Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Grecia’

Europa sólo recuperará su alma cuando recupere la confianza de la gente, poniendo sus intereses en el centro de la escena.

Yanis Varoufakis.

-

VAROUFAKIS O DE LA HONESTIDAD Y EL IDEALISMO ENTRE LOBOS Y CÍNICOS…

En un artículo escrito para The New York Tymes el pasado lunes – No es tiempo para juegos –, el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, volvió a recalcar las líneas generales de acción que mueven al actual gobierno griego en la negociación con sus socios europeos y su particular visión de la situación que vive Europa. Resumiendo los puntos más interesantes del artículo Varoufakis escribe que Grecia no va a negociar con subterfugios ni las líneas rojas que se ha marcado: no van de farol. Quieren hacer entender a sus socios europeos que las decisiones que se tomen van a marcar a una generación de europeos y podrían suponer un punto de inflexión en la construcción de la unión monetaria.

Comenta que aunque, él mismo, sea un experto en teoría de juegos – o por eso mismo – no va a usar esas estrategias negociadoras porque sabe que suponen un enfrentamiento entre dos antagonistas egoístas. Nada más lejos de la verdad, dice. Suponer su uso para mejorar la débil posición griega es una mera locura. Se trata de forjar nuevas motivaciones y disposiciones. Una nueva mentalidad que supere las divisiones nacionales, disuelva la distinción que existe hoy entre países deudores y acreedores en favor de una visión pan–europea, y coloque el bien común de Europa por encima de la pequeña política. La cuestión es superar ese venenoso dogma que universaliza el nosotros contra ellos.

Grecia conoce sus limitaciones. Varoufakis se sabe el ministro de finanzas de un pequeño y abrumado país, carente de un banco central y con una economía hundida. Un país que sufre una grave crisis humanitaria. El gobierno griego ha admitido que está quebrado. Por eso rechaza que la negociación se convierta en un mero experimento de elaboración de estrategias: los hechos deben ser presentados de forma honesta, poner sobre la mesa los problemas griegos y las propuestas para volver al crecimiento, y explicar cómo estas propuestas también interesan al resto de socios europeos. Pero Grecia, también, va a revelar la líneas rojas más allá de las cuales la lógica y la responsabilidad le impiden ir.

Asimismo va a luchar – a diferencia de anteriores gobiernos griegos – contra los poderosos intereses creados a fin de reiniciar Grecia y ganar la confianza de sus socios. Pero también, están determinados a no ser tratados como un colonia por deudas condenada a sufrir irremisiblemente. Un sufrimiento innecesario provocado por el principio de a mayor austeridad mayor depresión de la economía griega. Algo que resultaría curioso si no fuera por el dolor que inflige a la población.

Varoufakis se pregunta que si la única manera de encontrar financiación fuera cruzar tus líneas rojas y aceptar medidas que consideras son parte del problema, más que de la solución – fiel al principio de que no tiene derecho a usar subterfugios – su respuesta sería: Las líneas rojas presentadas como rojas no serán cruzadas. De otra manera, no serían verdaderas líneas rojas sino simplemente un farol. Nosotros no vivimos en la tiranía de las consecuencias. Hay situaciones en las que nosotros debemos hacer los correcto no como una estrategia sino porque simplemente es lo correcto.

Varoufakis continua escribiendo que contra tanto cinismo el nuevo gobierno griego innovará. Desistirá, cualquiera que sean las consecuencias, de acuerdos que sean equivocados tanto para Europa como para Grecia. No más prestamos, no hasta que Grecia tenga un plan de crecimiento económico creíble con el que pueda repagar los prestamos, ayudar a que su clase media se vuelva a sostener sobre sus propios píes y afrontar su espantosa crisis humanitaria. No más reformas que carguen únicamente el peso sobre la población más débil, los pobres pensionistas y los negocios familiares (como las farmacias), mientras que la gran corrupción continua siendo intocable.

El gobierno griego sólo pide un prorroga a sus socios. Unos cuantos meses de estabilidad financiera que le permita embarcarse en la tarea de reformas que amplias capas de la población griega apoyan, para traer de nuevo el crecimiento y que supongan el fin de la incapacidad griega para pagar sus deudas.

Se podría pensar que esta retirada de la teoría de juegos está motivada por alguna agenda radical de izquierdas. Pero no. La influencia mayor aquí es la Immanuel Kant, el filosofo alemán que nos enseñó que lo racional y la libre escapatoria del imperio del interés propio es hacer lo que es correcto.

