oligarquía burguesa en meteórico ascenso supuso el deterioro del poder de los monarcas absolutos, pero fue para que surgiera un poder aún más absoluto sobre la sociedad y la Humanidad en su conjunto. Las nuevas democracias representativas, que limitaban el poder real, surgidas tras las revoluciones burguesas fueron el gobierno único y absoluto de las poderosas oligarquías emergentes.

Estos nuevos regímenes se lanzaron a la expansión colonial más feroz, desposeyeron de toda propiedad tanto a sus compatriotas como a los pueblos repartidos alrededor del globo, la esclavitud tomó proporciones nunca vistas y los trabajadores fueron convertidos en algo peor que siervos. La libertad para todo el que no fuera miembro de la oligarquía propietaria era inexistente. La limitación al poder absoluto y la preciada libertad liberal, realmente, fue el auténtico desenfreno de la codicia que dio rienda suelta a las ambiciones más viles de terratenientes y mercaderes. Ninguna limitación e injerencia gubernamental podría cruzarse ya en su camino. Ahora ellos eran el gobierno y el poder absoluto. Sus filósofos e ideólogos convirtieron en justificación moral lo que adolecía de una falta de moral absoluta.

A manos de los nuevos estados liberales fueron esclavizados y explotados millones de seres humanos. Se procedió al sometimiento, el robo y el exterminio sistemático de los habitantes no blancos de nuestro planeta. Antes de todo se procedió a su deshumanización, a su placentera conversión en diablos, idolatras, bestias feroces y seres subhumanos, que hiciera más digeribles los crímenes que tenían el único objetivo del beneficio. No sólo fueron doblegados y asesinados los seres humanos de distinto color, sino que, también, los irlandeses católicos dejaron de merecer la compasión del nuevo estado liberal inglés. Tampoco los campesinos, los pobres y los vagabundos tuvieron mejor suerte: su libertad acababa bajo la bota del amo o el patrón. Los que alguna vez tuvieron acceso a  la propiedad bajo la forma comunal fueron despojados de todo bajo la violencia permanente de los nuevos gobernantes. Parecen crímenes lejanos, pero no lo son. Parecieran imposibles de repetirse, pero 400 años ininterrumpidos, millones de seres humanos asesinados los contemplan…

Imagen

Esta “paradoja” entre la nueva fe de la libertad y sus actos concretos es lo que pone de manifiesto Domenico Losurdo en su “Contrahistoria del liberalismo” que nos muestra esta ideología con todas sus contradicciones y realidades:

 

Limitación del “poder absoluto” y surgimiento de un poder absoluto sin precedentes: Para que esta paradoja pueda ser explicada, primero tiene que exponerse en toda su radicalidad. La esclavitud no es algo que permanezca a pesar del éxito de las tres revoluciones liberales [Países Bajos, Inglaterra y EEUU]; al contrario, conoce su máximo desarrollo con posterioridad a tal éxito: “El total de la población esclava en el continente americano ascendía a cerca de 330.000 en 1700, a casi 3 millones en 1800, para alcanzar finalmente el pico de los más de 6 millones en los años 50 del siglo XIX”’. Lo que contribuye de manera decisiva al ascenso de esta institución, sinónimo de poder absoluto del hombre sobre el hombre, es el mundo liberal. 

A mediados del siglo XVIII era Gran Bretaña la que poseía el mayor número de esclavos (878.000). El dato está lejos de ser exacto. A pesar de que el imperio de España tiene una extensión mucho mayor, le sigue a una buena distancia. Quien ocupa el segundo lugar es Portugal, que posee 700.000 esclavos, pero que a su vez es una especie de semi-colonia de la Gran Bretaña: una gran parte del oro que extraen los esclavos brasileños termina en Londres. Y por lo tanto, no hay dudas de que, quien se distingue en este campo por su posición absolutamente eminente es el país que, al mismo tiempo, está a la cabeza del movimiento liberal y que ha conquistado supremacía en el comercio y en la posesión de esclavos negros a partir, precisamente, de la Revolución Gloriosa. Por otro lado, es el propio [William] Pitt el joven quien, al intervenir en abril de 1792 en la Cámara de los comunes sobre el tema de la esclavitud y de la trata negrera, reconoce que “ninguna nación en Europa […] está tan profundamente sumida en esta culpa como Gran Bretaña”.

Y eso no es todo. En las colonias españolas y portuguesas, en mayor o menor medida, sobrevive la “esclavitud doméstica”, que debe distinguirse claramente de la “esclavitud sistémica, vinculada a las plantaciones y a la producción de mercancías”; y es este segundo tipo de esclavitud -—que se afianza sobre todo en el siglo XVIII (a partir de la revolución liberal de 1688-89) y que predomina claramente en las colonias inglesas— el que explica de manera más completa la deshumanización de aquellos que ya son solo instrumentos de trabajo y mercancías, objeto de compraventa regular en el mercado… La servidumbre a tiempo determinado…, en vigor hasta ese momento, tiende a ceder el lugar a la esclavitud propiamente dicha, a la condena perpetua y hereditaria de todo un pueblo, al que se le niega…, cualquier esperanza de libertad… Ya está en curso el proceso que reduce cada vez más al esclavo a pura mercancía y proclama [su] carácter racial… Una casta hereditaria de esclavos, definida y reconocible ya por el color de la piel…, a los ojos de John Wesley, la “esclavitud norteamericana”, es “la más vil nunca antes aparecida sobre la tierra”. 

Domenico Losurdo Contrahistoria del liberalismo

 

Imagen

Read Full Post »