¿Cómo sabemos – finaliza Varoufakis – cuáles son las líneas rojas de nuestra modesta agenda política en términos de lo que es correcto para I. Kant? Nosotros lo sabemos mirando a los ojos de los hambrientos en las calles de nuestras ciudades o contemplando a nuestra abrumada clase media, o teniendo en consideración los intereses de todas las personas que trabajan duro en cada pueblo o ciudad europea dentro de nuestra unión monetaria. Después de todo, Europa sólo recuperará su alma cuando recupere la confianza de la gente, poniendo sus intereses en el centro de la escena.

Estas líneas de acción han sido reiteradas por Yanis Varoufakis en los últimos años. Y ese ha sido el proyecto esbozado por Yanis Varoufakis en diversas ocasiones: “Una modesta propuesta para Europa” o en “Confesiones de un Marxista errático”. Conciliar para evitar una devastación que aún puede ser mucho mayor. Creo que es interesante conocer una parte de este último texto a través de unos extractos del mismo traducidos y seleccionados por el periodista argentino Alfredo Zaiat:

Si la crisis europea no es sólo otra recesión cíclica que pronto será superada, la pregunta que se nos plantea es la siguiente: ¿Debemos aprovechar esta oportunidad para reemplazar al capitalismo por un sistema mejor?, o ¿deberíamos estar tan preocupados como para embarcarnos en una campaña para estabilizar el capitalismo europeo?

Mi respuesta ha sido inequívoca en los últimos tres años. La crisis de Europa ha sido provocada por fuerzas regresivas que tiene la capacidad de provocar un baño de sangre mientras se apagan las esperanzas de cualquier movimiento progresista para las generaciones venideras.

Por este punto de vista se me ha acusado, por voces radicales (de izquierda), como “derrotista”, cuya finalidad es salvar el actual sistema socioeconómico europeo, que es indefendible. Un sistema neoliberal, muy irracional, transnacional y antidemocrático, que deja de lado cualquier capacidad de evolucionar hacia una comunidad genuinamente humanista en el que las naciones de Europa puedan vivir y desarrollarse. Esta crítica, lo confieso, me duele. Y duele, ya que contiene más de un núcleo de verdad.

En ese sentido, me siento obligado a reconocer que me gustaría que mi campaña sea de un estilo diferente, promoviendo una agenda radical cuya “razón de ser” sea la sustitución del capitalismo europeo por un sistema diferente, en lugar de hacer campaña para estabilizar un capitalismo europeo con el que estoy en desacuerdo en mi definición de buena sociedad.

Esta crisis es profundamente irracional, de un capitalismo europeo repugnante, cuya implosión, a pesar de sus muchos males, se debe evitar a toda costa. Es una confesión para convencer a los radicales de que tenemos una misión contradictoria: detener la caída libre del capitalismo europeo “con el fin” de comprar el tiempo que necesitamos para formular su alternativa.

En verdad, Karl Marx fue el responsable de la elaboración de mi perspectiva del mundo en que vivimos, desde mi infancia hasta el presente. Si mi carrera académica fue en gran parte vinculada con Marx, y mis actuales recomendaciones políticas son imposibles de describir como marxista, ¿por qué abrir mi marxismo ahora? La respuesta es sencilla: incluso mi economía no marxista fue guiada por una mentalidad fuertemente influenciada por Marx.

Sí, me gustaría proponer una agenda radical. Pero no estoy dispuesto a cometer el mismo error dos veces. ¿Qué logramos en Gran Bretaña a principios de 1980 con la promoción de una agenda de cambio socialista que la sociedad británica despreció mientras caía de cabeza en la trampa neoliberal de la señora Thatcher? Nada. ¿De qué sirve hoy convocar a un desmantelamiento de la Zona Euro, de la propia Unión Europea?

¿Quién creen que se beneficiaría? ¿Una izquierda progresista, que se levanta como el Ave Fénix de las cenizas de las instituciones públicas de Europa?, o ¿el partido nazi Amanecer Dorado, los neofascistas, los xenófobos y los vividores? No tengo absolutamente ninguna duda acerca de cuál de los dos se beneficiará de una desintegración de la Zona Euro.

Yo, por mi parte, no estoy dispuesto a soplar el viento fresco en las velas de esta versión posmoderna de la década de 1930.

Si esto significa que somos nosotros, los marxistas adecuadamente erráticos, que deben tratar de salvar al capitalismo europeo de sí mismo, que así sea. No por amor o aprecio al capitalismo europeo, a la Zona Euro, a Bruselas, o al Banco Central Europeo, sino porque sólo queremos minimizar las pérdidas humanas innecesarias de esta crisis; las incontables vidas cuyas perspectivas serían aplastadas sin beneficio alguno para las futuras generaciones de europeos.

La propuesta para la estabilización de Europa es para poner fin a la espiral descendente que, al final, sólo refuerza a los intolerantes e incuba el huevo de la serpiente. Irónicamente, ¡los que detestan la Zona Euro tienen la obligación moral de salvarlo!

qSi hemos de forjar alianzas con el diablo (por ejemplo, con el FMI), hay que evitar llegar a ser como los socialistas, que no lograron cambiar el mundo, pero lograron mejorar sus situaciones personales. La clave es evitar el maximalismo revolucionario que, al final, ayuda a los neoliberales.

Read Full Post »

Hola a todos, Os cuelgo hoy una de mis colaboraciones en radio con los compañeros de Colectivo Burbuja. Más adelante os iré colgando alguna más. Espero que os guste. Saludos 29 de Agosto 2013. Rescate a Grecia. Hoy partimos de las noticias sobre un próximo rescate a Grecia y analizamos cómo se está deteriorando la situación en el país heleno, la naturaleza de la deuda, la gestión que están haciendo de la crisis europea la UE y el FMI, la fiabilidad de las estadísticas oficiales y los límites y posibilidades de la economía. Con Chus Marcano, José Antonio Paunero y Emilio José. Conduce Juan Carlos Barba. http://cort.as/5bOH

Imagen

Read Full Post »

La mejor solución posible sería explicar a nuestros ciudadanos por qué los miles de millones en ayudas son inevitables. Los rescates son primero y ante todo, no para los países en problemas, sino a nuestros propios bancos. Que tienen grandes cantidades de crédito allí

Peter Böfinger, asesor económico del gobierno alemán y profesor de economía de la Universidad de Wurzburgo, declaraciones a Der Spiegel. 

En realidad esta crisis es al menos en parte (quizás la mayoría) culpa de los bancos de los países ricos como Francia y Alemania y son esos bancos los que han sido rescatados por el BCE y el FMI

Pratap Chatterjee, periodista británico, mayo de 2012.

Si un país o región no tiene el poder de devaluar, y si no es beneficiario de un sistema de nivelación fiscal, entonces no hay nada que impida sufrir un proceso que conduzca a un descenso acumulado y terminal, al final, [queda] la emigración como única alternativa a la pobreza o el hambre

   Wynne Godley, economista británico, 1926 – 2010, 8 de octubre de 1992.  

Imagen

No debemos tener miedo. Debemos huir de la represión financiera. España está sufriendo un estrangulamiento financiero por parte de la UE. El dinero va a los bancos quebrados, saliendo directamente a los aun más quebrados bancos alemanes y se deja sin financiación a la economía real. Estamos durmiendo con nuestro enemigo, víctimas inermes de una especie de síndrome de Estocolmo o un maltrato emocional. Tenemos todos los síntomas. Y los medios de comunicación españoles están a su servicio haciendo un trabajo de propaganda y desinformación esencial para mantenernos en la oscuridad, mientras perpetran el saqueo de España.

Nos infunden terror, desesperanza o culpabilidad. Todo es parte de un juego para amedrentarnos y manipularnos. Dicen que después del euro no hay nada, pero es mentira. El euro es una unión monetaria más como otras cientos que hubo anteriormente, y que ya murieron, pero la vida continúo. El euro es una cárcel y mantenernos en él en las condiciones actuales es dirigirnos inexorablemente al subdesarrollo y el atraso. El euro hoy sólo tiene el objetivo de expoliar los recursos nacionales en favor de intereses especulativos y corporativos tanto empresariales como de clase. Los mismos intereses de la plutocracia que provocaron la debacle financiera. Los mismos intereses de los grupos de presión – lobbies – corporativos que determinan las políticas aplicadas comprando a los corruptos políticos o, ya mucho antes éstos a su servicio, europeos y estadounidenses.

PiB per cápita de Argentina en U.S dólares

Argentina es un claro ejemplo de las ventajas de tener tu propia moneda y una relativa independencia económica. Dirigir tu destino y que no te lo dicten intereses extranjeros. El golpe fue duro por amarrarse al dólar. Fue como el euro la ilusión de crecimiento de una economía desindustrializada y especulativa. Tenía fecha de caducidad, era inevitable que colapsara. Un golpe duro, es cierto. Una caída abrupta por empeñarse en aplicar ajustes estructurales que perjudican de forma cruel e innecesaria – a no ser que sea enriquecer a la misma minoría de siempre – a la población. Pero, desde entonces Argentina no ha hecho más que mejorar y como les gusta a los “ortodoxos” de la economía: crecer.

Imagen

Argentina se sumió en una crisis brutal: el paro ascendió al 27%, la pobreza afectó a casi el 60% de la población y la indigencia, al 30%. Un corralito y estrangulamiento financiero. Todo esto en menos de un año (20 de diciembre de 2001 – septiembre de 2002). Pero desde 2003, el desempleo se ha reducido al 8%, la pobreza al 30%, tienen superávit comercial y fiscal y, han crecido a tasas por encima del 8% durante 9 años, casi cada uno de ellos. El poder adquisitivo real – descontada la inflación – de la población se ha elevado un 40% desde 2003, mientras que en España – tan europeos y del primer mundo que somos – lleva 30 años cayendo.

Imagen

En Argentina queda mucho por hacer, muchos lazos con el pasado no se han roto y nadie pagó por sus crímenes, pero seguir en el dólar como para España seguir en el euro, hubiera sido/es una lenta agonía, tasas pobreza por encima del 50%, tasas de paro de más del 30%, porque los ajustes y reformas estructurales son el subdesarrollo y la pobreza para 2/3 de población. España es simplemente una víctima más del juego. Para algunos países latinoamericanos nada fue más positivo que no cumplir los deberes del FMI. De los tecnócratas. Desde 1999, la pobreza cayó 14 puntos, el promedio de los salarios reales creció un 15%, se invierte en educación, sanidad e inclusión social. Pero esos países que se rebelaron, que desobedecieron al sentido común que les hundió en la miseria son vilipendiados, difamados y desestabilizados dentro y fuera, incluso por los medios y gobiernos españoles, porque, esos países son un peligro. Ellos muestran la luz al final de túnel. Muestran que el recorrido inverso a los ajustes y recortes asimétricos es viable, es una vida más digna.

Si un gobierno deja de tener su propia moneda, no solo pierde su control sobre la política monetaria, su poder de gasto también se reduce. Si un Gobierno no tiene su propio banco central del cual obtener financiación gratis, sus gastos deben ser financiados a través de préstamos en el Mercado y esto puede ser excesivamente caro o imposible. Si Europa no tiene un presupuesto conjunto, tendría que quebrar. El peligro es que la restricción presupuestaria a la cual los Gobiernos están sometidos, creara una situación deflacionaria que llevara a Europa, en su conjunto, a una Depresión

Wynne Godley, 31 de agosto de 1997.

Sólo hay que ver el camino griego ante el sadismo y el afán de rapiña del norte de Europa y EEUU. No diremos que va a ser fácil. Nos desestabilizarán, nos amenazarán con todo tipo de males como hacen siempre los matones desesperados, pero quien pierde realmente son ellos porque nosotros recuperaremos nuestra soberanía, nuestra política económica y nuestras empresas estratégicas, hoy como Iberia desmanteladas. Ellos en cambio perderán como mínimo 400.000 millones de euros – creados de la nada – que utilizaron para especular y reventar el mercado financiero ante la irresponsable inacción o peor, connivencia de nuestros corruptos dirigentes – como igualmente hicieron antes en Latinoamérica, África, Rusia, México o el Sudeste Asiático – y que ahora quieren que les devolvamos con nuestros impuestos, nuestro país y nuestras vidas.

Ahora que asuman sus teorías, sus prédicas, que enfrenten el riesgo moral, igual que lo enfrentan los desahuciados y desposeídos por ellos. Desnudemos su doble moral. Librémonos del complejo de inferioridad que nos han inoculado y nos atenaza. De falsas acusaciones de pereza, cuando aquí se trabaja más y en peores condiciones. Cuando durante los últimos 30 años nos hemos venido empobreciendo silenciosamente. Cuando fuimos expulsados del mercado de la vivienda por sus mecanismo especulativos. Se corrompieron, pues que pierdan. Sabían muy bien lo que se venía encima con el inmobiliario. Y si quieren su dinero, pues les daremos sus ladrillos. Hay vida fuera del euro y es la única posible. El euro es un suicidio, una agonía, una muerte lenta e inexorable para los españoles.

Siempre es mejor irse, que, que te echen. Es preferible dirigir tu destino, tomar la iniciativa resueltamente, que ser una marioneta.

Read Full Post »